Uso ético y responsable de la información

USO ÉTICO Y RESPONSABLE

DE LA INFORMACIÓN.

 

Delphin Enjolras, Mujer joven leyendo

Uno de los aspectos que vamos a trabajar en el proyecto “Mujeres escritoras” es el uso ético y responsable de los recursos informativos que consultéis en el proceso de investigación. Es muy importante aclarar conceptos referidos a la propiedad intelectual y tomar consciencia del valor personal y profesional que va asociado a la creación del contenido. Anna Blasco y Glòria Durban indican en este sentido:

“La propiedad intelectual se refiere a todas las creaciones de la mente humana y protege obras (escritas, musicales, artísticas, programas informáticos, películas y productos multimedia…), no protege ideas ni hechos. La protección por derechos de autor es automática a partir del momento en que se crea la obra, aunque normalmente se utiliza el símbolo © para indicar la protección.
Las leyes que regulan los derechos de autor de cada país intentan crear un equilibrio entre los derechos que dan a los autores y el derecho del público a acceder y utilizar las obras ya realizadas para ayudar a desarrollar otras nuevas. Los límites del dominio público y los del derecho de autor son, a la hora de la verdad, los que proporcionan este equilibrio entre los derechos de los autores y el derecho del público mencionado.

Estos límites son regulados por leyes nacionales que permiten que las obras protegidas puedan ser utilizadas en situaciones especiales como en las citas, en la docencia y en la elaboración de noticias de actualidad. Incluso algunas leyes permiten copiar una obra exclusivamente para uso personal, privado y no comercial. Así pues, realmente  se comete una infracción de los derechos de autor cuando una obra protegida es utilizada (reproducida, traducida o comunicada en público) sin el permiso de los titulares de los derechos y cuando este uso no está cubierto por los límites establecidos por las leyes a los derechos de autor.

En los trabajos de investigación escolar podemos utilizar con tranquilidad las obras consultadas, pero lo que hay que evitar es el plagio. En este caso nos estamos refiriendo al acto de copiar una obra, completa o parcialmente, pretendiendo hacerse pasar por el autor original de ésta. En realidad, las ideas en sí no están protegidas por los derechos de autor, y por tanto no han nada de malo en el hecho de escribir sobre una idea que encontramos en otra obra, pero para evitar el plagio lo hemos de expresar de una manera personal y única.”

[Anna Blasco y Glòria Durban (2011) : Competència informacional: del currículum a l’aula, Barcelona, Associació de Mestres Rosa Sensat,  p. 124]

Anuncios