La fecha de composición del Lazarillo de Tormes

El Lazarillo contiene alusiones a la realidad contemporánea que permiten situar la acción de la novela en unas décadas precisas de la primera mitad del siglo XVI. Nuestro protagonista empieza mencionando la muerte de su padre en “cierta armada contra moros”, que la madre más tarde identifica con “la de los Gelves” y acaba fechando el texto “en el mesmo año que nuestro victorioso Emperador en esta insigne ciudad de Toledo entró y tuvo en ella cortes”. Entre un punto y otro del relato, Lázaro inserta dos nuevas referencias: “los cuidados del rey de Francia” y “el año” en que, a causa de la sequía, el Ayuntamiento de Toledo acordó “que todos los podres extranjeros se fuesen de la ciudad”.

La “de los Gelves”

Golfo e isla de Djerba (Los Gelves) por Piri Reis

Nuestro protagonista comienza mencionando la muerte de su padre en “cierta armada contra moros”, que la madre más tarde identifica con “la de los Gelves”.  El autor parece referirse a una expedición de García de Toledo en 1510, a consecuencia de la cual murió un hijo del duque de Alba y una tercera parte de las tropas cristianas. Hubo otra expedición a los Gelves en 1520, comandada por Hugo de Moncada, en la que participaron Garcilaso y Boscán, pero, al tratarse de una acción de rutina, no llegó a causar ninguna impresión entre los españoles.

La batalla de los Gelves a la que parece referirse la madre de Lázaro sin embargo quedó en la memoria de las gentes en formade cantares del tipo “Y los Gelves, madre, malos son de ganare” y decidieron a otros autores a atribuir para sus padres idéntica suerte, como hace Martín de Ayala, a zaga de Lázaro, en el comienzo de su autobiografía: “A los once años de mi edad, a mi padre le acaeció un desastre […], por el cual […] hubo de dejar la tierra, y fuese a los Yelbes [Gelves] cuando murió don García”.

En boca de Antona Pérez, la madre de Lázaro, el dato resulta poco fiable y, en ese sentido, carecería de relevancia para fechar la obra.

La entrada triunfal de Carlos V en Toledo

Carlos V de Alemania

La identificación de la entrada triunfal de Carlos V en Toledo y la celebración allí de Cortes plantea mayores problemas. El Emperador solo presidió dos Cortes generales entre 1500 y 1554: una en 1525 y otra en 1538-9. Las primeras transcurrieron en un ambiente bastante festivo, mientras que las segundas tuvieron que ser disueltas por el rey el 1 de febrero de 1539 por desavenencias con la nobleza, no mucho antes de la muerte de la Emperatriz en mayo del mismo año.

Las circunstancias de las Cortes de 1525, pues, parecen más acordes con los “grandes regocijos” con que se celebraron las mencionadas por Lázaro; no obstante, las de 1538-1539 podrían sugerir un paralelismo irónico con la deshonra del nuevo pregonero de Toledo.

Los “cuidados del rey de Francia”

Francisco I de Francia

Esta frase podría, en efecto, referirse a la prisión de Francisco I en Madrid hasta febrero de 1526, tras ser derrotado en Pavía un año antes. A este propósto, M. J. Asensio, aduciendo el testimonio de los historiadores contemporáneos, recuerda que el Emperador visitó al rey francés en la cárcel y se despidió aconsejándole que “no tuviese otros cuidados que el de su salud”. Sin embargo, la frase aplicada en el Lazarillo del protagonista, y no  a su salud, se deja también interpretar como proverbial, según aparece en un pasaje de una obra del médico Villalobos, que presenta elementos coincidentes con la novela: “Acuérdome que Hernando de Vega […] solía decir que se maravillaba mucho del rey de Francia cómo no despertaba todas las noches con cuidado que le había de tomar su reino.”

La expulsión de pobres  de Toledo

Aunque en 1546, a consecuencia de la sequía, se tomaron medidas para encarcelar a los mendigos, ya en 1525 las Cortes de Toledo habían disuesto medidas para “reformar y reprimir la licencia de pedir limosna”, en el curso de una incipiente polémica sobre la mendicidad. El espanto que pone a Lázaro ver la “procesión de pobres azotando” se explica mejor con las determinaciones de las Cortes que con las del municipio; pero en la novela se precisa la institución directamente responsable de la ley: el Ayuntamiento, no las Cortes; y, en cualquier caso, ninguna squía se halla en el origen de los debates de las Cortes de 1525.

Todas estas referencias históricas llevan a situar la acción del Lazarillo entre 1510 y 1546 y por tanto a proponer una fecha de redacción próxima a la de la impresión (1554) alrededor de 1552.

[Texto extraído de la edición del Lazarillo de Tormes a cargo de Bienvenido Morros para la editorial Vicens Vives.]
Anuncios