“Ni miento ni me arrepiento” : Jorge Manrique

Monumento a Jorge Manrique en Segura de la Sierra (favataragora.com)


“Ni miento ni me arrepiento” fue la divisa que llevó Jorge Manrique

 

GLOSA A SU MOTE QUE DICE: “NI MIENTO NI ME ARREPIENTO” 

Ni miento ni me arrepiento,
ni digo ni me desdigo,
ni estoy triste ni contento,
ni reclamo ni consiento,
ni fío ni desconfío;
ni bien vivo ni bien muero,
ni soy ajeno ni mío,
ni me venzo ni porfío,
ni espero ni desespero.
Jorge Manrique
 

Jorge Manrique, sobrino del escritor Gómez Manrique y miembro de una familia fuertemente involucrada en la política y en la milicia, es el máximo representante de la lírica castellana del siglo XV. Para aquellos que siente un inusitado interés por las vidas ajenas, les propongo que abandonen por un momento los programas de cotilleos y se adentren en la vida de este soldado valeroso, amante desgraciado y gran poeta:

 Poco sabemos de la vida de Jorge Manrique. Tan poco que ni siquiera podemos afirmar con seguridad el lugar y la fecha de su nacimiento. Todos los biógrafos admiten como verosímil que naciera en la villa palentina de Paredes de Nava, feudo de su padre, don Rodrigo en 1440. Pero ni un dato ni otro están respaldados por prueba documental alguna.
Don Rodrigo Manrique pertenecía a la casa de los Lara que desempeñó un papel importante en las luchas nobiliarias del siglo XV. La madre, doña Mencía de Figueroa, estaba también emparentada con importantes personalidades de la época entre las que destaca el marqués de Santillana. 
La infancia de Jorge Manrique transcurre en Segura de la Sierra. Pronto el joven vástago de los Lara se incorporó al ejercicio de las armas. Su vida aparece oculta hasta 14565, año en que obtuvo la encomienda de Montizón e intervino, siempre a las órdenes de don Rodrigo, en la agitada vida política de su tiempo. Medió para solventar el conflicto entre su padre, que había alcanzado el maestrazgo de la orden en Uclés, y don Alonso de Cárdenas, que había sido nombrado maestre de Santiago en León. Fue trece de dicha orden.
Durante la guerra civil que siguió a la muerte de Enrique IV, los Manrique tomaron partido por los Reyes Católicos y nuestro poeta mandó la retaguardia en la batalla de Uclés (1476), ganada por don Rodrigo a los miembros que apoyaban a Juana la Beltraneja.
En 1479 se casó con doña Guiomar de Castañeda, hermana de su madrastra. Muy poco sabemos de su vida familiar e íntima. Los únicos vestigios son dos poemas dedicados a su mujer y unos versos procaces contra su cuñada y madrastra. Suponen algunos críticos que el matrimonio, del que nacieron dos hijos, no fue feliz. Parece, no obstante, que no hubo otros amores en la vida del poeta.
La muerte le sobrevino en un hecho de armas. Había sido nombrado capitán de las Hermandades de Toledo y se le ordenó combatir en las fortalezas de Chinchilla, Alarcón, Belmonte y Garci-Muñoz. El 24 de abril murió en en una escaramuza menor en el asalto de la fortaleza de Garci-Muñoz.
 
PEDRAZA, Felipe B. y RODRÍGUEZ, Milagros (1984) Manual de Literatura española, Edad Media, vol. 1, Pamplona: Cenlit.

Su obra es bastante reducida. La constituyen unas cincuenta composiciones en arte real octosílabo, la mayoría de los cuales son poemas amorosos de circunstancias. Pero su notoria fama se debe, quizá, a una sola obra, muy alejada de la temática amorosa de las Coplas a la muerte de su padre.

Las Coplas, compuestas por cuarenta estrofas de pie quebrado, son una de las elegías más emotivas de nuestra literatura. En ellas están presentes algunas de las ideas que avanzan la visión del mundo propia del humanismo, base del Renacimiento del siglo XVI. Manrique reflexiona sobre lo inexorable de la muerte, que es algo consustancial a la vida, sobre la fugacidad de las glorias terrenales y sobre la perdurabilidad del individuo en la memoria de los demás, como consuelo ante la idea de la muerte absoluta.

musicoterapiagermansabogal

¿Te da pereza leer las Coplas? ¿Prefieres que un actor las recite para ti? No te las pierdas por vago/a. Escucha las Coplas a la muerte de su padre de Jorge Manrique relajadamente. Simplemente, haz clic en el bebé.

Hemos estado comentando las Coplas en clase (a la velocidad de vértigo que nos impone este loco temario), pero quizás os venga bien este comentario de las Coplas, elaborado por las profesoras Lourdes Domenech y Ana Romeo. Si queréis, podéis consultar  el comentario literario de la Copla III de las mismas autoras.

Podéis recordar la teoría y practicar alguna actividad aquí. Estas actividades del Proyecto Ciceros también os pueden venir bien. Puedes repasar todo lo demás, pero las actividades sobre Jorge Manrique aparecen en el número 11. Éstas otras también están muy bien.

Un libro interactivo elaborado por Manuel Guerrero os puede ayudar a repasar. Ya sabéis, haced clic en la imagen:

Para los que les gusten las versiones cantadas, pueden escuchar la de Paco Ibáñez:

Si os han gustado las Coplas (y aunque no), quizás os guste también esta “versión actualizada” del poeta Luis García Montero titulada Coplas a la muerte de un colega. Hay también  una versión de este poema cantado por el grupo punky granadino TNT. Podéis oírla y leerla aquí


 
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Literatura. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s