Comentario de texto romántico: El estudiante de Salamanca de José de Espronceda

 
 
Una calle estrecha y alta,
la calle del Ataúd
cual si de negro crespón,
lóbrego eterno capuz
la vistiera, siempre oscura
y de noche sin más luz
que la lámpara que alumbra
una imagen de Jesús, 
atraviesa el embozado
la espada en la mano aún, 
que lanzó vivo reflejo
al pasara frente a la cruz.
 
Cual suele la luna tras lóbrega nube
con franjas de plata bordarla en redor,
y luego si el viento la agita, la sube,
disuelta a los aires en blanco vapor:
 
Así vaga sombra de luz y de nieblas,
mística y aérea dudosa visión,
ya brilla, o la esconden las densas tinieblas
cual dulce esperanza, cual vana ilusión.
 
La noche sombría, la noche ya entrada,
la lámpara triste ya pronta a expirar,
que a veces alumbra la imagen sagrada
y a veces se esconde la sombra a aumentar.
 
El vago fantasma que acaso aparece,
y acaso se acerca con rápido pie,
y acaso en las sombras tal vez desaparece,
cual ánima en pena del hombre que fue,
 
al más temerario corazón de acero
recelo inspirara, pusiera pavor;
al más maldicente feroz bandolero
el rezo a los labios trajera el temor.
 
Mas no al embozado, que aún sangre su espada
destila, el fantasma terror infundió,
y, el arma en la mano con fuerza empuñada,
osado a su encuentro despacio avanzó.
 

Presentación

El fragmento pertenece a la primera parte de El estudiante de Salamanca de José de Espronceda. Es un poema narrativo en el que se refunden elementos de la tradición literaria como la leyenda de don Juan, el mundo de ultratumba y la visión de su propio entierro. En esta primera parte se dibuja la fisonomía del protagonista, en un ambiente sombrío y misterioso, que enlazará con la parte cuarta de la obra rompiendo la linealidad de la estructura.

Análisis del contenido

El tema del fragmento es la recreación de un ambiente tenebroso en el que un embozado audaz y un fantasma van a encontrarse. La temeridad del personaje y el elemento sobrenatural se funden en esta escena.

Se puede dividir el fragmento en tres partes:

a) Los doce primeros versos son una descripción de una calle en la oscuridad de la noche que es atravesada por un transeúnte embozado.

b) Cinco serventesios, descripción de una visión fantasmagórica que se pasea también por esa misma calle, que aparece y desaparece e inspira temor y recelo.

c) El último serventesio anuncia un próximo encuentro entre las dos figuras. El fragmento termina en un momento clave de la narración, dejando en suspense el desenlace: “osado a su encuentro despacio avanzó.

Análisis de la forma

A pesar de ser una escena breve, vemos ya el uso de la polimetría característico de la obra:

Los doce primeros versos de arte menor están estructurados en forma de romance, riman en asonante los pares y los impares quedan libres, con la particularidad de que tienen rima aguda (ataúd, capuz, luz, Jesús, aún, cruz…), característica del estilo de Espronceda. Aparecen encabalgamientos frecuentes: suaves (entre los versos 7 y 8 o entre los versos 11 y 12), y abruptos (versos 4 y 5).

Los siguientes versos son dodecasílabos y están estructurados en serventesios con rima consonante ABAB. También algunos versos terminan en sílaba aguda que, como en el caso anterior, aumentan la sonoridad de la estrofa. Se observan también encabalgamientos suaves (entre los versos 15 y 16, entre el 31 y 32) y abruptos (entre los versos 29 y 30 y entre el 33 y 34).

El ritmo marcado que se consigue con esta polimetría y con la rima aguda se refuerza con la utilización de figuras fónicas como la anáfora que producen una reiteración de elementos y un ritmo musical: “y acaso se acerca… (v.26)”; “y acaso en las sombras…(v. 27). En este sentido se producen también las simetrías binarias o bimembraciones: “ya brilla, o la esconden” (v. 19); “cual dulce esperanza, cual vana ilusión; la calle sombría / la noche ya entrada; que a veces alumbra… y a veces se esconde (v. 20-24)”.

El texto es una muestra típica de construcción romántica en la que podemos analizar los siguientes elementos:

a) Recreación de un ambiente nocturno y tenebroso: “calle del Ataúd, noche oscura, lóbrega nube, densas tinieblas”, etc.

b) Gusto por lo misterioso, lo fantasmal y lo etéreo (“mística, aérea visión, vago fantasma, ánima en pena”, etc.)

c) Retrato del personaje temerario: don Félix de Montemas, el caballero embozado que acaba de matar a alguien y que descubre una figura fantasmagórica frente a la que no siente miedo, sino curiosidad.

El texto presenta desajustes sintácticos, oraciones largas y complejas con un gran hipérbaton. Con ello se pretende mostrar una escena dinámica e intensa. La primera oración corresponde a los doce primeros versos. El sujeto de esta oración aparece en el verso 9. El resultado de ordenar el hipérbaton sería: “El embozado atraviesa una calle estrella y alta, la calle del Ataúd, cual si un lóbrego eterno capuz la vistiera de negro crespón, siempre oscura y de noche sin más luz que la lámpara que alumbra la imagen de Jesús, (el embozado lleva) la espada en la mano aún, que lanzó vivo reflejo al pasar frente a la cruz.”

Los dos primeros serventesios forman parte también de una unidad temática y sintáctica; el primero forma una proposición subordinada comparativa (“cual suele la luna…”) cuyo segundo elemento se encuentra en el segundo serventesio (“así vaga sombra…”).

En los tres últimos serventesios también hay una correlación sintáctica. El primer serventesio incluye el sujeto (“el vago fantasma”), en el segundo se encuentra el predicado (“inspira recelo al más temerario corazón de acero”) y una oración yuxtapuesta (“pusiera pavor”). El tercer serventesio incluye una oración coordinada adversativa con la anterior que podría resumirse así: “mas el fantasma no infundió terror al embozado”.

En cuanto al léxico utilizado, aparecen palabras que provocan fuertes imágenes con gran poder evocador y dinamismo. Es especialmente significativa la adjetivación antepuesta y prolija, como suele serlo siempre en Espronceda: “negro crespón, lóbrego eterno capuz, siempre oscura, vivo reflejo, lóbrega luna, blanco vapor, mística y aérea dudosa visión, densas tinieblas, dulce esperanza, vana ilusión…” Todos estos adjetivos refuerzan la antítesis oscuridad/ luz que atraviesa todo el fragmento, además de contribuir a generar un ambiente netamente romántico donde la noche y el misterio lo envuelven todo.  Cabe destacar también la adjetivación que caracteriza al protagonista: “temerario, maldiciente, feroz, osado…” típicos del héroe romántico.

Los sustantivos del texto giran también en torno a un campo semántico de luz y sombras: noche (“luna, nube, nieblas”), sombras (“tinieblas, fantasma”), luz (“lámpara, reflejo”).

Por último, hay que señalar la utilización de figuras retóricas que presentan el ambiente  tenebroso y oscuro a través de comparaciones (“cual si de negro…” (v.3); “cual dulce esperanza…” (v. 20) y antítesis (“oscura / luz; luz/ nieblas; aparece/ desaparece”).

Conclusión

En conclusión, la escena tiene un colorido romántico efectista: la noche y el misterio sobrenatural y fantasmagórico unidos en unos versos llenos de recursos retóricos y cambios narrativos. Es un poema lleno de énfasis, versificación polimétrica y tópicos románticos como: profusión de adjetivos, simetrías y yuxtaposiciones, un espíritu rebelde y temerario que se desprende de la temática y continuos cambios de ritmo. El texto es, sin duda, muestra representativa del gusto romántico.

[Fuente: Alonso Fernández Santos, Antonio López Martínez, Pedro Lumbreras García, Azucena Pérez Tolón, Literatura 2º, Editorial Magisterio Casals, 1992. Imagen: territoriovacio.blogspot.com]
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Curso 2015-2016, El placer de leer, Literatura y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Comentario de texto romántico: El estudiante de Salamanca de José de Espronceda

  1. Sônia rosina dos santos dijo:

    Me ayudo muchisimo! Gracias.

  2. TORTUUUGAAA. dijo:

    Está genial. Enhorabuena.

  3. garcia dijo:

    “Tenkiu”:) Me ayudo reharto, muchísimas gracias

  4. Chiki Tolentino dijo:

    Me ayudó un montón en mi tarea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s