La poesía del XVIII: Juan Meléndez Valdés (1754-1817)

Juan Meléndez Valdés, Francisco de Goya (es.wikipedia.org)

Meléndez Valdés es el poeta más destacado del siglo XVIII. Escribió varios géneros, pero sobre todo son famosas sus Anacreónticas, una poesía sensual, epicúrea, cuyos temas giran en torno  a la alegoría del amor envuelta en una escenografía clave: arroyos, grutas, bosques, aves como el ruiseñor y la paloma y algunos elementos mitológicos. Entre sus odas destacan A una fuente, en la que expresa su amor por la naturaleza; Filis o De la Primavera. Sus modelos son Garcilaso y Fray Luis. Más tarde, por influencia de Jovellanos, trata temas filosóficos de carácter moral y social, es el caso de su epístola: El filósofo en el campo o a un ministro sobre la beneficencia.

Como siempre, la Biblioteca Virtual Cervantes nos ofrece una excelente página con fiable información de su vida y su obra:

¿Os habéis quedado intrigados/as cuando hemos hablado en clase de las Anacreónticas?  Leamos una oda anacreóntica de Meléndez Valdés titulada El amor mariposa:


                                                   Viendo el Amor un día
                                                   que mil lindas zagalas
                                                   huían de él medrosas
                                                   por mirarle con armas,
                                                  dicen que, de picado,
                                                  les juró la venganza,
                                                  y una burla les hizo,
                                                 como suya, extremada.
                                                 Tornóse en mariposa,
                                                 los bracitos en alas,
                                                 y los pies ternezuelos
                                                 en patitas doradas.
                                                 ¡Oh! ¡qué bien que parece!
                                                 ¡Oh! ¡qué suelto que vaga,
                                                 y ante el sol hace alarde
                                                 de su púrpura y nácar!
                                                 Ya en el valle se pierde,
                                                 ya en una flor se para,
                                                 ya otra besa festivo,
                                                 y otra ronda y halaga.
                                                Las zagalas, al verle,
                                                por sus vuelos y gracia
                                                mariposa le juzgan,
                                                y en seguirle no tardan.
                                               Una a cogerle llega
                                                y él la burla y se escapa;
                                                otra en pos va corriendo,
                                                y otra simple le llama,
                                                despertando el bullicio
                                                de tan loca algazara
                                                en sus pechos incautos
                                                la ternura más grata.
                                               Ya que juntas las mira
                                               dando alegres risadas
                                               súbito Amor se muestra
                                               y a todas las abrasa.
                                               Mas las alas ligeras
                                               en los hombros por gala
                                               se guardó el fementido,
                                               y así a todos alcanza.
                                               También de mariposa
                                               le quedó la inconstancia:
                                               llega, hiere, y de un pecho
                                               a herir otro se pasa.

¿Os apetece leer más obras de este autor? Pinchad aquí, están todas.

[Fuentes: FERNÁNDEZ  SANTOS, Alonso [et al.] (1992), Literatura 2º, Barcelona: Magisterio Casals; ARROYO CANTÓN, Carlos [et al.] (2006), Lengua castellana y Literatura 1º de Bachillerato, Madrid: Oxford; GARCÍA MADRAZO, Pilar [et al.], (2008) Lengua castellana y literatura 1º de Bachillerato, Zaragoza: Edelvives. Proyecto Zoom;  MELÉNDEZ, Isabel [et al.], (1996) Lengua y literatura castellana 4º ESO,Madrid: ESLA; PASCUAL, José A. [et al.](2008) Lengua y literatura 1º Bachillerato, Madrid: Santillana.]
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Literatura y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s