Disputa del alma y el cuerpo (siglo XII)

Disputa_del_alma_y_del_cuerpo.jpg

Se trata de un poema de debate escrito en castellano a finales del siglo XII, del que solo conservamos 37 versos en pareados heptasílabos copiados en la cubierta de un códice del monasterio de Oña.

images (1) (1).jpg

En el Debate del alma y el cuerpo el poeta nos cuenta la visión que tuvo un sábado por la noche. Contempló un cadáver del que salió el alma bajo la apariencia de un niño desnudo. El niño/alma no para de llorar y maldecir al cuerpo porque por culpa de sus debilidades se han condenado ambos. Termina con una paráfrasis del “ubi sunt?”:

dim, o son tos dineros, que tu mi(sist en)tero?
o los tos moravedís azarís e melequís
que solíes manear et a menudo contar?

Como puede verse por el fragmento la lengua empleada es muy primitiva y contiene numerosos rasgos dialectales. Por la referencia a unas monedas árabes («morauedis, azaris et melequis», ) en uso entre 1145 y 1172, es quizás el texto más temprano que puede fecharse antes de que acabe el siglo XII.

El poema se interrumpe antes de que podamos conocer la respuesta del cuerpo.  El protagonista es una verdadera abstracción de la humanidad y extrae conclusiones del hecho de que, en tanto se interna en el Valle de la Muerte acompañado por la figura alegórica «Buenas Obras», todos los bienes materiales que ha obtenido a lo largo de su vida han de ser abandonados.

La obra  está inspirada en un poema francés titulado Un samedi par nuit, que a su vez se funda en la Visio Philiberti, también en heptasílabos pareados. De la comparación que se ha hecho con la fuente francesa se deduce que traducción y ejercicio retórico son aquí inseparables, aunque los primeros versos, que faltan en el original, supongan una intromisión juglaresca posterior para su ejecución pública.

Debido a su estado fragmentario y a su brevedad, la obra carece de gran interés literario, pero inaugura un género en la literatura española, el del poema de debate, que producirá obras muy meritorias incluso hasta el siglo XVI. Pese a que hubo más disputas entre alma y cuerpo, no derivarán de esta Disputa…, sino de una base común en la tradición literaria europea.