Alfonso X, el Sabio (1221-1284)

conocer-historia-Alfonso-X.jpg

El latín fue durante gran parte de la Edad Media la lengua de los textos escritos. Sin embargo, sustituido ya por el castellano como vehículo de comunicación, su conocimiento quedó restringido a los medios cultos, y aun en estos en muchos casos de forma precaria. Era, pues, natural que en algún momento la lengua habitual pasara a ser también la utilizada en la escritura. Según esto, es lógico que en el terreno literario el verso precediera a la prosa, ya que aquel estaba íntimamente ligado a la oralidad. Paulatinamente, pues, el castellano se va introduciendo en los textos en prosa.

Fernando III de Castilla

Fernando III (1201-1252) asumió una decisión trascendental: adoptó el castellano como lengua de cancillería; es decir, abandonó el latín como lengua de los documentos notariales y administrativos en todo el reino y declaró el castellano como lengua oficial. A partir de entonces todos los documentos de carácter jurídico (fueros, leyes…) se escribieron en castellano. Desde ese momento la prosa en lengua romance adquirió cada vez más prestigio entre la gente culta.

Era necesario un léxico capaz de expresar ideas abstractas y una sintaxis en las que se pudieran expresar las complejas relaciones existentes en el pensamiento. Elevar el castellano a lengua culta, ampliando su léxico y dotando de flexibilidad a su sintaxis fue la tarea que se impuso Alfonso X el Sabio, el hijo de Fernando III. Aunque no lo consiguió por completo, pues el romance castellano no se emancipó definitivamente del latín hasta el  siglo XVI, resulta evidente que sí dejó que sí dejó puestos los pilares apropiados para levantar el edificio de la prosa castellana. Fue el creador de la prosa castellana, del mismo modo que el mallorquín Ramón Llull lo fue del catalán literario.

La Escuela de Traductores de Toledo

En la Escuela de Traductores de Toledo, fundada por el obispo don Raimundo, el castellano servía únicamente como enlace o punto común entre los expertos en las lenguas árabe y latina; por eso Juan Hispalense dice: “Me singula verba vulgariter proferente et Dominico Archidiacono singula a latium convertente, ex arabico translatum.” Se traducía, pues, palabra a palabra con lo cual las nuevas versiones latinas eran (y son) dificilísimas de leer, ya que continúan con su estructura sintáctica árabe. El esquema de este tipo de trabajo sería:

árabe —> (vulgar) —> latín.

En las escuelas alfonsíes se introduce una gran novedad en este esquema. Se dan cuenta de cómo el castellano podría servir por sí mismo de término de la versión, aunque careciese de la capacidad de difusión por toda Europa que tenía la traducción al latín. La simple traducción al castellano poséia un valor a tenerse en cuenta, pues su difusión podía ser más intensa dentro de la península, llegando a aquellas personas que no dominasen el latín o eran incapaces de comprender aquellas traducciones latinas. Alfonso X  hace, ya en el Libro de los juicios de las estrellas  que un escriba copie la versión romance, del mismo modo que se copiaba la versión latina.

En los equipos alfonsíes no se imitó exactamente la lengua hablada sino que se introdujeron en el castellano calcos sintácticos y semánticos de las lenguas en que estaban escritos los libros que se traducían (el árabe y el latín). Hasta cierto punto, pues no sabemos qué se debía a la inmadurez de la lengua o de las técnicas narrativas y qué se debía al influjo de la obra traducida, podemos considerar como arabismos la proliferación de las coordinadas copulativas mediante la conjunción e, et, la separación de los interlocutores del diálogo mediante el verso dixo (dijo) y el empleo anfibológico del pronombre de tercera persona él.

En un último estadio de las traducciones alfonsíes, se llegaría a suprimir la última parte, la versión latina, dejando solo la castellana, que el propio rey Alfonso retocaba, pereccionando su estilo, ya que poseía rasgos y formas dialectales de los autores de la versión, mozárabes y judíos. El rey realizó la corrección de los escritos en castellanos: les proporcionó cierta unidad de estilo; proporcionó también las primeras normas de regularización ortográfica del castellano; dotó de mayor perfección a la prosa huyendo, por ejemplo, de todo latinismo o cultismo que no fuera necesario; introdujo oportunos neologismos y consiguió una mayor fluidez expresiva. 

Las consecuencias de este empeño tan universal fueron inmensas y afectaron a distintos ámbitos. Por un lado, la cultura griega penetra en Castilla a través de las traducciones latinas de los libros árabes y esto facilita el renacimiento del siglo XII. Por otro lado, por medio de las traducciones del sigo XIII, el castellano se amplía y transforma para cumplir su nueva función de lengua oficial y literaria. Además, al poner el saber al alcance de quienes no saben latín, se favorece la secularización de la cultura.

 Alfonso X el Sabio: sus obras

Qué cosa es estudio y cuántas maneras hay de él, y por mandato de quién debe ser hecho
 
Estudio es la unión de maestros y de escolares, hecha en algún lugar con voluntad y acuerdo de aprender conocimientos. Y son de dos maneras: una, es aquella llamada “estudio general”, en que hay maestros de artes, así como de gramática, de lógica, de retórica, de aritmética, de geometría, de música, de astronomía, y también en los que hay maestros de decretos y señores de leyes. Este estudio deber ser establecido por mandato de Papa, de Emperador o de Rey.
 
Alfonso X, Libro del ajedrez y dados y tablas (adaptación)

Para conocer un poco más de este interesante monarca podéis ver este documental elaborado por la Televisión de Castilla y León:

Alfonso X reinó en Castilla durante la segunda mitad del siglo XIII. Desde su juventud demostró una decidida voluntad de impulsar y extender la escritura castellana a todos los ámbitos  del conocimiento. Pretendió conservar por escrito todo lo que tenía importancia política, social, económica o científica, de ahí la gran variedad temática que presenta su obra. Representa la figura del gobernante ilustrado. Se interesó por todos aquellos aspectos del saber que consideraba importantes para su reino y escribió sus obras para un público restringido: los nobles de la corte. Menéndez Pidal distingue dos periodos en la obra de Alfonso X el Sabio:

  • De 1250 a 1260, el escritorio real se dedica, sobre todo, a traducir libros árabes como el Calila e Dimna o algunos  libros de astronomía.
  • De 1269 a 1284 se elaboran compilaciones con gran originalidad.

En su afán universalista, la extensa obra alfonsí abarca temas muy diversos

  • Ciencias:
    • En el Libro del saber de Astronomía y en las Tablas alfonsíes  se recogen conocimientos sobre los astros.
    • El Lapidario, por su parte, trata de las propiedades mágicas de 360 piedras y un buen número de metales. Basado en un texto árabe.
  • Derecho:
    • En sus obras jurídicas Alfonso X intentaba dar a sus súbditos una ley civil única, basada en  el Derecho Romano: El Fuero Real, El Espéculo, El Setenario y Las Siete Partidas.
    • Libro de las Siete Partidas  , escrita a partir de 1256, son una recopilación completa de las leyes de la época, al tiempo que constituyen un testimonio de la Castilla del siglo XIII. Fue un intento de unificar y organizar jurídicamente el reino y fomentar el auge y la seguridad económica. Son la obra jurídica más completa de la Edad Media. Las Partidas están organizadas como un código jurídico, siguiendo la estructura propia de los tratados medievales. Abordan los temas más diversos: las fuentes del Derecho, los asuntos religiosos, la administración de justicia, el derecho matrimonial, el derecho mercantil, el derecho penal… Cada partida está dividida en títulos generales, cada uno de ellos, en leyes, encabezadas por un epígrafe en el que se describe su contenido.
  • Juegos y entretenimientos:
    • Libro del axedres e dados e tablas (catálogo de una edición facsimilar). Es un conjunto de normas sobre el ajedrez y otros juegos como imagen de la buena convivencia en la sociedad. Se apoya en textos orientales traducidos a la lengua árabe.
  • Historia:
    • La Grande e general estoria, iniciada en 1272,pretendía ser un tratado exhaustivo de historia universal y se interesaba por los pueblos de la Antigüedad, especialmente por su mitología. Se inicia con el origen del mundo y llega hasta el Nuevo Testamento. Es una adaptación de la Biblia, ampliada con fuentes de distinto origen, narraciones mitológicas y obras de autores de la Antigüedad. Abundan en ellas los comentarios explicativos sobre diversos temas, hechos siempre con un afán didáctico; la riqueza y complejidad de los procedimientos narrativos abre el camino a la prosa literaria.
    • La Crónica general de España, iniciada a partir de 1270 e inacabada igual que la anterior, utiliza todo tipo de fuentes que cuentan la historia de España, entre ellas, cantares de gesta como el del cerco de Zamora o el de los siete infantes de Lara.
    • Chronica romana

Podéis leer a continuación un conocido texto de la Crónica general en el que el rey hace un encendido elogio de su tierra. Lo incluyo en el castellano del siglo XIII, pero se entiende bastante bien:

Espanna es abondada de miesses, deleitosa de fructas, viciosa de pescados, sabrosa de leche e de todas las cosas que della se fazen; lena de venados, et de caça, cubierta de ganados, loçana de cavallos, provechosa de mulos, segura et bastida de castiellos, alegre por buenos vinos, folgada de abondamiento de pan; […] Espanna sobre todas es engennosa, atrevuda, et mucho esforçada, ligera en affan, leal al Sennor, affincada en estudio, palaciana en palabra, complida de todo bien; non ha terra en el mundo que la semeie en abondança, nin se eguale ninguna a ella en fortalezas, et pocas ha en el mundo tan grandes como ella. Espanna sobre todas es adelantada en grandez et mas que todas preciada por lealdad. ¡Ay Espanna! Non ha lengua ni engenno que pueda contar tu bien .
 
Alfonso X, Crónica general

 

Aquí tenéis un fragmento de Las siete partidas:

Sospechando algún hombre que su mujer hiciese adulterio con otro o que se trabajaba por hacerlo, debe el marido afrontar por escrito ante hombres buenos a aquel contra quien sospecha, prohibiéndole que entre o se aparte en ninguna casa ni en otro lugar con ella, ni le diga ninguna cosa porque tenga sospecha contra él que se trabaja por hacerle deshonra, y esto le debe decir tres veces. Y si por ventura por tal afrenta como esta no se quiere corregir,si el marido hallare después de esto a aquel hombre con ella en alguna casa o en lugar apartado, si lo matare, no debe por ello recibir pena ninguna. Y si por ventura lo hallare con ella en alguna calle o carrera, debe llamar tres testigos y decirles así: “Hago afrenta de vos de cómo habla fulano con mi mujer contra mi prohibición” y entonces débelo prender , si pudiere darlo al juez, y si no lo pudiera prender, débelo decir al juez del lugar y pedirle de derecho que lo recaude, y el juez débelo hacer, y si hallare verdad que habló con ella después de que le fue prohibido así como sobredicho es, débele dar pena de adulterio tanto como si fuere acusado y vencido de ello. Y aun decimos que si el marido lo hallase hablando con ella en la iglesia, después que selo hubiese prohibido, que entonces no lo debe él prender, mas el obispo o los clérigos del lugar lo deben dar en poder del juez. 
 
Alfonso X, Las siete partidas

 

El trabajo de Alfonso X pone los cimientos para el comienzo de la prosa romance de ficción, aunque será otro autor, don Juan Manuel, precisamente pariente cercano del monarca quien aporte el impulso definitivo de sus cuentos.

QUIERO SABER MÁS…

Mirad este material, elaborado por Manuel Guerrero sobre el rey Alfonso X:

Como siempre, la Biblioteca Virtual Cervantes nos ofrece material interesante y fiable para saber muchas cosas más de este rey sabio:

Podéis ver también esta conferencia de Isidro Bango en la Fundación Juan March, titulada Alfonso X, su vida, su obra y su tiempo:

¿Por qué es tan importante Alfonso X el Sabio en la historia universal de la legislación? La respuesta en este audio de Radio UNED:

Además de su obra en prosa, hay que recordar que escribió las Cantigas de Santa María en gallego portugués. Aquí podéis escuchar algunas:

[Fuentes: BLECUA, José Manuel [et al.] (2008), Lengua castellana y Literatura 1º, Madrid: Editorial SM; FERNÁNDEZ  SANTOS, Alonso [et al.] (1992), Literatura 2º, Barcelona: Magisterio Casals; ARROYO CANTÓN, Carlos [et al.] (2006), Lengua castellana y Literatura 1º de Bachillerato, Madrid: Oxford; GARCÍA MADRAZO, Pilar [et al.], (2008) Lengua castellana y literatura 1º de Bachillerato, Zaragoza: Edelvives. Proyecto Zoom;  MELÉNDEZ, Isabel [et al.], (1996) Lengua y literatura castellana 4º ESO, Madrid: ESLA; PASCUAL, José A. [et al.](2008) Lengua y literatura 1º Bachillerato, Madrid: Santillana; ESCRIBANO, Elena [et al.](2008), Lengua castellana y Literatura 1º Bachillerato, VALENCIA: ECIR; MARTÍ, S. [et al.] (2002), Lengua castellana y Literatura 1º Bachillerato, Barcelona: Teide; MARTÍ, S. [et al.] (2015) Lengua castellana y Literatura 1º Bachillerato, Barcelona: Teide; MATEOS DONAIRE, E. [et al.] (2015), Lengua castellana y literatura 1º Bachillerato, Madrid: McGrawHill; RIQUELME, J. [et al.] (2015), Lengua castellana y literatura 1º Bachillerato, Valencia: Micomicona; GARCÍA GUTIÉRREZ, M. [et al.] (2015), Lengua castellana y Literatura 1º Bachillerato. Serie Comenta, Madrid: Santillana; GUTIÉRREZ, S. [et al.] (2015) Lengua castellana y Literatura 1º Bachillerato, Madrid: Anaya.]

 

 

Anuncios