La poesía lírica renacentista: apuntes y ppt.

7246f3f36c40486f2d09de763c5eaa76

La lírica renacentista española tiene como modelos a Petrarca y su Cancionero, y a los poetas clásicos Virgilio, Horacio y Ovidio. Desde los principios estéticos renacentistas, las reglas de la poética latina son escrupulosamente estudiadas e imitadas, ya que los grandes poetas del Renacimiento se distinguen por haber sabido acomodar lo aprendido en las fuentes clásicas al ritmo y peculiaridades de su lengua vernácula.

00a9162c7403073d56f320af0fd11e2eLa temática de la lírica renacentista es esencialmente amorosa, aunque no falten los motivos patrióticos y religiosos. El poeta analiza su mundo interior para descubrirnos el placer y el desasosiego que le produce el sentimiento amorosos. El amor lo lleva a la búsqueda de la belleza, que en la lírica se identifica con la mujer y el paisaje, como arquetipos de perfección. El petrarquismo, el neoplatonismo y la tradición cortesana introducen en la poesía la noción del mundo ideal, donde el amor es una fuerza superior que domina la voluntad del individuo. Al entrar en conflicto con la realidad, el poeta vive el amor como una experiencia contradictoria, dramática y, a la postre, imposible.

Siguiendo a Petrarca, el poeta renacentista vuelve la mirada al pasado, y su alma se llena de melancolía al recordar el tiempo en que conoció a su amada, reviviendo con añoranza las horas vividas felizmente junto a ella, y lamentando su pérdida, por muerte o por abandono. Desea apartarse de la gente para poder meditar sobre la frustración del amor en el marco idílico de una naturaleza ideal. Se retoma así el tópico literario de locus amoenus (‘lugar ameno’), procedente de la tradición latina y que no había llegado a perderse en la literatura medieval.

constable-vallededhamLa naturaleza que recrea la poesía es perfecta porque es reflejo divino. Está llena de espontaneidad y pureza, frente al artificio de la corte y la civilización. Es virginal y pastoril, de modo que se renuevan los mitos animistas en los que las ovejas, rocas, fuentes y ninfas son testigos de los sentimientos del poeta. Este paisajes bucólico y paradisíaco le sirve al poeta de marco estético, colorista y sensorial en el que situar a sus pastores-amantes. Son estos figuras estéticas, ideales, que representan a gentes “puras”, de sentimientos nobles, que cuidan de sus ovejas, invocan a la naturaleza y hablan del amor al son de la zampoña o la dulzaina. La lírica renacentista recupera así el género de la égloga, que tiene como modelo las Bucólicas de Virgilio, y cuyas características definitivas fueron fijadas por el italiano Jacopo Sannazaro (1456-1530) en su novela pastoril La Arcadia.

El nuevo canon poético renacentista, surgido por la fusión de las innovaciones petrarquistas y las aportaciones clásicas, no solo renueva los temas, sino también la forma de expresión. Así, frente al octosílabo y al dodecasílabo medievales, característicos de la poesía de cancionero, el Renacimiento generaliza el endecasílabo, que se convierte desde entonces en el metro más representativo de la poesía culta.

El verso endecasílabo, con tres sílabas acentuadas, conseguía un ritmo mucho más suave que el áspero dodecasílabo del arte mayor castellano, con cuatro sílabas acentuadas. Aporta, por tanto, soltura y flexibilidad a las composiciones. Compara estos ejemplos (aparecen subrayadas las sílabas acentuadas):

  • Dodecasílabo de Juan de Mena: Amores me dieron corona de amores.
  • Endecasílabo de Garcilaso: El dulce lamentar de dos pastores.

A menudo, el verso endecasílabo se combina con el heptasílabo formando liras, silvas y estancias, estrofas todas ellas muy utilizadas en la lírica renacentista, junto con tercetos y octavas. En liras están escritas bellísimas composiciones de Garcilaso, Fray Luis y San Juan de la Cruz. Fue Garcilaso el que incorporó al castellano la lira (7a 11B 7a 7b 11B) en su famosa oda “A la Flor de Gnido”, tomando su nombre de la última palabra del primer verso:

Si de mi baja lira
tanto pudiese el son, que en un momento
aplacase la ira
del animoso viento
y la furia del mar y el movimiento.

Pero la estrofa más importante de la lírica culta renacentista es el soneto, composición independiente compuesta por dos cuartetos, que suelen ser descriptivos, y dos tercetos, generalmente de tono meditativo. Desde el Renacimiento, el soneto es la estrofa culta por antonomasia de la poesía en castellano.

No obstante, las nuevas formas métricas conviven con los versos y estrofas tradicionales, que siguen cultivándose, especialmente el romance. No hay que olvidar que las adaptaciones del modelo italianizante conviven en España con la lírica culta de procedencia medieval —que se mantiene vigente en los cancioneros— y con la lírica popular de los romances, que no dejan de influir en los nuevos modelos. El romance se consagra como la estrofa más representativa de la poesía popular en castellano.

Entre los géneros líricos renacentistas destacan: la égloga, composición poética de tema bucólico, estructurada en torno al diálogo de varios pastores; la oda, canto de exaltación; la epístola, carta en verso, y la canción, forma característica de la expresión de sentimientos y la más propiamente lírica. En el siglo XVI suele tener como tema el amor cortés, pero también tratar asuntos religiosos y morales.

OBJETIVOS

Estudiamos la poesía lírica renacentista y tres de sus grandes autores: Garcilaso de la Vega, Fray Luis de León y San Juan de la Cruz. Nuestros objetivos son:

  • Comprender y explicar los rasgos generales temáticos y estilísticos de la poesía renacentista española.
  • Caracterizas las tendencias poéticas más importantes del siglo XVI español.
  • Conocer la obra y el estilo de los poetas más importantes del siglo XVI.
  • Ser capaz de comentar de manera breve, pero argumentada, los aspectos más relevantes del contenido, la estructura y el estilo de un poema del Renacimiento.

MATERIALES

  • Disponemos, como siempre, del libro de texto, en especial de la Unidad 5, aunque  hay que tener en cuenta (y en mente) todos los aspectos relacionados con la métrica y las figuras literarias que son imprescindibles para el estudio de la literatura renacentista.
  • Contamos, además, con apuntes del tema, que podemos descarga más abajo o fotocopiar de la copia impresa disponible en el aula.

Poesía renacentista (Curso 2015-2016

  • Podemos repasar los apuntes con la presentación en ppt. con la que trabajamos en clase.

Poesía renacentista (2015-2016)

  • O bien, si no os apetece descargarlo, podéis verlo aquí:

  • Por último, podemos trabajar las lecturas con los textos que aparecen en la Unidad 5 del libro. Aquellos que no quieran acarrear el peso del libro (1,800 gr.) pueden descargarse los textos de las actividades aquí.

Poesía renacentista- textos 2015-6

[Fuentes: BLECUA, José Manuel [et al.] (2008), Lengua castellana y Literatura 1º, Madrid: Editorial SM; FERNÁNDEZ  SANTOS, Alonso [et al.] (1992), Literatura 2º, Barcelona: Magisterio Casals; ARROYO CANTÓN, Carlos [et al.] (2006), Lengua castellana y Literatura 1º de Bachillerato, Madrid: Oxford; GARCÍA MADRAZO, Pilar [et al.], (2008) Lengua castellana y literatura 1º de Bachillerato, Zaragoza: Edelvives. Proyecto Zoom;  MELÉNDEZ, Isabel [et al.], (1996) Lengua y literatura castellana 4º ESO, Madrid: ESLA; PASCUAL, José A. [et al.](2008) Lengua y literatura 1º Bachillerato, Madrid: Santillana; ESCRIBANO, Elena [et al.](2008), Lengua castellana y Literatura 1º Bachillerato, VALENCIA: ECIR; MARTÍ, S. [et al.] (2002), Lengua castellana y Literatura 1º Bachillerato, Barcelona: Teide; MARTÍ, S. [et al.] (2015) Lengua castellana y Literatura 1º Bachillerato, Barcelona: Teide; MATEOS DONAIRE, E. [et al.] (2015), Lengua castellana y literatura 1º Bachillerato, Madrid: McGrawHill; RIQUELME, J. [et al.] (2015), Lengua castellana y literatura 1º Bachillerato, Valencia: Micomicona; GARCÍA GUTIÉRREZ, M. [et al.] (2015), Lengua castellana y Literatura 1º Bachillerato. Serie Comenta, Madrid: Santillana; GUTIÉRREZ, S. [et al.] (2015) Lengua castellana y Literatura 1º Bachillerato, Madrid: Anaya.]