Juan de Mena

å

Portada de Las trescientas de Juan de Mena (albendindesdelatorre.blogspot.com)

No le podremos dedicar mucho tiempo en clase, pero es un personaje interesante. Para los ávidos de conocer vidas ajenas, ahí va su biografía:

Sabemos que nació en Córdoba en 1411. Su presunta condición de converso ha sido discutida. Quedó huérfano desde muy niño. Debió de estudiar en su ciudad natal, hasta que a los veintitrés años se trasladó a Salamanca. Posiblemente, se licenció como maestro en artes.
Marchó luego a Italia, tal vez bajo la protección del cardenal Juan de Cervantes; debió de ser un viaje fundamental para su formación humanística. Se ha dicho que regresó pronto a España, hacia 1434. Sin embargo, Beltrán de Heredia, a raíz del hallazgo de unos documentos en el Vaticano, quiere demostrar que estuvo en Florencia en 1442 y 1443 con la corte pontificia y que era clérigo, extremo que no ha sido suficientemente dilucidado.
De regreso a España, fue nombrado secretario de cartas latinas por Juan II y cronista oficial, probablemente en 1444. Era, además, caballero veinticuatro de la ciudad de Córdoba. El resto de su vida se desarrolló en círculos cortesanos donde gozó de gran favor. Se mantuvo siempre fiel al rey Juan II y al condestable Álvaro de Luna, a quien elogió en más de un poema. Sin embargo, cuando éste fue decapitado, aceptó de Juan II una renta anual procedente de los bienes confiscados al condestable. Probablemente se casó dos veces, la última poco antes de su muerte; no tuvo descendencia.
Una vez fallecido Juan II, se retiró de la corte. Murió en Torrelaguna en 1456.
 
PEDRAZA, Felipe B. y RODRÍGUEZ, Milagros (1984), Manual de literatura española. Edad Media (1), Pamplona: Cenlit.
 

Fue uno de los mejores latinistas de su época. Compuso numerosas cantigas y decires amorosos de tono intelectual y estilo artificioso. También escribió la Coronación del marqués de Santillana y las Coplas a los pecados mortales. No obstante, su obra más destacada es el Laberinto de Fortuna, conocido también como Las trescientas, por ser éste el número de estrofas que componen la obra. Es un extenso poema en coplas dodecasílabas, de carácter alegórico y, de nuevo, con evidente influjo de la Divina Comedia de Dante.

Su afán por crear un lenguaje poético que pusiera la lengua castellana al mismo nivel de solemnidad y perfección que la latina le llevó al uso de cultismos, hipérbatos y alusiones de carácter mitológico, histórico, etc., que hicieron de su lengua poética un modelo de  gran dificultad. Un ejemplo, Juan de Mena define el amor con tres adjetivos que hoy nos resultan totalmente desconocidos: “el amor es ficto, vaníloco y pigro” (o lo que es lo mismo:”el amor es falso, de habla vana y perezoso”). Estos tres adjetivos son transposiciones de palabras latinas (fictus, vaniloquus y pigrus) que nunca se incorporaron al léxico castellano.

Diosa Fortuna (musicaysecundaria.blogspot.com)¿Os interesa saber de qué trata el Laberinto de Fortuna? Fácil, hacéis clic aquí y disponéis de una edición digital de la obra.

¿Sois más de manuscritos y os apetece ver la letra de un excelente calígrafo que copió las obras de Ausias March y Juan de Mena? No hay problema: aquí están.

¿Os ha intrigado la obra completa  de Juan de Mena? Aquí la tenéis enterita, con la Coronación del marqués de Santillana y las Coplas a los pecados mortales.

[Créditos de las imágenes: Rueda de la Fortuna (musicaysecundaria.blogspot.com)]
Anuncios
Publicado en Curso 2017-2018, Enriquecimiento curricular, Literatura | Deja un comentario

Íñigo López de Mendoza, el marqués de Santillana

Retrato del marqués de Santillana (alerce.pntic.mec.es)

Íñigo López de Mendoza, conocido como el Marqués de Santillana, fue un hombre de una vasta cultura. Intervino activamente en la corte de Juan II, pero compaginó su vocación política y militar con el cultivo de la literatura. Como poeta utilizó las formas de la poesía culta castellana, pero también se acercó a las formas y a los temas de la poesía italiana.

En las formas castellanas deben considerarse sus Canciones y sus Decires. Entre éstos destacan El infierno de los enamorados y el Diálogo de Bías contra Fortuna.

Entre sus poemas de arte mayor son notables la Comedieta de Ponza (composición en 120 estrofas, con una clara voluntad de imitación de la Divina comedia de Dante), y la Defunción de don Enrique de Villena.

Como experimentador de las formas métricas italianas procedentes de Petrarca, llevó a cabo los primeros intentos por introducir el verso endecasílabo  en nuestra lengua con sus Sonetos fechos al itálico modo. A propósito de estos sonetos siempre se ha comentado que el Marqués de Santillana fracasó en su intento de aclimatar el soneto a la poesía castellana. Tal vez os interese comprobar si esto fue realmente así, leed este poema a ver qué os parece:

Cuando yo veo a la gentil criatura
que el cielo, acorde con naturaleza
formaron, loo mi buena ventura.
El punto y hora de tanta belleza
me demostraron, y su hermosura,
que sola de loor es la pureza;
mas luego torno con igual tristura
y plango y quéjome de su crueza.
Que no fue tanta la del mal Thereo,
ni hizo la de Achila y de Potino,
falsos ministros de ti, Ptholomeo.
Así que lloro mi servicio indigno
y la mi loca fiebre, pues que veo
y me hallo cansado y peregrino.

O este otro:

Lejos de vos y cerca de cuidado,
pobre de gozo y rico de tristeza,
fallido de reposo y abastado
de mortal pena, congoja y braveza,
 
desnudo de esperanza y abrigado
de inmensa cuita y visto de aspereza,
la mi vida me fuye, mal mi grado,
la muerte me persigue sin pereza.
 
Ni son bastantes a satisfacer
la sed ardiente de mi gran deseo
Tajo al presente, ni me socorrer
 
la enferma Guadïana, ni lo creo.
Sólo Guadalquivir tene poder
de me guarir y sólo aquél deseo.

Las obras anteriormente indicadas pueden leerse en una versión digitalizada de la Biblioteca Virtual Cervantes haciendo clic sobre el título de la obra que se desee leer. Para aquellos que sois más de escuchar, podéis oír estas obras del Marqués:

Cancionero del marqués de Santillana (foroxerbar.com)

Poema en audio: Después que nascí… (Serranillas 3) de Marqués de Santillana por Manuel Dicenta

Poema en audio: La vaquera de la Finojosa (Serranillas 7) de Marqués de Santillana por Manuel Dicenta“. De esta serranilla os incluyo además un comentario de una de las más famosas: La vaquera de la Finojosa, elaborado por profes.net, que os puede ser útil para practicar el comentario de texto.

Poema en audio: Mozuela de Bores… (Serranillas 4) de Marqués de Santillana por Manuel Dicenta

Poema en audio: A Nuestra Señora de Guadalupe de Marqués de Santillana por Dámaso Alonso, Eulalia Galvarriato, Eulalia Soldevilla, Luis Miguel y Rosalía Payno

También podéis trabajar algunos de sus textos en estos ejercicios sobre la misma serranilla.

¿Te ha fascinado la vida y la obra del Marqués de Santillana? ¿Necesitas saber más? ¿Quieres investigar sobre el tema? La página web del Centro Virtual Cervantes sobre el Marqués de Santillana te ofrece diversos estudios sobre la vida y la obra del Marqués de Santillana.

 

Publicado en Curso 2017-2018, Enriquecimiento curricular, Literatura, Sin categoría | Deja un comentario

El “amor cortés”

Codex Manesse (Digitalización de la Universidad de Heildelberg: http://digi.ub.uni-heidelberg.de/)


El tema principal de la poesía cortesana es el amor y su ideología, el amor cortés.

La concepción del amor en la poesía de los cancioneros se complica con ideas científicas, filosóficas y sociales propias de la época. En muchas ocasiones, el amor se presenta como una enfermedad psicosomática, pues la medicina consideraba que, en caso de descuidarlo, el amor podía llevar a la locura y a la muerte.

Codex Manesse Whalter Von Klingen (http://digi.ub.uni-heidelberg.de/)

El amor es una fuerza sobrecogedora que se incrementa con la resistencia de la amada: se acepta el sufrimiento por amor, y hasta se halla placentero; incluso se prefiere la muerte por amor a su carencia. A veces, la mujer aparece como “la bella dama sin piedad” a la que el enamorado suplica inútilmente; el galán destaca por su pasividad, limitándose al lamento y al ruego.

El léxico expresa metafóricamente el sometimiento del caballero a la dama: servicio, servir, servidumbre, cárcel, cautivo. También se relaciona con la guerra: la dama como fortaleza; la herida causada por la dama; las armas alegóricas del amor…

En muchos casos, se percibe una corriente de erotismo, que puede incluso llegar a ser obscena. Con eufemismos elegantes se alude a las relaciones sexuales; palabras como morir, muerte, paraíso, servir, dolor, vencer, merecer, galardón, pena… adquieren valores relacionados con el sexo.

Aquellos de vosotros que os sintáis interesados por esta filosofía del amor podéis consultar la página web del profesor A. Robert Lauer, donde os explica las principales corrientes teóricas en las que se apoya esta ideología y algunos textos importantes.

Si os apetece leer algunos poemas donde se refleja esta ideología, aquí están:

Vuestros ojos me miraron
con tan discreto mirar,
hirieron e no dejaron
en mí nada por matar.
Y aun ellos no contentos
de mi persona vencida,
dan a mí tales tormentos
que me tormenta la vida;
después que me sojuzgaron
e no con poco pensar,
hirieron e no dejaron
en mí nada por matar.
                          Juan de Mena

.

Si Dios, nuestro Salvador,
hobier de tomar amiga,
fuera mi competidor.
Aun se m’ antoja, Señor,
si esta tema tomaras,
que justas e quebrar varas
hicieras por su amor.
Si fueras mantenedor,
contigo me las pegara,
e non te alzara la vara,
por ser mi competidor.
                       Álvaro de Luna

.

No tardes, Muerte, que muero;
ven, porque viva contigo;
quiéreme, pues que te quiero,
que con tu venida espero
no tener guerra conmigo.
Remedio de alegre vida
no lo hay por ningún medio,
porque mi grave herida
es de tal parte venida,
que eres tú sola remedio.
Ven aquí, pues, ya que muero;
búscame, pues que te sigo
quiéreme, pues que te quiero,
e con tu venida espero
no tener vida conmigo..
Jorge Manrique

 

Podéis ver también este vídeo titulado “Amor cortés: caballeros y torneos”:

 

Publicado en Curso 2017-2018, El placer de leer, Enriquecimiento curricular, Literatura | Deja un comentario

La poesía cancioneril: las “playlist” del siglo XV

juglar11

En los dos primeros tercios del siglo XV la nobleza se reunía en palacios de reyes y grandes señores y centraba su actividad en el cultivo de las ceremonias cortesanas y de la poesía, como forma de evasión del desorden sociopolítico imperante.

La poesía cortesana castellana del siglo XV tiene su base en la poesía trovadoresca provenzal, que hemos visto en otra entrada, y desarrolla, fundamentalmente, el tema amoroso basándose en la ideología del amor cortés.

Sin embargo, ya habían pasado tres siglos desde los trovadores y el sistema feudal, que en el siglo XII era pujante y en el siglo XV está a punto de desaparecer. Los nobles ven que, el rey por arriba y los burgueses por abajo, están obteniendo parte de sus grandísimos privilegios. No resulta conveniente, por ejemplo, vivir en un alejado castillo, es mejor acercarse a la corte del rey y buscar el poder por la vía del agrupamiento político y de la conspiración, sin ingenuas actitudes de independencia.

Chansonier cordiforme

Chansonier cordiforme

Del espíritu trovadoresco, la poesía cortesana solo conserva el afán de demostrar habilidad o ingenio en las canciones. Pero resulta que a las rígidas normas de contenido y de forma que los trovadores impusieron, cada generación ha ido añadiendo otras nuevas, hasta convertir el arte de la poesía en un saber complicadísimo, una ciencia que había que estudiar a fondo para dominarla. Por eso la poética recibió el nombre de Gaya Ciencia y está llena de dificultades.

Los textos resultantes tienen grandes dificultades en el contenido por la sutileza y la complicación de los conceptos expresados. También son difíciles en la forma: además de la complicación métrica, alardes de virtuosismo, como hacer que todos los versos de una estrofa empiecen por la misma letra, o que formen acrósticos, o que todas las estrofas tengan el mismo número de sílabas. Surge así una poesía cortesana, cuya máxima virtud reside en la sutileza del análisis sentimental y en la dificultad de sus formas.

Veremos algunos de estos poemas en clase, pero ahora puedes leer este poema de Juan de Mena:

Fin será de mi vivir
esta norma por mí dicha,
y entiendo de así sufrir
que en ella espero morir
si no lo estorba la dicha;
mas no lo podrá estorbar,
porque no tendrá poder:
aunque me pueda matar
no podrá tanto mandar
que iguale con mi querer.

El contacto del Reino de Aragón con Italia (no olvidéis que desde Alfonso V de Aragón era rey también de Nápoles, Córcega,  Sicilia y Cerdeña) permitió que los poetas de sus cortes conocieran, sin las interferencias religiosas medievales, las literaturas clásicas, griega y latina, sobre todo sus autores más moralizadores y severos. Y también los “modernos” escritores italianos: Dante y Petrarca. Con la llegada de estas nuevas ideas que, en cierto modo están en contra del amor cortés, se habla por primera vez de poetas para referirse a los autores líricos.  Así, como dirá Rafael Lapesa, ahora se distingue al trovador, que representa los aspectos más superficiales de la poesía, del poeta, que tiene aspiraciones literarias más elevadas.

Esta poesía se denomina también poesía cancioneril, esto se debe a que se encuentra recopilada en cancioneros, especie de antologías poéticas. Algunos constituyen auténticas obras de arte, pues están decorados con lujosas ilustraciones.

La Asociación Internacional Convivio para el Estudio de los Cancioneros y la poesía medieval ofrece a aquellos interesados en este tema una extensa documentación a través de la página web de la Biblioteca Virtual Cervantes:

convivio

 

CANCIONERO DE BAENA

Uno de los cancioneros más interesantes es el Cancionero de Baena. Si te interesa saber más sobre este tema, o te apetece investigar, puedes hacer clic sobre la imagen del primer folio del Cancionero, entrarás en el Portal Juan Alfonso de Baena, donde encontrarás información sobre el manuscrito y su contenido. Muy interesante, de verdad.

CANCIONERO DE ESTÚÑIGA

415px-Cancionero_de_Stúñiga

Es el cancionero de la corte napolitana de Alfonso V de Aragón. Lleva el nombre del primer poeta que aparece en el cancionero, Lope de Estúñiga. En este cancionero hay una clara preferencia por la lírica amorosa, en especial por la canción en la que el enamorado llora sus penas de la forma más alambicada. También hallamos poesía política, muy ligada a los sucesos cotidianos, satírica, festiva, elegíaca y moral.

Si os apetece echarle un vistazo, puedes consultar la edición digitalizada de la Biblioteca Nacional haciendo clic en la imagen. Miradla, es muy bonita.

CANCIONERO DE PALACIO

300px-Cancionero_de_Palacio

Procede de Aragón.  Recoge la poesía de la corte de Juan II de Castilla y de la aragonesa de Alfonso V. Su tono es marcadamente cortesano y aristocrático. La mayoría de los poetas representados son de alta alcurnia. Muestra una clara predilección por la poesía amorosa al modo trovadoresco, sumamente conceptista y amanerada, con tendencia al pesimismo y la melancolía.

No olvidemos, en todo caso, que todos estos poemas se cantaban. Podéis oír esta composición de Juan del Encina titulada “Más vale trocar”, recogida en el Cancionero de Palacio:

 

CANCIONERO DE HERBERAY DES ESSARTS

Fue recopilado en la corte navarra en torno a 1465. Su nombre se debe a que perteneció al noble picardo Nicolás de Herberay, señor des Essarts, gran aficionado a las letras españolas. Contiene numerosos poemas anónimos, atribuidos a Diego de Urries. Tiene también tono cortesano.

CANCIONERO GENERAL DE HERNANDO DEL CASTILLO

portadaPublicado en Valencia en 1511, recoge la obra de los poetas menores de la corte de los Reyes Católicos, aunque también incluye otras de tiempos de Juan II  y de Enrique IV.

Siguen cultivándose los mismos temas y motivos con estilo igualmente amanerado, pero se abren camino los géneros populares y la poesía religiosa. El verso se hace más musical. Predomina la composición breve y conceptuosa. Esta antología tuvo un éxito enorme y conoció sucesivas reediciones que llegaron a incluir versos de la escuela de Garcilaso.

[Textos:  Lengua castellana y Literatura (I) del Grupo Juan de Mairena, Madrid: 1997, Akal.]

Publicado en Curso 2017-2018, El placer de leer, Enriquecimiento curricular, Literatura | Deja un comentario

La literatura del siglo XV

Ilustración del Roman de la Rose (refugiosverdes.blogspot.com)

El siglo XV se define por su carácter de transición entre la Edad Media y la Edad Moderna; es una época de cambios profundos en la que perduran elementos medievales y nacen otros que anuncian lo moderno o renacentista. La conciencia de crisis provoca un sentimiento de inseguridad y de pesimismo, ya que el mundo se concibe como un caos regido por el azar, o por la diosa Fortuna, la alegoría más representativa de la época. El periodo ha sido llamado “el otoño de la Edad Media”, expresión que manifiesta la crisis de los valores medievales, la descomposición de una sociedad que se había basado en la estricta división de los estamentos sociales, el poder de la Iglesia y los ideales religiosos y caballerescos.

Para estudiar esta etapa de la literatura disponemos, como siempre, de unos apuntes y de una presentación de ppt.:

TEMA 4. LA LITERATURA DEL SIGLO XV (Apuntes) (BACH-2011-12)

TEMA 4: La literatura del siglo XV (Presentación power point)

Publicado en Curso 2017-2018, Enriquecimiento curricular, Literatura | Deja un comentario

La poesía trovadoresca de los siglos XIII y XIV

A partir del siglo XI se  va a vivir un cambio en los valores del estamento nobiliario. Los nobles dejan de ser rudos guerreros para convertirse en ceremoniosos cortesanos: cada uno de ellos es la cumbre de una pequeña pirámide de vasallos. Los vasallos llaman al noble “mi señor” y a sí mismos “servidores”. Deben obediencia al noble y le rinden “homenaje”, pero aquel les debe protección. Esta especie de contrato entre señor y vasallo se formaliza en una ceremonia significativa en la que el siervo solicita, “de rodillas”, la protección sel señor y este se la concede dándole un “abrazo”. El vasallo agradece la concesión con un “beso”, que sella el pacto. Cada noble puede hacerse, a su vez, vasallo de otro más poderoso en una ceremonia similar, aunque más complicada y elegante.

800px-Charles_d'Orléans

Charles D’Orléans recibe el homenaje de un vasallo

Este sistema feudal va a extender sus valores  a otros ámbitos no solo sociales, sino también personales. Por ejemplo, las relaciones señor-vasallo, la ceremonia del abrazo y el beso, la traición o la lealtad se traspasan al tema literario del amor, configurando los tópicos de una poesía lírica que perduran durante toda la Baja Edad Media, el Renacimiento y se puede decir que hasta hoy. Es la poesía de los trovadores.

En los siglos XII y XIII aparece un importante conjunto de unos trescientos cincuenta autores y unas dos mil quinientas obras en lengua provenzal. La poesía de los trovadores es la primera poesía culta, de tema no religioso, en lengua no latina. Y en ella se refleja un sistema de valores que no había aparecido hasta entonces en la literatura.

Los creadores de esta poesía proceden del ámbito lingüístico del “oc”, la Occitania, es decir, el sur de Francia, donde la afirmación “sí” se decía “oc” frente al norte donde se decía “oil”.

ocitan9xb

LOS TROVADORES PROVENZALES

Es muy destacable el hecho de que los trovadores proceden de todos los grupos sociales: los hay reyes, Guillermo de Aquitania, Ricardo Corazón de León o Alfonso II de Aragón; de la nobleza alta y rica; de la baja y pobre que, según parece, vivían de ser trovadores ambulantes. También había burgueses, peleteros, juglares que “ascendían” a trovadores. Y hasta un huérfano, Marcabrú, “que fue abandonado a la puerta de un hombre rico sin que se supiera quién lo hizo”, según cuenta un resumen de su vida. También hubo unas cuantas mujeres trovadoras, todas ellas nobles, como la Condesa de Día. Pero las damas son más recordadas como “mecenas” o inspiradoras de los trovadores de las grandes cortes: Leonor de Aquitania, María de Champaña, Ermengarda de Narbona.

La poesía de los trovadores trata dos temas también nuevos en la Edad Media: el amor carnal sin complejos (los poemas en este casó se llaman cançó) y la rivalidad envidiosa e insultante, con otros personajes (en este caso, se llama sirventès).

LA POESÍA AMOROSA: LA CANÇÓ

Lo más llamativo es cómo trasladan a la poesía amorosa las relaciones y ceremonias feudales que hemos puesto más arriba: el trovador se llama a sí mismo servidor de la dama que, a su vez, es llamada “señor” (midons, en provenzal, que viene del latín “meus dominus”). Por tanto, ella es superior al trovador y este le rinde “homenaje de fins amor” como vasall y se obliga a tenerle lealtad y a defenderla cuando sea preciso. Esta dependencia le convierte en el pres d’amor , el “cautivo de amor” que espera ser aceptado y recibir el abrazo y el beso, que ahora sí son sensuales y no sociales.

Hay que tener en cuenta, además, que la dama de los trovadores tiene que ser necesariamente una mujer noble casada. Las nobles solteras no tienen capacidad de acción: están bajo la tutela paterna y, generalmente, en un convento; las que no son nobles no merecen el “homenaje”. Así que el amante, drutz, no puede decir el nombre de ella, si no es escondido en un seudónimo, senhal, para evitar al envidioso, el enojó, y para que no se entere el marido, gilós, ni el que vigila a la amada, gardador, ni otros que le vayan con el cuento, los lausengiers. La misma dama recibe siempre la misma senhal de un trovador; pero puede pasar que haya otro que la llame con otro nombre, o que el autor tenga más de una midoms…

Este un complejo sistema, que forma el campo semántico del amor cortés, es casi un calco de los tópicos amorosos de la poesía árabe. Hay quien afirma que los trovadores los adaptaron a su sociedad.

Lo importante es que todas estas convenciones se convierten en normas poéticas obligatorias. Y no solo en los hechos centrales, sino también en las circunstancias del amor, que son variadas, aunque casi siempre se sitúa  el encuentro en un “locus amoenus” (una descripción de paisaje ideal: un lugar con flores, fuentes, árboles, pájaros… y donde siempre es primavera.)

Otra fórmula , también bastante libre, es la pastorela (pastourelle en francés, pastorel.la en catalán). La pastorela desarrolla el encuentro entre un caballero y una pastora a la que requiere de amores. No se trata de una midoms, sino de una moza, toza, y el trato no es de servidor feudal sino de caballero galanteador.

Otros dos tipos de poema se distinguen por el rigor formal a que están sometidas y por estar relacionadas con el baile. Son la balada (de ball: baile) y la danza. Ambas tienen estribillo y estrofas: el primero inicia el poema, da paso a las estrofas y se repite al final de cada una de ellas; éstas tienen un número fijo de versos, con un número fijo de sílabas, y riman obligatoriamente con el estribillo. Son composiciones muy parecidas a las moaxajas y a los zéjeles.

No hay que olvidar tampoco que estos poemas tenían música que era frecuentemente compuesta por el mismo trovador.

OTROS TEMAS

Cuando no tratan de amor, los poemas se llaman sirventés. Estos poemas pueden tocar varios temas. El más frecuente y divulgado es el de la sátira contra otro noble o trovador al que frecuentemente se le insulta de forma muy grosera, aludiendo a su vida familia, a su familia, o lo que es peor, a su cobardía y deslealtad. Solía suceder que el insultado replicaba con un nuevo sirventés atacando a su vez al autor del primero.

También hay sirventés que trata de la mala conducta moral y política de los caballeros de un bando contrario, o de cómo deben ser las relaciones entre señor y vasallo, o de cómo hacer buena y mala poesía (sirventés d’ensenhamen de joglar).

Una de las máximas dificultades de estos poemas era que debían adaptarse a una forma de verso y música ya conocida, o a la del poema a la que se quería contestar. De esta manera el enfrentamiento entre autores era no solo político y de genio sino también poético y de ingenio.

Otro tipo de poema eran la tençó (disputa) entre dos poetas que competían literariamente defendiendo posturas opuestas a propósito de un tema cualquiera.

El plany (planto , llanto) lamenta la muerte de algún personaje noble.

LA DIFICULTAD FORMAL DE LOS POEMAS

Estos poemas son enormemente complicados en cuanto a la forma. No se permitía el menor fallo en el cómputo de sílabas de un verso, ni con el número de estrofas de un poema (especialmente en la dansa y en la balada). La rima era siempre consonante ( a la asonante la llamaban rima borda, rima borde) y se dividía en rima masculina (aguda) y femenina (llana).

Tantas complicaciones dieron pie a que aparecieran dos modos de componer, según las dificultades formales que se impusieran:

a) Trobar clus (cerrado), creada por poetas elitistas, que creían que había demasiada gente haciendo poesía y añadían trabas a la composición. Por ello creaban poemas difíciles de entender, retorcidos de conceptos, metáforas, alegorías y demás recursos literarios de pensamiento. Si, además, usaban palabras sonoras o sugerentes, y rimas especialmente trabajadas, se llama trobar ric.

b) Trobar pla (llano), compuesto por poetas que consideraban innecesaria tanta complicación.

Pronto, la influencia de una poesía tan prestigiada por su autores y prestigiosa por sus resultados extiende por toda Europa y sus conceptos, especialmente el del amor cortés y el de la servidumbre de amor. Sus formas poéticas y musicales se rastrearán en la lírica culta de los siglos siguientes.

ALGUNOS TROVADORES Y SUS POEMAS

descarga

Jaufré Rudel es el más famoso trovador del deseo amoroso frustrado por la distancia entre los amantes. La leyenda dice que se enamoró de una dama sin haberla visto, solo por lo que contaron de ella.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Ampr de terra lonhdana                                      Amor de tierra lejana
per vos totz lo cors mi dol;                                 por vos me duele todo el cuerpo;
e non puesc trobar mezina                                 y no puedo encontrar remedio
si non au vostre reclam                                      si no oigo vuestra llamada
ab atraich d’amor doussana                             con reclamo de dulce amor
dinz vergier o sots cortina                                 en un jardín o tras una cortina
ab dezirada companha.                                     con la compañera deseada.
 
 
Ma voluntazt s’en vai lo cors,                           Mi voluntad me lleva hacia ella,
la nueit et dia esclarzitz                                      la noche y el amanecer sufriendo
laintz per talant de son cors;                            por deseo de su cuerpo;
mas tart mi ve e tart mi ditz:                            pero viene despacio y despacio me dice:
“Amicx, fa s’elha, gilos brau                             “Amigo, dice, celosos y malvados
an comensat tal batestau                                  han armado tal jaleo
que sera greus a departir,                                 que será difícil resolverlo
tro qu’abdui en siam jauzen”                             y que ambos tengamos placer
 
 
descarga (1)
 
 

Bernat de Ventadorn es un claro ejemplo del amor-devoción a la dama, que le vuelve tímido, y desarrolla frecuentemente la idea del amor como prisión. Pero todo ello no es más que una estrategia en el asedio sexual.

 
 
 
 
Be la volgra sola trobar                                              Bien quisiera encontrarla sola
que dormis, o’n fezes semblan,                                y que durmiera, o lo fingiese,
per qu’e’lh embles un doutz baizar,                         para robarle un dulce beso
pus no valh tan qu’eu lo’lh deman.                          porque no valgo tanto para pedírselo.
Per Deu, domna, pauc espechan d’amor               Por Dios, señora, ¡que poco disfrutamos del amor!
vai s’en lo temps, e perdem lo melhor!                   ¡el tiempo pasa y nos perdemos lo mejor!
Parlar degram ab cubertz entresens,                     Deberíamos hablar con palabras de doble sentido
e, pus nons val arditz,                                               y puesto que de nada nos sirve este atrevimiento,
valgues non gens!                                                       ¡ojalá  nos valiera el ingenio!
 
 
En agradar et en voler                                               En gozarse y quererse el uno al otro
es l’amors de dos fis amans                                     está el amor de los verdaderos amantes.
Nulla res no i pot pro tener                                       Nada puede salir bien
s’lh voluntatz no es egaus.                                       si los dos no quieren lo mismo.
E cel es ben fols naturaus                                         Y está loco de nacimiento
qui de so que vo la repren                                         el que no hace lo que ella le pide
e’lh lauza so que no’lh es gen.                                  o alaba lo que no le gusta.
 
 

No olvidemos, de todas formas, que la poesía trovadoresca solía estar acompañada de música. Podéis oír aquí otro poema de Bernat de  Ventadorn:

https://www.youtube.com/watch?v=r6bknM6iwIo

Aquí tenéis a uno de los primeros trovadores, Marcabrú, con su poema Bel m’es quan li fruch madur:

Hemos hablado de que también hubo mujeres trovadoras, es el caso de Beatriz de Dia, de quien podéis escuchar la composición “Ab et ab joven m’apais”:

https://www.youtube.com/watch?v=Dt8dWGH7nf0

QUIERO SABER MÁS…

Si te interesa saber más sobre los trovadores provenzales (y lees catalán), puedes consultar la página de la Cátedra Màrius Torres, de la Universitat de Lleida.

Publicado en Curso 2017-2018, Literatura, Sin categoría | Deja un comentario

Don Juan Manuel y el Libro del conde Lucanor

Don Juan Manuel (regmurcia.com)

Don Juan Manuel continuó la labor iniciada por su tío, Alfonso X y se puede considerar el máximo representante de la prosa del siglo XV.

Su obra presenta una gran variedad temática: la vanidad, la hipocresía, la justicia, la caza, la honra, la riqueza o la amistad. Todos ellos tratados, sin embargo, con un clara intención didáctica y moral.

Este autor tiene una clara conciencia de escritor, por lo que en sus obras muestra su voluntad por cuidar el estilo. Emplea un estilo que muestra su preocupación por el lenguaje, con un amplio vocabulario, una adjetivación exacta y un uso excesivo de oraciones copulativas, lo que imprime a sus escritos un ritmo lento.

La producción literaria de don Juan Manuel incluye obras como el Libro de los castigos y consejos a su hijo don Fernando, el Libro del caballero y el escudero, el Libro de los Estados y el Libro de Patronio o El Conde Lucanor.

De toda su obra destaca especialmente el Libro de Patronio o El Conde Lucanor, un conjunto de apólogos recogidos de la tradición medieval, ya sea europea o árabe, cn gran independencia.

El interés por la literatura española no conoce fronteras, si tenéis interés en leer una selección de textos de El Conde Lucanor, la Universidad de Otawa,  en la página del profesor J.M. Ruano de la Haza, os ofrece la posibilidad de conocer de primera mano los textos de don Juan Manuel.

El texto completo de El Conde Lucanor está disponible, como siempre, en la Biblioteca Virtual Cervantes.

Para repasar lo que ya sabes sobre el libro de El Conde Lucanor de don Juan Manuel, puedes consultar este completísimo material interactivo. Tiene de todo: teoría, vídeos, juegos…

Este otro material también es interesante:

Para aprender a comentar y analizar los cuentos de don Juan Manuel os propongo esta serie de actividades:

Publicado en Curso 2017-2018, El placer de leer, Enriquecimiento curricular, Literatura | Deja un comentario

La prosa medieval: Alfonso X el Sabio. Colecciones de cuentos medievales

El latín fue durante gran parte de la Edad Media la lengua de los textos escritos. Sin embargo, sustituido ya por el castellano como vehículo de comunicación, su conocimiento quedó restringido a los medios cultos, y aun en estos en mcuhos casos de forma precaria. Era, pues, natural que en algún momento la lengua habitual pasara a ser también la utilizada en la escritura. Según esto, es lógico que en el terreno literario el verso precediera a la prosa, ya que aquel estaba íntimamente ligado a la oralidad. Paulatinamente, pues, el castellano se va introduciendo en los textos en prosa.

ALFONSO X, EL SABIO

Qué cosa es estudio y cuántas maneras hay de él, y por mandato de quién debe ser hecho
 
Estudio es la unión de maestros y de escolares, hecha en algún lugar con voluntad y acuerdo de aprender conocimientos. Y son de dos maneras: una, es aquella llamada “estudio general”, en que hay maestros de artes, así como de gramática, de lógica, de retórica, de aritmética, de geometría, de música, de astronomía, y también en los que hay maestros de decretos y señores de leyes. Este estudio deber ser establecido por mandato de Papa, de Emperador o de Rey.
 
Alfonso X, Libro del ajedrez y dados y tablas (adaptación)

Mira este material, elaborado por Manuel Guerrero sobre el rey Alfonso X:

Como siempre, la Biblioteca Virtual Cervantes nos ofrece material interesante y fiable para saber muchas cosas más de este rey sabio:

Alfonso X pretendió conservar por escrito todo lo que tenía importancia política, social, económica o científica, de ahí la gran variedad temática que presenta su obra. Incluyo vínculos para que puedas ver los manuscritos de sus interesantes libros:

Además de su obra en prosa, hay que recordar que escribió las Cantigas de Santa María en gallego portugués. Aquí podéis escuchar algunas:

COLECCIONES DE CUENTOS o EXEMPLOS

A lo largo del siglo XIII, el castellano servirá ya también de vehículo a la prosa de ficción. Son numerosas las colecciones de cuentos o exemplos también de origen oriental, como el Calila e Dimna y el Sendebar.

Por falta de tiempo, no los hemos estudiado mucho en clase, pero merece la pena que les dediquéis un poco de atención:

Calila y Dimna (es.wikipedia.com)

Calila e Dimna es una colección de cuentos de origen oriental, que se ciñen al modelo de preguntas y respuestas propio de los manuales de educación de príncipes. En este caso, el diálogo se produce entre un rey y un filósofo.  Las preguntas dan paso a fábulas protagonizadas por animales entre los que dos chacales, Calila y Dimna, son los que más relatos protagonizan. Don Juan Manuel copiará la estructura de este libro para su Libro del conde Lucanor.

Para leer el texto completo, pulsa aquí.

Sendebar (es.wikipedia.org)

Sendebar o Libro de los engaños y los ensañamientos de las mujeres es un libro de exemplos castellano del siglo XIII, que recoge textos de origen oriental. En el Sendebar, el pretexto narrativo que enmarca los cuentos, es la leyenda del hijo único de Alcos, rey de Judea, que rehúsa los ofrecimientos amorosos de una de las mujeres del harén de su progenitor. Este rechazo provoca que la cortesana lo acuse falsamente de intentar violarla, en conexión con el motivo bien conocido de la madrastra malvada. El joven príncipe es sentenciado a muerte y, por consejo de su ayo Çendubete, se ve obligado a guardar silencio por espacio de siete días. Para entretener la espera de su destino, los sabios de la corte le narran cuentos que, en correspondencia con estos antecedentes, tienen carácter misógino; entre estos, su madrastra cuenta otros que tienen por objeto condenar al infante. El desenlace, sentenciado por el rey, es la condena de su madrastra a morir en un “caldero seco” al fuego, mientras que el príncipe se salva.

Si os apetece leer el texto completo, podéis hacer clic aquí.

[Fuentes: es.wikipedia.org]

Publicado en Curso 2017-2018, Enriquecimiento curricular, Literatura | Deja un comentario

Juan Ruiz, arcipreste de Hita y su Libro de Buen Amor

arcipreste_hita_2

El Libro de Buen Amor es la obra más importante del mester de clerecía del siglo XIV. El ascenso de la burguesía en las ciudades introduce nuevos valores además de los estrictamente religiosos: el goce de los placeres de la vida o las relaciones amorosas que tienen su reflejo en la literatura. La obra de Juan Ruiz muestra ese mundo burgués en que se mueve el poeta.

“Juan Ruiz fue, en efecto, un clérigo ajuglarado, doñeador alegre, que sabe los “estrumentes e todas las juglarías”, de vigorosa y sensual humanidad, en cuya obra se encuentran los únicos ecos de la poesía goliardesca (1) en lengua castellana. Menéndez Pidal dice que como base de todo comentario al Libro de Buen Amor deberíamos poner el Concilio de Toledo de 1324, que se lamenta de que los mismos prelados(2) de aquella archidiócesis se gocen en el liviano espectáculo de las soldaderas (3) . Juan Ruiz, clérigo del mismo arzobispado, no presenta, en consecuencia, un caso escandaloso por el hecho de convivir con soldaderas, troteras y cazurros no es, pues, un clérigo rebelde, mal avenido con su hábito, sino producto típico de una época desmoralizada”
Juan Luis Alborg, Historia de la literatura
(1) goliardesco: se refiere a los goliardos, término que se utilizó durante la Edad Media para designar a algunos estudiantes y clérigos vagabundos que llevaban una vida apicarada y licenciosa. Muchos de ellos escribían composiciones en latín medieval en las que se cantaban los placeres del vino, de la buena mesa y del sexo.
(2) prelados: eclesiásticos.
(3) soldaderas, troteras: rameras y alcahuetas.

Al igual que ocurre con Berceo, los pocos datos biográficos que tenemos de Juan Ruiz proceden de su obra. Así, en el códice de Salamanca (uno de los tres en que se ha conservado el Libro de Buen Amor) se lee.

 
 
 
 
Y pues de todo bien es comienzo y raíz
María, Virgen santa, por ello yo, Juan Ruiz,
Arcipreste de Hita, aquí primero hiz
un cantar de sus gozos de siete, que así diz:
 
 
 
 
 
 
Monje copista (joseguadalajara.com)

También encontramos el siguiente verso: “Fija, mucho vos saluda uno que es de Alcalá“, lo que lleva a pensar que el poeta nació o vivió mucho tiempo en Alcalá de Henares.

Aunque se desconoce la fecha exacta de su nacimiento, se supone que tuvo lugar a finales del siglo XIII. Algunos críticos piensan que se educó en Toledo, ciudad que, como sabemos, era centro de la confluencia árabe, hebraica y cristiana, lo que explicaría los amplios conocimientos que muestra el Arcipreste en su obra de las tres religiones y culturas.

Él mismo nos dice que acabó de componer su obra estando preso en la cárcel de Toledo por mandato del arzobispo de aquella ciudad, don Gil de Albornoz, si bien se ignoran las causas que pudieron llevarle a prisión.

Si nos interesa conocer algo más sobre el autor, podemos leer este artículo del especialista en literatura medieval española Alan Deyermond donde defiende una hipótesis sobre quién fue Juan Ruiz.

lbamor

Manuscrito T (Toledo) del Libro de Buen Amor

Podéis ver este capítulo de la serie de RTVE Los libros donde se habla acerca del Libro de Buen Amor:

lba

También os puede resultar útil este vídeo de la Practicopedia que resume las ideas más esenciales sobre el Libro de Buen Amor:

lca1

El Libro de Buen Amor tiene como tema central el amor referido, unas veces a Dios y otras al amor mundano. Consta de más de siete mil versos y aunque aparentemente carece de unidad, su forma autobiográfica unifica los diversos materiales y episodios.

  • Una historia picaresca de forma autobiográfica. Narra los amores del Arcipreste y la ayuda que le prestan doña Venus y Trotaconventos, alcahueta precedente de Celestina. Este relato es el eje de la obra, aunque va siendo constantemente interrumpido por otros elementos. Podéis ver ahora un fragmento de la adaptación televisiva del Libro de Buen Amor donde aparece este personaje que os recordará, seguro, a Celestina:

  • Una abundante colección de fábulas de origen oriental, latino o francés.

Hemos leído en clase la Historia del pintor Pitas Payas, ahora puedes oírla en la versión de Paco Ibáñez:

  • Una serie de digresiones[1] morales, ascéticas o espirituales, como la censura contra los pecados capitales, la imprecaciones a la Muerte, el elogio de las mujeres pequeñas y muchas otras reflexiones moralizadoras. Una de estas digresiones es la titulada Propiedades que tiene el dinero. La podéis oír en la voz de Paco Ibáñez:

O si os apetece más en un rap:

  • Una glosa del Ars Amandi de Ovidio, obra en el que el poeta latino da una serie de consejos para enamorar y disfrutar del amor.
  • Una glosa del Pamphilus, comedia de tono burlesco, escrita en latín, de donde tomará el episodio de don Melón y doña Endrina.
  • Una serie de episodios alegóricos, como la batalla entre don Carnal y doña Cuaresma, la descripción de los meses en la tienda de don Amor. En la batalla entre don Carnal y doña Cuaresma pelean las carnes por don Carnal y los pescados por doña Cuaresma. Vence esta última, pero don Amor regresará triunfante el día de Pascua, haciendo huir a sus enemigos.

Todo ello unido por la narración en primera persona y por el tema común del amor y sus engaños

Unos críticos defienden que esta obra debe entenderse en un sentido moralista: el arcipreste reprende a los demás indicándoles que van a la perdición si siguen lo que él está denunciando; por tanto, Juan Ruiz se pone como ejemplo solo para que los demás “escarmienten en cabeza ajena”, ya que él fue un hombre íntegro, lejos de cualquier tentación. Sin embargo, esta última postura parece difícil de defender a ultranza tras la lectura de la obra, por cuanto Juan Ruiz describe de manera tan detallada y documentada sus aventuras amorosas, los placeres de la mesa, la jocunda alegría de vivir que cuesta trabajo creen que lo hiciera sin una experiencia directa. Más bien parece que la controversia se produce aplicando unas consideraciones morales más propias de nuestros días que de la época convulsa y contradictora en que se mueve el arcipreste, la misma época que reflejan Boccaccio en Italia y Chaucer en Inglaterra.

savethegeek.es

[1] Digresión: efecto de romper el hilo del discurso y de hablar en él de cosas que no tengan conexión o íntimo enlace con aquello de que se está tratando.

LEER EL LIBRO DE BUEN AMOR

Si no podéis resistir más sin leer la obra, no lo dudéis. Hay tres opciones:

PARA LAS/LOS QUE QUIERAN SABER MÁS…

livingbadajoz.com

¿Os han quedado ganas de saber más? Podéis leer este material elaborado por José Antonio Serrano Segura sobre el Libro de Buen Amor. Muy interesante y bien documentado. También está muy bien este material de Wikillerato.

Si estáis realmente muy interesados en la obra, el Centro Virtual Cervantes os ofrece las ponencias del I Congreso Internacional Juan Ruiz, arcipreste de Hita, y el “Libro de buen amor”. Sólo para muy interesados, repito.

Aula El Mundo os propone realizar una excursión por los lugares por donde paseaba el arcipreste y donde encontraba a las famosas serranas de sus poemas. Otra posibilidad: recorrer la ruta literaria Caminos del Arcipreste

Podéis oír también este podcast de la UNED donde Isabel Baeza y Carlos de Abuin hablan del Libro de Buen Amor y se pueden escuchar, además, canciones de algunos músicos españoles que han puesto música a los versos del arcipreste.

También podéis consultar una serie de artículos a cuál más interesante:

ACTIVIDADES INTERACTIVAS

Monje en scriptorium (entoen.nu)

  • Podéis repasar el Mester de clerecía con este material elaborado por M. Santo, en él se incluyen actividades sobre Gonzalo de Berceo y Juan Ruiz, arcipreste de Hita.
  • También son interesantes estas actividades sobre el Mester de clerecía de Educarex.
  • El Proyecto Ciceros, del Ministerio de Educación, propone unas interesantes actividades en las que se puede comprobar la coexistencia de culturas en la Edad Media. Para ello os pide que leáis dos narraciones con la misma historia: una pertenece al libro de cuentos Calila e Dimna y la otra al Libro de Buen Amor.
  • Repasad con atención la teoría sobre el Libro de Buen Amor antes de realizar estas actividades.

Publicado en Curso 2017-2018, El placer de leer, Enriquecimiento curricular, Literatura | Deja un comentario

Yo, el maestro Gonzalo de Berceo llamado…

vallejanajerilla.com

Fue una de las personalidades más poéticas e interesantes de la literatura medieval, el escritor más importante del mester de clerecía del siglo XIII y el primer poeta romance de nombre conocido.

Gonzalo de Berceo manejó hábilmente las técnicas de la literatura didáctica puestas al servicio de la fe. Se muestra en sus obras como un fervoroso sacerdote y catequista que desea inculcar en sus oyentes la devoción a la Santa Misa, a la Virgen y a los santos.

Como cualquier otro poeta medieval, no pretende ser original. Se somete a las fuentes escritas sobre todo a las latinas, a las que concede valor de autoridad. Fue uno de los autores de esta escuela cuyas obras son todas de asunto religioso.

Su propósito didáctico explica el estilo sencillo y popular, ya que pretende, ante todo, ser accesible a un público muy variado.

Para aquellos de vosotros que queráis saber más de este escritor y de su obra, podéis consultar la excelente página del Centro Virtual Cervantes. Contiene abundante, y fiable, información sobre el autor, su obra, así como estudios e imágenes relacionadas. Ya sabéis, pinchad en la imagen:

Berceo 1

Podéis echar un vistazo también a la Biblioteca Gonzalo de Berceo, donde encontraréis infinidad de datos sobre su vida y su obra:

El Monasterio de San Millán de la Cogolla

Gonzalo de Berceo vivió casi toda su vida en el monasterio de San Millán de la Cogolla. En realidad, son dos monasterios: el monasterio de Suso (el de arriba) y el monasterio de Ayuso (el de abajo) en el pueblo de San Millán de la Cogolla. Estos dos monasterios han sido el escenario de algunos de los momentos más importantes de la lengua y la literatura castellanas.

VA001

Glosas Emilianense

El Monasterio de Suso, el de arriba, surgió de las cuevas que habitaron los eremitas discípulos de San Millán, allá por el siglo VI. Las sucesivas ampliaciones que convirtieron aquellas cuevas en cenobio y en monasterio se pueden observar en los diferentes estilos arquitectónicos que se fueron superponiendo entre los siglos VI y X: visigótico, mozárabe y románico. La importancia cultural de Suso se manifiesta en la colección de manuscritos y códices que salieron de su escriptorio, uno de los más notables de la Edad Media en España: el Códice Emilianense de los Concilios (992), la Biblia de Quiso (664) o una copia del Apocalipsis, de Beato de Liébana (siglo VIII), lo que le hace ser uno de los principales escritorios, si no el más notable, de la Edad Media española. De este escriptorio proceden las glosas emilianenenes: las primeras muestras escritas del romance (la evolución hispánica del latín).

El Monasterio de Yuso, construido para ampliar el de Suso en el siglo XI, destaca por sus grandes dimensiones. Fue reconstruido en los siglos XVI, XVII y XVIII, y en él se conjugan diferentes estilos: renacentista y barroco principalmente. De especial interés es el conjunto formado por la Biblioteca y el Archivo, que pueden ser considerados entre los mejores de la España monasterial. El archivo medieval consta, fundamentalmente, de dos cartularios (el Galicano y el Bulario) y de unos trescientos documentos originales.

La Biblioteca se conserva tal como quedó definitivamente amueblada a finales del siglo XVIII. Su verdadero valor e interés radica, no tanto en su número – más de diez mil -, como en los ejemplares raros que conserva. Una de estas rarezas bibliográficas es el “Evangelario de Jerónimo Nadal”, impreos en Amberes en 1595 y si raro es poseer un ejemplar de esta edición, más raro es que todas las láminas estén policromadas, una a una.

Los Monasterios de Suso y Yuso de San Millán de la Cogolla fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO el 4 de diciembre de 1997, por razones históricas, artísticas, religiosas, lingüísticas y literarias.

Si os apetece saber algo más sobre el monasterio de San Millán de la Cogolla, no tenéis más que entrar en este enlace. Podéis hacer un recorrido virtual por el monasterio o visitar su magnífica biblioteca, donde podréis navegar página a página por reproducciones exactas de los códices más antiguos y emblemáticos que se han conservado escritos en castellano.

Obras

Berceo dedicará dos de sus obras a los monasterios donde se crió y educó, rindiendo homenaje a la orden benedictina a partir de dos santos: Santo Domingo de Silos y San Millán de la Cogolla. En las vidas de ambos santos refleja la historia de dos seres humildes (ambos serán pastores de ovejas en su infancia) que dedicarán sus vidas a ayudar a los más necesitados, ayuda que, con frecuencia, se materializa en diferentes milagros en favor de los devotos, o incluso en situaciones bélicas, como ocurre cuando san Millán ayuda a los cristianos a derrotar a Abderramán, “sennor de los paganos”.

190px-Marfiles.01Como sabemos, Gonzalo de Berceo estudió en la universidad de Palencia (la más antigua de España) y, siendo ya preste, regresa hacia 1226 a Berceo, compaginando su labor de clérigo con la de notario eventual en el Monasterio de San Millán.

Debido a su condición de notario, el poeta tendría libre acceso al archivo y biblioteca del monasterio que ya por entonces podrían haber sido trasladados parcial o totalmente a Yuso, cuya construcción se remonta a 1067. En el contacto con la documentación emilianense es donde, sin duda, surgiría su vocación literaria. En la biblioteca del monasterio encontraría la Vita latina que San Braulio había dedicado al santo fundador, a partir de la cual escribe el poeta hacia 1230 su primera obra, la Vida de San Millán.

Si os interesa leer la Vida de san Millán de la Cogolla de Gonzalo de Berceo, os podéis descargar este ppt. que he encontrado en la página web http://www.vallenajerilla.com: vidadesanmillan. Tiene unas ilustraciones muy interesantes encontradas en un arca con relieves que explican la vida del santo y, claro, el texto de Berceo.

Después vendría, hacia el 1236, la Vida de Santo Domingo de Silos, santo nacido en la cercana localidad de Cañas, hacia el año 1000 y que siendo abad del Monasterio de Suso fue desterrado del reino de Pamplona-Nájera por el rey García. Pasó Domingo a tierras de Castilla donde sobre las primitivas ruinas de San Sebastián fundó el actual monasterio de Silos.

Dentro de las obras hagiográficas se incluye el Poema de Santa Oria, cuya vida os ha llamado tanto la atención en clase. Los datos fundamentales sobre esta santa los conocemos por el poema de Berceo. Por él sabemos que nació en Villavelayo, que sus padres se llamaron Amunia y García, y que siendo muy joven se recluyó, con su madre, en el Monasterio de San Millán de Suso, donde permaneció hasta su muerte. Parece ser que gozó de una serie de visiones celestiales los últimos años de su vida y se le apareció a su madre después de morir.

El voto de tinieblas: monjas emparedadas o muradas

La reclusión voluntaria de personas devotas entre cuatro paredes con el fin de hacer penitencia, fue una de las formas adoptadas por el eremitismo antiguo. Esta práctica tenía un carácter voluntario y consistía en encerrarse en un espacio estrecho, sin comunicación con el exterior, a lo sumo un hueco o agujero, abierto a la altura del rostro, por el que se introducía el alimento.

Las emparedadas o muradas se sometían, como se ha dicho, voluntariamente, mediante una ceremonia pública en el que se reproducía un ritual de entierro, al que ellas accedían gustosamente. Así nos lo cuenta Gonzalo de Berceo de Santa Oria:

“Una manceba era que avie nombre Oria
niña era de días como diz la historia
fazer a Dios servicio essa era su gloria.
Era esta manceba de Dios enamorada
por otras vanidades non dava ella nada,
más querrié seer ciega que veerse casada
fo end a pocos días fecha emparedada,
ovo gran alegría cuando fo encerrada…”

Desemparó el mundo Oria, toca negrada
en un rencón angosto entró emparedada,
sufrié Grant astinencia, vivié vida lazrada,
por ond ganó en cabo de Dios rica soldada.
Quiso seer la madre de más áspera vida,
entró emparedada, de celicio vestida,
martiria sus carnes a la mayor medida,
que no fuese la alma del diablo vencida.”

¿Os apetece saber un poco más de esta elección de vida? Este vídeo del programa de Iker Jiménez Cuarto Milenio nos habla de cómo vivieron estas mujeres. Tiene el tono habitual de este programa, pero nos puede servir para imaginar cómo sería la vida de Santa Oria:

Voto de tinieblas

 

Los Milagros de Nuestra Señora

Con todo, la obra más importante de Berceo es los Milagros de Nuestra Señora, ya que cada milagro se dedica a un devoto cuya historia se nos cuenta, lo que permite a Berceo componer una antología de relatos legendarios unidos por un mismo motivo: la intervención de la Virgen a su favor.

“La intercesión de Santa María se nos presenta en muy distintas formas: no solo ayuda a sus fieles adoradores que únicamente han mostrado sus puros sentimientos y jamás han delinquido, como san Ildefonso, o el sacerdote del milagro IV, o el pobre caritativo, o el clérigo ignorante, sino aquellos que, aun siendo pecadores, bendicen su nombre y lo repiten en sus oraciones, como el sacristán impúdico o el clérigo de la flor, o el ladrón devoto. También consuela a los arrepentidos como Teófilo, o a la abadesa encinta, o los tres caballeros profanadores de su iglesia. En otros milagros salva su propia imagen del fuego o no deja que los ladrones desvalijen su ermita, y aun en otro caso la Virgen reclama su derecho e impide que el joven consagrado a Ella consume su matrimonio con una mujer terrenal.”
Antonio García Solalinde, prólogo a los Milagros de Nuestra Señora de Clásicos Castellanos

Con independencia de que gran parte de estos Milagros estén tomados de fuentes latinas, Berceo los narra con un estilo sencillo y ameno, con ingenuo realismo que permite a los fieles comprender los temas religiosos. Una vez más la literatura de la época muestra sus intenciones didácticas poniendo un paisaje y unos motivos cercanos a quienes oyen embelesados historias cercanas a su mundo y experiencias vitales. Berceo conseguía así enseñar deleitando a los fieles y atraerlos a su monasterio.

“Su riqueza de matices está en los detalles que escoge y subraya, en las expresiones más populares y pintorescas, en la forma de interpretar los modelos con arreglo a las costumbres vivas que tenía ante sus ojos. Su vulgarización de temas eclesiásticos consiste en la forma de presentar las vidas de santos, los milagros de la Virgen, o las ceremonias del culto, para que puedan ser comprendidos por personas no letradas. Su exposición de las mocedades de san Millán o de Santo Domingo, cuando va vestido de pastor, con capa basta y cayado en la mano, guardando las ovejas, se inspira en los modelos objetivos que se ofrecían a los ojos del clérigo aldeano. De esta verdad levemente poetizada, como en una tabla primitiva, proceden todas las descripciones de paisajes conocidos del poeta, como el del valle que se encuentra enfrente de la Cogolla, cerca de Berceo, que había sido un espeso e intrincado matorral lleno de serpientes, lugar pavoroso al que solo se atreve el osado pastorcillo.”
Ángel Vabuena Prat, Historia de la literatura española.

Tal vez alguno de vosotros os sintáis interesados por leer los Milagros de Nuestra Señora. Si hacéis clic en el dibujo podéis leer una versión digital del Centro Virtual Cervantes.

Detalle del milagro de Teófilo en una vidriera de la catedral de Man

Los que prefieran oír algunos de los poemas de Gonzalo de Berceo, no tienen más que pulsar aquí.

Podéis ver aquí debajo una adaptación televisiva de uno de los Milagros de Gonzalo de Berceo: El hermano lego, peregrino de Santiago

 

ACTIVIDADES INTERACTIVAS

  • Podéis repasar la teoría y realizar actividades de refuerzo y ampliación con este material elaborado por la Junta de Extremadura:

Mester de clerecía

[Fuentes: FERNÁNDEZ SANTOS, Alonso [et al.] (1992), Literatura 2º, Barcelona: Magisterio Casals; ARROYO CANTÓN, Carlos [et al.] (2006), Lengua castellana y Literatura 1º de Bachillerato, Madrid: Oxford; Grupo Juan de Mairena (1997), Lengua castellana y literatura I, Madrid: Akal. ]


Publicado en Curso 2017-2018, El placer de leer, Enriquecimiento curricular, Literatura | Deja un comentario