La prosa del siglo XVIII: los novelistas

3383_2

Como hemos visto antes, la prosa española del siglo XVIII es fundamentalmente didáctica.   La prosa narrativa solo sirvió de pretexto, en sus escasas manifestaciones, para un discurso expositivo de carácter teórico o moral. Varias razones explican este hecho:

  • La consideración de que la literatura debía estar al servicio de la utilidad pública.
  • La devaluación del artificio y, de manera general, del carácter lúdico de la escritura.
  • La secularización del arte.
  • La creciente condena del entretenimiento que conlleva la ficción narrativa y el peligro moral que comporta, y que culmina con la prohibición, inoperante, claro, de la novela en 1799.

El primer cuarto de siglo es una prolongación del siglo XVII, sus géneros y sus formas. Los modelos que gravitan sobre la prosa del XVIII son Gracián y Quevedo; muestra de su apreciación en el periodo 1700-1729 son las cinco ediciones del Criticón y las siete de los Sueños. Es un periodo de escaso valor literario.

En el segundo cuarto de siglo, el autor de prosa narrativa de mayor relieve será Diego de Torres Villarroel. En el tercer cuarto de siglo, aparecen los primeros autores del reinado de Carlos III  (destaca el Padre Isla) y comienzan los que llenarán el último cuarto de siglo: Montengón y Mor de Fuentes.

Diego de Torres Villarroel (1694-1770)

04_s-3La biografía de Diego de Torres Villaroel ha sido normalmente deformada hasta el punto de considerar a este autor como un “pícaro estrafalario”, básicamente por no haber diferenciado el plano de la ficción y el de la realidad en su Vida, novela autobiográfica construida a modo de máscara de su realidad vital que, incluso entre los especialistas, se identificó con la historia real de Diego de Torres Villarroel.

La biografía de Torres es la historia de una lucha por el triunfo social, a contracorriente de un sistema de valores que lo obstaculizaba. El humilde hijo de libreros y pobre estudiante mateísta encuentra en 1718 su rumbo y sus armas de combate. Comenzaba a publicar sus almanaques, instrumento básico de una alianza decisiva con el público, y a construirse paralelamente una personalidad intelectual socialmente respetable: 1718 es también la fecha de su primera y provisional vinculación docente a la Universidad, como profesor sustituto de la cátedra de astrología y matemáticas. Con este bagaje emprende, dos años después, la conquista de la Corte.

01_t

Vista actual de la salmantina calle de Libreros donde nació Torres Villarroel.

Su personalidad literaria madura en esta etapa madrileña (1720-1726) en la hubo menos frivolidad de la que traslucen algunos pasajes de la Vida. Frecuenta tertulias de la nobleza en las que desde fines del XVII se debatían las novedades científicas y filosóficas; en el Hospital General reanuda y amplía sus estudios de medicina y, sobre todo, publica sus primeras obras mayores, destinadas a labrarse un prestigio intelectual que sirviera de contrapeso docto al progresivo éxito popular del Gran Piscator. En 1724, dos años antes de que Feijoo alumbre el primer tomo de su Teatro Crítico, publica Viaje fantástico (cuya ampliación dará lugar en 1738 a Anatomía de todo lo visible y lo invisible), donde se sirve del marco onírico para traducir a síntesis divulgadora el modelo de los Compendia científicos, muy sujeto aún a los saberes escolásticos, aunque no falten destellos de la nueva mentalidad. De profunda y sorprendente originalidad es Correo del otro mundo (1725), otro sueño en el que vierte una sugerente autorreflexión sobre su trayectoria personal y su actitud ante el pensamiento, la ciencia y la moral. De 1726 es El ermitaño y Torres (continuado el mismo año con La suma medicina o piedra filosofal del ermitaño), donde exhiben sus conocimientos de farmacopea, se distancia —mientras los divulga—de los principios alquímicos, y opina sobre autores y libros. Algunos opúsculos de menor entidad amplían su labor divulgadora y reafirman su alianza con el público. No hay materia ajena al interés de este profesor de masas, cuyos no siempre ortodoxos saberes conviven con una inagotable capacidad de diversión y de burla.

Son años de fecundidad, pero también de dura batalla para defender la posición conquistada. La celebridad suscita por doquier envidias y recelos, y deja una estela de sinsabores. Le llueven los ataques. Se intenta prohibir la publicación de sus almanaques. El clamoroso éxito popular de estos, sobre todo desde que se le atribuyó la predicción de la muerte de Luis I (1724), despierta la alarma y atrae la crítica de intelectuales de peso como Feijoo, el médico Martín Martínez o el P. Isla. Con ellos se vio envuelto en la más sonada de sus numerosas polémicas autodefensivas. Su incontrolable independencia lo convierte en huésped molesto de la Corte, y recibe poderosas presiones para abandonarla y orientar su vida profesional por cauces más tradicionales y menos libres.

Esferas celestes de la biblioteca universitaria salmantina. En primer término, la de Robert de Vaugondy (1751), comprada por Torres.

Esferas celestes de la biblioteca universitaria salmantina. En primer término, la de Robert de Vaugondy (1751), comprada por Torres.

En octubre de 1726 Torres regresa a Salamanca para ganar tumultuosamente las oposiciones a la cátedra de matemáticas e iniciar unas relaciones perpetuamente tormentosas con el claustro universitario. Nuevas obras importantes se suceden de inmediato. Tal vez hay afán de venganza en el retablo crítico que de Madrid ofrece en las tres partes de Visiones y visitas de Torres con Quevedo por la Corte (1727-8), el más famoso de sus sueños. A la misma modalidad pertenece La barca de Aqueronte, que ya estaba compuesta en 1731, aunque no se publique hasta 1743. La línea de divulgación culmina en 1730 con Vida natural y católica, compendio de su visión armonizadora de cuerpo y alma, ciencia y fe, expurgado trece años después por orden de la Inqusición. Pero mucho antes de este suceso Torres pudo ya comprobar que sus enemigos no estaban dispuestos a dejarle disfrutar de la fama y el bienestar alcanzados. De 1732 a 1734 sufre un severo e injusto destierro en Portugal, sin juicio ni posibilidad de defenderse. Recuerdo sombrío de este suceso se proyecta aún en algunos pasajes de Los desahuciados del mundo y de la gloria (1736-7), que cierra el ciclo de los sueños y aun de las obras mayores, con la excepción de la Vida.

 La orgullosa defensa de Torres consistirá en exhibir y reafirmar su entero ser: publicar sus obras y contar su vida. En 1738 emprende la tarea de recogen en varios volúmenes sus principales textos, y la culmina en 1743 con la primera entrega de la Vida. Pero el 25 de julio del mismo año, un edicto de la Inquisición ordenaba retirar y expurgar Vida natural y católica. Este temeroso tropiezo, con lo que implicaba de nueva y gravísima derrota ante sus enemigos, empujó a Torres a una larga y terrible depresión —seguida de una apoplejía — que minó su admirable vitalidad, quitó el aliento a su capacidad creativa, lo llevó al sacerdocio (1745) y cambió su vida. Con semejante reacción a la que tuvo tras el  destierro, edita en 1752 los catorce tomos de sus Obras completas; pero en adelante solo escribirá las dos nuevas entregas de la Vida, algunos breves opúsculos y los imprescindibles almanaques, hasta que son definitivamente prohibidos en 1767.

Quedaba así definitivamente cerrada una obra solo en apariencia abigarrada y heterogénea, pues le confiere profunda unidad un yo omnipresente dotado, aun en su complejidad, de una coherente visión del mundo y del hombre.

PARA LOS QUE QUIERAN SABER MÁS…

La Biblioteca Virtual Cervantes nos ofrece, de nuevo, una página dedicada a Torres Villarroel. En ella se pueden consultar datos sobre su vida, su obra, así como diferentes estudios sobre el escritor:

Torres

Este vídeo de la Radio Televisión de Castilla La Mancha nos permite conocer la agitada biografía de Torres Villarroel:

El programa de radio Zona Cero nos ilustra también sobre la vida y las obras de Torres Villarroel:

José Francisco de Isla (1703-1781)

01_francisco_isla_sJosé Francisco de Isla nació en 1703 en Vidanes, un pueblo de León y murió en Bolonia en 1781. A los dieciséis años ingresó en la Compañía de Jesús, a la que pertenecería hasta su muerte. Como sus demás compañeros, abandonó España en 1767 al producirse la expulsión de los jesuitas. Hasta ese momento, Isla había sido orador sagrado, pero sobre todo profesor de Sagrada Escritura en distintos colegios de la Compañía.

Dada la trascendencia de su obra, Historia del famoso predicador Fray Gerundio de Campazas, alias Zotes (1758), como novela y, sobre todo, como sátira didáctica del mal uso de la oratoria y del espíritu retrógrado por parte de algunos clérigos, la mayoría de los biógrafos centran el estudio de su vida en relación on las vicisitudes, contenidos y repercusiones de la misma.

PARA SABER MÁS…

La Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes nos ayuda de nuevo en nuestras investigaciones y trabajos. Abundante material sobre su obra y sobre su vida.

Isla

[Fuentes: BLECUA, José Manuel [et al.] (2008), Lengua castellana y Literatura 1º, Madrid: Editorial SM; FERNÁNDEZ  SANTOS, Alonso [et al.] (1992), Literatura 2º, Barcelona: Magisterio Casals; ARROYO CANTÓN, Carlos [et al.] (2006), Lengua castellana y Literatura 1º de Bachillerato, Madrid: Oxford; GARCÍA MADRAZO, Pilar [et al.], (2008) Lengua castellana y literatura 1º de Bachillerato, Zaragoza: Edelvives. Proyecto Zoom;  MELÉNDEZ, Isabel [et al.], (1996) Lengua y literatura castellana 4º ESO, Madrid: ESLA; PASCUAL, José A. [et al.](2008) Lengua y literatura 1º Bachillerato, Madrid: Santillana; ESCRIBANO, Elena [et al.](2008), Lengua castellana y Literatura 1º Bachillerato, VALENCIA: ECIR; MARTÍ, S. [et al.] (2002), Lengua castellana y Literatura 1º Bachillerato, Barcelona: Teide.]
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Curso 2015-2016, El placer de leer, Enriquecimiento curricular, Literatura, Saber más y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s