Escenarios del Quijote

La España del QuijoteDon Quijote, en sus viajes, recorre un amplio circuito de la geografía peninsular, aunque el escenario principal sea una zona concreta de Castilla-La Mancha. Las referencias de Cervantes nos remiten al entorno manchego del campo de Montiel y al Camino Real de Andalucía, en las cercanías de Sierra Morena.

Solo en su tercera salida don Quijote se aventura fuera de Castilla, para llegar hasta Barcelona, donde se produce la derrota del héroe. Durante su camino hacia el noreste de la península solo se citan dos escenarios concretos, el Ebro y Barcelona. A partir de este momento el héroe viaja asombrado hacia lugares nunca vistos. El lector pierde las referencias espaciales específicas que el texto le proporcionaba, porque ni el propio don Quijote sabe por dónde viaja.

El antiguo y conocido campo de Montiel

Campo de Montiel en un mapa moderno

El campo de Montiel es una altiplanicie entre Ciudad Real y Albacete que supera los mil metros. En ella el alto Guadiana forma las lagunas de Ruidera. Por el norte enlaza con la llanura manchega. En tiempos de Cervantes la capital de la zona era Villanueva de los Infantes. Es una zona típicamente manchega que Cervantes conocía perfectamente, ya que la había cruzado muchas veces.

“… cuando el famoso caballero don Quijote de la Mancha […] subió sobre su hermoso caballo Rocinante y comenzó a caminar por el antiguo y conocido campo de Montiel…” (Capítulo 2, 1ª parte).

El Campo de Montiel, (Mapa %22Relaciones topográficas%22)

El Camino Real

En el siglo XVI las vías de comunicación terrestre experimentaron un gran auge como consecuencia del desarrollo del correo, de las frecuentes guerras con Europa y de la mejora de los transportes por tierra. Cervantes viajó mucho por el Camino Real en sus viajes a Andalucía, y gran parte de la acción del Quijote se sitúa en este camino y en sus alrededores. El Camino Real unía Toledo con Córdoba pasando por Malignó, Ciudad Real y Almodóvar del Campo.

4874pag72-73a_s

4874pag112-113_s-1

El Ebro

Hasta el capítulo 29 de la 2ª parte don Quijote y Sancho Panza han buscado todas sus aventuras en Castilla. A partir de este momento remontan el Ebro en busca de las caballerías y, ya con el las, se apartan del río buscando nuevos escenarios.

RIO-EBRO-Medium

“… dos días después que salieron de la alameda llegaron don Quijote y Sancho al río Ebro, y el verle fue de gran gusto a don Quijote, porque contempló y miró en él la amenidad de sus riberas, la claridad de sus aguas, el sosiego de su curso y la abundancia de sus líquidos cristales…” (Capítulo 29, 2ª parte).

Barcelona

300px-Puerto_BCN_grabado_francés_XVIII

Por caminos desusados, por atajos y sendas encubiertas, llegan don Quijote y Sancho a Barcelona. Las referencias explícitas se reducen al espectáculo de las galeras en la playa de Barcelona, pero la visión que nos ofrece Cervantes de la Ciudad Condal es panorámica, embebida por el asombro y el desconocimiento. Don Quijote visita la ciudad, asiste a saraos y fiestas navales, vive en el desarrollo de la tragedia del moro Ricote, y en la playa cae vencido por el caballero de la Blanca Luna.

La Barcelona de Cervantes

“Barcelona, archivo de la cortesía, albergue de los extranjeros, hospital de los pobres, patria de los valientes, venganza de los ofendidos, y correspondencia grata de firmes amistad, y en sitio y en belleza, única.” (Capítulo 47, 2º Parte)

 

[Textos extraídos de la edición digital de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, realizada por la Biblioteca Nacional de España y el Ministerio de Cultura; la edición digital de Don Quijote de la Mancha, realizada por el Instituto Cervantes y dirigida por Francisco Rico; la edición de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, dirigida por Andrés Amorós para la editorial SM; la edición de Don Quijote de la Mancha, realizada por Ángel Basanta, para la editoria Anaya.]
Anuncios