Danza de la muerte (fines del siglo XV)

DANZA DE LA MUERTE

La Danza de la Muerte sería la primera obra conservada en sentido teatral. Consiste en una obra de tema extendido por toda Europa el poder igualador y terrible de la muerte. En la Danza, el personaje de la Muerte va llamando a todos aquellos que representan una categoría social, desde el Papa hasta los más humildes, y les va invitando a danzar mientras se lamentan por los pecados cometidos o por los placeres perdidos. La muerte, inmisericorde, les recrimina su vida. La presencia progresiva de personajes intensificaría el efecto dramático.

Veamos un fragmento de la misma:

Dice la muerte

A la dança mortal venit los nascidos
que en el mundo soes de cualquiera estado:
el que non quisiere fuerça e amidos
fazerle he venir my tose parado;
pues que ya el fraire vos ha pedricado
que todos vayaes a faser penitencia,
el que non quisiere poner diligencia,
por mí non puede ser más esperado.

Primeramente llama a su dança a dos donzellas

A esta dança traxe de presente
estas dos donzellas que vedes fermosas:
ellas vinieron de muy mala mente
oír mis canciones, que son dolorosas;
mas non les valdrán flores e rosas
nin las composturas que poner solía:
de mí si pudiesen partirse querrían,
mas non puede ser, que son mis esposas.
A estas e a todos por las apostura
daré fealdad, la vida partida,
e desnudedad por las vestiduras,
por siempre jamás muy triste aborrida
e por los palacios daré por medida
sepulcros escuros de dentro fedientes,
e por los manjares gusanos royentes
que coman de dentro su carne podrida.
E porque el santo padre es muy alto señor,
que en todo el mundo non hay su par,
d’esta mi dança será guiador:
desnude su capa, comience a sotar;
non es ya tiempo de perdones dar,
nin de celebrar en grande aparato,
que yo le deré daré en breve mal rato:
dançad, padre santo, sin más detardar.

Dice el padre santo

¡Ay de mí, triste, qué cosa tan fuerte,
aquí que tractaba tan grand perlazía,
haber de pasar agora la Muerte
e non me valer lo que dar solía!
Beneficios, e honras e grand señoría
tove en el mundo, pensando vevir;
pues de sí, Muerte, non puedo fuir,
valme, Iesucristo, e tú, Virgen María.

Durante la Edad Media se representaban y bailaban por toda Europa las danzas de la muerte. Aún hoy perviven este tipo de representaciones. En Verges, Gerona, cada jueves santo se sigue representando desde la época medieval:

La Danza de la Muerte from Marco Zouvek on Vimeo.

Anuncios