Beatriz Galindo (1465- 1535)

Beatriz Galindo, llamada la Latina, fue una escritora y humanista española, maestra de latín y gramática de la reina Isabel la Católica y preceptora de sus hijos.

Aunque no es una fecha segura, la mayor parte de los investigadores consideran que nació en 1464 en la ciudad de Salamanca de una familia noble venida a menos. Desde muy niña mostró unas aptitudes especiales para el estudio por lo que sus padres decidieron destinarla al claustro y decidieron que asistiese a las clases de gramática de una de las academias de la Universidad de Salamanca. Enseguida mostró una gran facilidad para aprender el latín: a los quince años leía y traducía sin problemas los textos clásicos y era capaz de hablar y escribir en esa lengua con gran corrección y fluidez.  Su fama se extendió primero por Salamanca y luego por todo el reino y empezó a ser conocida con el sobrenombre de la Latina. No solo demostró ser una experta latinista, también dominaba el griego y era capaz de leer las obras de Aristóteles, su filósofo favorito, en su propia lengua.

Retrato de Beatriz Galindo en su sepulcro

En 1486 Beatriz se estaba preparando para ingresar en el convento, tal como habían ordenado sus padres, cuando fue llamada por Isabel la Católica a la corte. El cronista de la corte Gonzalo Fernández de Oviedo la describía así:

 ..muy grande gramática y honesta y virtuosa doncella hijadalgo; y la Reina Católica, informada d’esto y deseando aprender la lengua latina, envió por ella y enseñó a la Reina latín, y fue ella tal persona que ninguna mujer le fue tan acepta de cuantas Su Alteza tuvo para sí.

Gonzalo Fernández de Oviedo, Batallas y quincuagena

En la corte no solo se ocupó de educar a la propia reina y a sus hijos, sino que se convirtió en consejera de la monarca.  Los reyes se ocuparon de facilitarle un matrimonio con un candidato de su confianza y que fuera del agrado de la joven, además de proporcionarle una considerable dote. El elegido fue el capitán artillero Francisco Ramírez de Madrid, un hombre viudo que aportaba cinco hijos. Se casaron en 1491.

Con la dote que le habían dado los reyes, Beatriz y su esposo fundaron  en 1499 el Hospital y Convento de la Concepción de Nuestra Señora. Mientras tanto, Francisco es enviado a las Alpujarras a intentar contener la rebelión y, desafortunadamente, muere allí, dejando a la joven Beatriz viuda y con dos hijos. Desolada por la pérdida, intentó abandonar la corte, pero la reina se lo impidió. Desde entonces dedicó toda su vida a las obras de caridad y a la búsqueda del cadáver de su esposo, que no había sido encontrado.

Durante estos años fundó el primer Hospital para Pobres de Madrid y varios conventos y monasterios. También encargó varias tumbas –¡hasta cuatro!– para ella y su esposo.

A pesar de ser una mujer con una extensa cultura no dejó un gran legado literario. Este se limita  a algunos versos y unos Comentarios a Aristóteles. Conservamos también su testamento, redactado de su puño y letra de forma exquisita. Beatriz Galindo legó toda su fortuna a los pobres y pese a haber construido cuatro sepulcros, quiso ser enterrada en el coro de la iglesia de la Concepción Jerónima. Murió en 1535.

El programa de RTVE Mujeres en la historia dedicó uno de sus capítulos a Beatriz Galindo:

Anuncios