Fray Luis de León: Beatus ille

Monumento a Fray Luis de León en Salamanca (angellapresta.wordpress.com)

Otro de los poetas renacentistas que estudiamos este año es fray Luis de León. Seguro que alguno de vosotros se ha sentido identificado con este hombre de carácter difícil que buscaba la paz y la tranquilidad y que la encontraba en la amistad, la naturaleza, la contemplación del firmamento y la música.

Aquí podéis encontrar más datos sobre su vida y su obra, así como elementos que os sirvan para repasar o profundizar vuestros conocimientos sobre la obra de fray Luis.

LA VIDA DE FRAY LUIS DE LEÓN

Aula-antigua-uso.jpgFray Luis de León fue un verdadero rebelde en su época. Nació en Belmonte (Cuenca) en 1527), en una familia con antepasados judeoconversos. Profesó como fraile agustino y consiguió la cátedra de Sagrada Escritura en la Universidad de Salamanca, siempre fue vigilado por el Tribunal de la Inquisición. En 1572, fue denunciado, y tras polémicas y desavenencias con los dominicos, por traducir el Cantar de los Cantares al castellano y por comentar la Biblia en hebreo (y no en el latín de La Vulgata, como prescribía el Concilio de Trento). Estuvo encarcelado cinco años (1572-1577). Liberado, sin cargos, se incorporó a la docencia e inició su primera clase con el mítico “Decíamos ayer…”

En 1579 consiguió la cátedra de Biblia de la Universidad de Salamanca. Fue elegido provincial de su orden. Murió en 1591 en Madrigal de las Altas Torres.

Podéis ver este vídeo de la Radio y Televisión de Castilla y León donde se resumen los hechos principales de su vida:

INFLUENCIAS FILOSÓFICAS Y POÉTICAS

Fray Luis cultivó su poesía —y también sus obras en prosa— en el marco del auge de la literatura espiritual que caracterizó la segunda mitad del siglo XVI

En la poesía de fray Luis de León influyeron las principales corrientes de pensamiento de la época:

Neoplatonismo

El neoplatonismo es una doctrina filosófica que procede de Egipto. Su principal representante fue Plotino (siglo III). En el Renacimiento italiano el neoplatonismo influyó sobre Marsilio Ficino, Pietro Bembo y Pico della Mirandola.

Los neoplatónicos creen en la existencia del Uno (identificable con Dios y con todo lo absoluto y perfecto), que ha hecho surgir por emanación a todos los demás seres.

Esta escuela filosófica propugnaba una visión idealizada del universo, la naturaleza y el hombre, en los que es posible percibir la condición del Creador. Para fray Luis, la música y la poesía humanas son un intento de imitación de la música divina: la armonía que rige el universo. En este orden de cosas, el hombre se halla rodeado de una oscuridad que le impide conocer a Dios si no alza la vista a las luminarias celestes.

Pitagorismo

En la concepción pitagórica, todo puede reducirse a números, incluidos los elementos musicales. A cada cuerpo celeste le corresponde un número y produce, al moverse, un sonido que concuerda con el de los demás astros y, así, se va conformando una melodía perfecta. El alma debe ascender a las esferas superiores, momento en el que experimenta la mayor dicha, pues contempla al ser divino.

Estoicismo

Esta filosofía propugnaba la capacidad del hombre para vencer las pasiones (el amor, el odio, la esperanza y el miedo) y conseguir  así la paz y el temple necesarios para afrontar los avatares de la vida. La tranquilidad y el bien se pueden alcanzar, entre otros medios, a través del conocimiento de uno mismo y llevando una existencia apartada.

EL BEATUS ILLE Y LA VIDA RETIRADA

La temática de las cuarenta composiciones líricas de fray Luis de León se centró en el anhelo de la paz espiritual: vivir para Dios, buscar la paz y la libertad en la soledad de la naturaleza, en la armonía de la música, en la riqueza. Fray Luis es un ejemplo palmario de la imitatio renacentista: es el poeta del siglo XVI que mejor supo armonizar el mundo clásico — al griego Homero y a los latinos Horacio y Virgilio— y la literatura italiana del Quattrocento con la tradición bíblica Se impregnó del amor a la naturaleza, como refugio de los males de la sociedad.

En su búsqueda de la paz interior, fray Luis recurrió al beatus ille (“feliz aquel”), tópico clásico cuyo origen se remonta a Horacio. Con él expresa el anhelo por la vida retirada en la paz del campo frente al ajetreo de la vida en las ciudades, así como el desprecio por la ambición que mueve a quienes desean medrar en ellas (es decir, el otium frente al negotium).

Este anhelo de paz interior enlaza con la idea de que el contacto del hombre con la naturaleza lo acerca al Creador y lo aleja de las tentaciones mundanas; es un paso en la búsqueda de Dios y del ambiente necesario para la creación.

LA OBRA POÉTICA DE FRAY LUIS

La mayor parte de sus obras poéticas son odas que, curiosamente, no fueron publicadas durante su vida, sino cuarenta años después de su muerte por Francisco de Quevedo. Fray Luis demuestra en sus obras ser un gran clásico, como lo fue Garcilaso en la primera mitad del siglo.

Oda a la vida retirada

Es una composición poética que consta de 40 liras, en la que fray Luis de León imita la más famosa oda de Horacio quien, recreando el tópico del Beatus ille, elogia la vida campestre, cercana a la naturaleza y alejada de las riquezas y vanidades del mundo, ideal que también comparte nuestro poeta. Podéis escucharla en una magnífica lectura (desafortunadamente, desconozco quién es el actor que lo ha leído, pero es fantástico.)

Otras famosas odas de fray Luis de León

La Oda a la noche serena, A Francisco de Salinas y el tercer poema dedicado a Felipe Ruiz (¿Cuándo será que pueda?) recogen el deseo de fray Luis de contemplar la armonía divina. Aunque fray Luis nunca fue un místico, sino un asceta que no alcanzó la culminación del proceso espiritual de identificación con Dios, en estos poemas consigue transmitir el sentimiento de unión con lo absoluto.

En el caso de la Oda a la noche serena, la belleza y la armonía del universo ayudan al poeta a acercarse a la plenitud.

En la segunda de estas odas, fray Luis alaba la música de su amigo Francisco salinas, compositor y humanista, y colega de fray Luis en el claustro de la Universidad de Salamanca.  En ella el poeta expresa los efectos físicos y espirituales que, a su juicio, produce esta música sobre el que la escucha.

Odas religiosas (En la Ascensión y Morada del cielo) y alguna de asunto épico, como Profecía del Tajo, acerca del tema tradicional del rey don Rodrigo y la pérdida de España.

EL ESTILO DE FRAY LUIS DE LEÓN

La imitación de los modelos latinos se plasma en un estilo armonioso y dulce, donde los versos, agrupados principalmente en liras garcilasianas, se desgranan con una evidente sensación de espontaneidad, de tal modo que parecen surgidos sin esfuerzo. El propio fray Luis quiso quitar mérito a su producción poética: “en mi mocedad se me cayeron de las manos estas obrecillas”. Sin embargo, sabemos cuánto trabajó en pulir todo lo que escribía y en intentar lograr para el castellano la misma consideración de lengua culta que gozaba el latín.

Es consciente de su esfuerzo de fino estilista —”Faltan palabras a la lengua para los sentimientos del alma”—: “es nuevo y camino no usado por los que escriben en esta lengua poner en ella número [ritmo], levantándola del decaimiento ordinario”, afirma en De los nombres de Cristo; y continúa en la Exposición del Libro de Job: “lo que se habla con elocuencia […] es oído con atención y deseo” porque “al que razona concertada y provechosamente, los oyentes, como interiores y sujetos lo oyen, y con la copla de sus palabras escogidas y bien puestas, cae en sus oídos, y de sus oídos pasa al ama, y cría en ella juicios y voluntades, y movimientos buenos y santos; y óyenle con sed y con gusto, y apetece oírle si cala, y cuando calla, le piden y demandan que hable.”

Algunos de los rasgos que destacan en sus obras son:

  • Una cuidada selección léxica.
  • Una constante simetría en la construcción de las estrofas.
  • Violentos encabalgamientos.
  • Intensa presencia del yo del autor.
  • Abundantes recursos retóricos: hipérbaton, paralelismo, polisíndeton, asíndeton y anáforas.
  • Su poesía está dirigida a una segunda persona, ello explica el carácter conversacional que suelen tener: abundantes exhortaciones, preguntas retóricas, enumeraciones, etc.

SABER MÁS…

Como hemos visto, fray Luis de León es una figura indispensable para entender el Renacimiento español, la página web de la Biblioteca Virtual Cervantes nos ofrece abundante material para facilitar la lectura y el conocimiento de la obra de fray Luis. Ya sabes, haz clic en la imagen.

De nuevo la página web de la Universidad de Oklahoma, realizada por el profesor Robert L. Lauer, contiene también excelente información sobre el autor.

El blog del programa de TVE El escarabajo verde dedica una entrada a “la poesía jardinera” de fray Luis. Una manera muy interesante de leer la obra de este autor.

Para los interesados en la música os incluyo un podcast del programa de Radio Clásica  Todas las mañanas del mundo donde se recuerda al gran maestro madrileño Conrado del Campo, que incluye un fragmento de la Oda a Salinas de fray Luis de León. Obras de Stefano Landi, Michel Blavet, Boismortier, Francesco Morlacchi y Darius Milhaud.

LEER A FRAY LUIS DE LEÓN

Si lo poquito que hemos leído en clase te ha sabido a eso, a poco, puedes consultar en una edición digital las obras de fray Luis de León:

ACTIVIDADES SOBRE FRAY LUIS

 

[Fuentes: BLECUA, José Manuel [et al.] (2008), Lengua castellana y Literatura 1º, Madrid: Editorial SM; FERNÁNDEZ  SANTOS, Alonso [et al.] (1992), Literatura 2º, Barcelona: Magisterio Casals; ARROYO CANTÓN, Carlos [et al.] (2006), Lengua castellana y Literatura 1º de Bachillerato, Madrid: Oxford; GARCÍA MADRAZO, Pilar [et al.], (2008) Lengua castellana y literatura 1º de Bachillerato, Zaragoza: Edelvives. Proyecto Zoom;  MELÉNDEZ, Isabel [et al.], (1996) Lengua y literatura castellana 4º ESO, Madrid: ESLA; PASCUAL, José A. [et al.](2008) Lengua y literatura 1º Bachillerato, Madrid: Santillana; ESCRIBANO, Elena [et al.](2008), Lengua castellana y Literatura 1º Bachillerato, VALENCIA: ECIR; MARTÍ, S. [et al.] (2002), Lengua castellana y Literatura 1º Bachillerato, Barcelona: Teide; MARTÍ, S. [et al.] (2015) Lengua castellana y Literatura 1º Bachillerato, Barcelona: Teide; MATEOS DONAIRE, E. [et al.] (2015), Lengua castellana y literatura 1º Bachillerato, Madrid: McGrawHill; RIQUELME, J. [et al.] (2015), Lengua castellana y literatura 1º Bachillerato, Valencia: Micomicona; GARCÍA GUTIÉRREZ, M. [et al.] (2015), Lengua castellana y Literatura 1º Bachillerato. Serie Comenta, Madrid: Santillana; GUTIÉRREZ, S. [et al.] (2015) Lengua castellana y Literatura 1º Bachillerato, Madrid: Anaya.]

 

Enriquecimiento


 

Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Garcilaso de la Vega Fans Club

Supuesto retrato de Garcilaso de la Vega (data.bnf.fr)

“La trabazón de sus miembros igual, el rostro apacible con gravedad, la frente dilatada con majestad, los ojos vivísimos con sosiego, y todo el talle tal, que aun los que no lo conocían, viéndole le juzgaran por hombre principal y esforzado, porque resultaba de él una hermosura verdaderamente viril”.

Así describía Tomás Tamayo y Varga al joven Garcilaso, en la coronación de Carlos V. Garcilaso de la Vega representó el ideal del cortesano humanista del Renacimiento: hombre de armas y de letras. Polígloto —aprendió latín y griego, y se defendía en el italiano de la Toscana y en francés—, alcanzó fama su destreza con la cítara, el arpa y el laúd.

El ideal del caballero de la época fue descrito por Baltasar de Castiglione en El cortesano (1528):

“Y así, nuestro cortesano, además de buen linaje, quiero que tenga buen ingenio, y sea gentil hombre de rostro y de buena disposición de cuerpo, y alcance una cierta gracia en su gesto y un buen aspecto que le haga luego parecer bien a primera vista para que sea de todos amado. […] El principal y más propio oficio del cortesano debe ser el de las armas, las cuales debe tratar con viveza y gallardía para que su señor le considere un hombre esforzado y fiel y para alcanzar la fama de sus buenas condiciones con las armas si en todo momento y en todo lugar se comporta así […] Sobre su alma, bastará con que sea hombre de bien y limpio en sus costumbres, porque en estas virtudes se contiene la prudencia, la bondad, el esfuerzo y la moderación. Para alcanzar esto basta con querer ser bueno puesto que aquellos que no desean otra cosa sino ser buenos, fácilmente alcanzan la ciencia necesaria para serlo. Pero además de la bondad, el aderezo sustancial y principal del alma es el estudio de las letras”

No deja de resultar curioso que Garcilaso no escribiese ni un solo verso épico, sobre todo, habiendo sido nombrado, en 1520, contino del emperador Carlos I, esto es, uno de los cien nobles que guardaban el palacio del rey y lo acompañaban como cohorte regia. Nuestro poeta eligió cultivar solo la palabra del amor.

Al estallar la guerra de los comuneros de Castilla, luchó, defendiendo los intereses del rey, contra su propio hermano mayor, Pero Laso de la Vega, que es desterrado temporalmente a Portugal. Garcilaso es premiado con la orden de Santiago en 1523.

Una mujer para el matrimonio: etapa inicial cancioneril

En 1525, por orden del emperador, se casó con Elena de Zúñiga, dama de la infanta Leonor, hermana del rey: una boda de compromiso, como era habitual. El suegro de Garcilaso es un alto funcionario palatino: la dote, por patrocinio real, es de más de dos millones y medio de maravedíes —una auténtica fortuna: un euro equivale más o menos a nueve maravedíes, así que, echad cuentas— y el joven obtiene una mejora en su sueldo de contino.

En su primera etapa de poeta, Garcilaso no personaliza su poesía: no escribe ni un solo poema dirigido a su mujer. Cultiva una poesía cancioneril, con huellas del siglo XV.

Una primera musa para la poesía: etapa de transición poética

Apenas un año después, en 1526, asiste a las bodas del rey en Sevilla. Allí conoce a Isabel de Freyre, una hermosísima dama portuguesa del séquito de la reina Isabel del Portugal. La dama debía de poseer una belleza espectacular a juzgar por la pasión que despertó en otro poeta, Francisco Sá de Miranda —llamado el llorón, por insistir en sus penas de amores—, quien también cantó sus desvelos por la bella Isabel Freyre. El poeta aludía a la dama bajo el nombre literario de Celia y  escribió sobre ella con tal ardor que fue expulsado de la corte por descomedido; Celia es el anagrama de Elisa—sonando s y c como sonidos vecinos— y Elisa, anagrama casi perfecto de Isabel.

Para celebrar los desposorios del emperador, la corte se trasladó a Granada. Asiste el diplomático Andrea Navagero, de Venecia. Navagero y el escritor catalán Juan Boscán entablan una firme amistad literaria:

“Me dijo que por qué no probaba en lengua castellana sonetos y otras artes de trovas usadas por los buenos autores de Italia”

Boscán prueba, y transmite su entusiasmo a su amigo Garcilaso. Es la gran revolución de la literatura en castellano: el endecasílabo, el soneto… Existía el antecedente del marqués de Santillana (siglo XV), familiar de Garcilaso por parte materna: los “sonetos fechos al itálico modo”. Al modo de Petrarca, de quien se dice que solo vio una vez a la bella Laura y dedicó sus 366 canciones del Canzionere a la joven, a la belleza y al amor, Garcilaso comienza a imitar al italiano, junto al valenciano Ausias March:

Diapositiva2

La poesía personal dedicada a dos musas: etapa de plenitud lírica

Isabel de Freyre se convierte en un amor imposible, un amor no correspondido, en un deseo. La joven portuguesa contrae matrimonio, en 1529, con Antonio de Fonseca, el Gordo, regidor de Toledo. Isabel es la primera musa de su poesía. Garcilaso supera el amor-pasión de Petrarca: lo hace más íntimo y personal. Pero también antes se había cruzado otro amor imposible: otra hermosa portuguesa: Beatriz de Sá, la mujer de su hermano Pero. Las dos musas le inspiran una poesía vivísima, más estoica que epicúrea, más resignada que delatora de deleite. Conmueve el temple y la serenidad emocional.

Diapositiva3

Por acudir a la boda desaprobada por el rey de su ahijado, un hijo de su hermano Pero, Garcilaso fue confinado a una isla del Danubio, cerca de Ratisbona (1531). El exilio y la soledad, después de tanto apoyo al rey, lo entristecen: los versos se tensan.

Diapositiva4

Diapositiva5

El destierro se suaviza y Garcilaso lo sufre, pero en tierras españolas de Nápoles (1532-1534); se impregna de la poesía nueva italiana. Nápoles es un hervidero de cortesanía y plenitud artística renacentista. Garcilaso destaca por su talento y atractivo intelectual. Incluso le encargan algún poema: como la Canción V, a la flor de Gnido, solicitada por Mario Galeota para ablandar el corazón de Violante Sanseverino.

En 1534 muere Isabel Freyre: el poeta queda conmocionado, y escribe el soneto X y las églogas III y I, la culminación de su poesía y el comienzo de la moderna poesía española.

Diapositiva6

En 1536 llega el perdón del Emperador, casi cuatro años después: y vuelta a las “odiosas armas”. Pero la muerte lo requiere ese mismo año, antes de cumplir los 40. La leyenda lo encumbra: Garcilaso murió como maestre de campo de 3000 infantes españoles. Circulaban rumores de que el emperador se extrañaba de la tardanza en expugnar la fortaleza de Le Muy en la Provenza francesa; cuando se retiraban los españoles de un ataque, después de que su artillería hubiera contestado y abierto un boquete en el muro de la fortaleza enemiga, fueron hostigados por arcabuceros provenzales. Garcilaso, encolerizado, se dirigió al asalto sin casco: fue herido por una gran piedra. Trasladado a Niza, murió asistido por el futuro san Francisco de Borja. El rey, en prueba de fidelidad y orgullo, manda al duque de Alba, quien arrasa el castillo.

MÁS INFORMACIÓN…

¿Os ha interesado la obra de Garcilaso que hemos comentado en clase? ¿Os ha apasionado la vida bella y violenta del poeta? ¿Queréis saber más sobre el autor? A continuación os ofrezco una serie de vínculos donde podéis aprender más sobre Garcilaso de la Vega.

  • La wikipedia ofrece información bastante fiable sobre la vida y la obra de Garcilaso de la Vega.
  • Homenaje poético a Garcilaso del Centro Virtual Cervantes en los 500 años de su nacimiento. Puedes encontrar ahí datos biográficos, una bibliografía selecta, Garcilaso en sus versos, anotaciones a Garcilaso y un homenaje poético a Garcilaso. Pincha en la imagen:

Garcilaso 2

  •  La página web de la Universidad de Oklahoma (sí, has leído bien, Oklahoma en EEUU) sobre Garcilaso. Muy buena información, excelentes imágenes y en español, claro.
  • La web de Garcilaso un lugar de encuentro para garcilasistas del mundo. Pinchando en la imagen podrás tener acceso a las obras de Garcilaso, a su biografía, a artículos y estudios sobre su vida y su obra. También puedes conocer una interesante ruta sobre Garcilaso de la Vega en Toledo, su sorprendente testamento, así como una serie de imágenes y enlaces sobre el escritor.

Garcilaso 1

OBRAS DE GARCILASO DE LA VEGA

 SÓLO PARA EXPERTOS/-AS

Una serie de artículos para aquellos que queráis profundizar en diferentes aspectos de la obra de Garcilaso:

ACTIVIDADES SOBRE GARCILASO


Publicado en Curso 2017-2018, El placer de leer, Enriquecimiento curricular, Literatura | Deja un comentario

Examen de Literatura

sav-examenes-1

La semana que viene tenemos el examen de Literatura que dejamos para el final del trimestre. Como sé que algunos de vosotros estáis teniendo problemas con los apuntes y demás, os incluyo los contenidos del examen y los vínculos para descargar los diversos apuntes:

No olvidéis repasar los textos de poesía renacentista, ya que en el examen habrá que comentar uno de ellos. En la entrada de la Literatura renacentista podéis descargar la antología de textos poéticos renacentistas que hemos trabajado en clase.

Este es el primer examen del segundo trimestre y es una ocasión estupenda de mejorar las calificaciones del primer trimestre… así que ¡ánimo y a estudiar! Si tenéis cualquier duda, no dudéis en consultármela en clase y/o en el correo del aula.

Publicado en Curso 2017-2018, Información general, Sin categoría | Deja un comentario

El Renacimiento: historia y sociedad

blogcurioso.com

El mejor artesano […] dio al hombre una forma indeterminada, lo situó en el centro del mundo y le habló así: “Oh Adán: no te he dado ningún puesto fijo, ni una imagen peculiar, ni un empleo determinado. Tendrás y poseerás por tu decisión y elección propia aquel puesto, aquella imagen y aquellas tareas que tú quieras. A los demás les he prescrito una naturaleza regida por ciertas leyes. Tú marcarás tu naturaleza según la libertad que te entregué, pues no estás sometido a cauce angosto alguno. Te puse en medio del mundo para que miraras placenteramente a tu alrededor, contemplando lo que hay en él. No te hice celeste ni terrestre, ni mortal ni inmortal. Tú mismo te has de forjar la forma que prefieras para ti, pues eres el árbitro de tu honor, su modelador y diseñador. Con tu decisión puedes rebajarte hasta igualarte con los brutos, y puedes levantarte hasta las cosas divinas”
Giovanni Pico de la Mirandola, “Discurso sobre la dignidad del hombre”, en VV.AA.: Humanismo y Renacimiento, Madrid, Alianza Editorial.

El Renacimiento es un gran movimiento cultural que, tomando como referente el acervo cultural y artístico de la Antigüedad grecolatina, se difunde rápidamente, aunque de forma desigual, por el continente europeo durante los siglos XV y XVI y que afecta a todas las áreas del saber y del arte.

La base de la cultura renacentista se halla en el Humanismo y todo lo que atañe al hombre, a su dignidad y a su preeminencia sobre las demás cosas del mundo. Sus orígenes se sitúan en Italia, y desde finales del siglo XIII va extendiéndose al resto de Europa. El término Renacimiento se popularizó a partir del siglo XIX con el Romanticismo.

En esta época se van asentando los cimientos del pensamiento moderno, basado en el uso de la razón y en la observación directa de la realidad. Aunque no se abandona la fe religiosa, se supera el teocentrismo medieval y se dan los primeros pasos hacia una visión más racionalista y científica de la realidad.

Este vídeo, publicado en Youtube, explica de una manera muy clara y completa, las cuestiones más interesantes acerca de la literatura renacentista española. Puede ser una forma estupenda de entrar en el tema:

Cambios históricos y socioculturales del Renacimiento

Durante el siglo XVI se consolidan en Europa importantes cambios históricos y socioculturales que venían anunciándose desde el siglo XIII.

  • Fin de la sociedad feudal y centralización del poder de los reyes. Esto supone la configuración de las estructuras administrativas, económicas y militares de los estados modernos.
  • Ampliación de las expectativas del hombre, a raíz del descubrimiento de América.
  • Expansión económica y consolidación del sistema monetario; crece la importancia del comercio.
  • Mayor separación entre Iglesia y Estado: los reyes tienen mayor independencia frente al papado. La Iglesia pierde el control hegemónico sobre el arte y la cultura que tenía en la Edad Media. La sociedad es cada vez más secular y menos religiosa.
  • Auge de las lenguas vernáculas que dejan de considerarse inferiores con respecto al latín, aunque esta lengua sigue siendo la oficial en el mundo de la diplomacia y la cultura.

Todos estos cambios están relacionados con el desarrollo de la burguesía, que va imponiendo una nueva mentalidad en las elites intelectuales. Los burgueses son comerciantes y artesanos que viven en las ciudades (burgo); frente a los nobles, que han heredado cuanto poseen —riqueza, linaje, honor—, el burgués se presenta como el hombre hecho a sí mismo, orgulloso de su inteligencia y de su “saber hacer”.

El norte de Italia, donde la burguesía comenzó a mostrarse muy activa ya desde el siglo XIII, llegó a ser en el XV, la zona más rica y floreciente de Europa, idónea para convertirse en un gran foco cultural, financiado por las familias adineradas (los Médicis en Florencia y los Sforza en Milán), que tenían como signo de ostentación la adquisión de obras de arte y el mecenazgo de artistas. Los papas, a su vez, convirtieron Roma durante el siglo XVI en un importante centro del arte y la cultura renacentistas.

Lo ideal sería que, para hacernos una idea, hiciéramos un viaje por Italia para conocer “in situ” las maravillas del Quattrocento y el Cinquecento italiano, mientras tanto podemos ver este vídeo donde nos hablan de la arquitectura y el arte renacentista italiano:

Características generales del Renacimiento

La novedad del Renacimiento gira en torno a tres ejes principales:

La exaltación del mundo clásico

0007774225El Renacimiento se caracteriza por la recuperación de la cultura grecolatina, cuya importancia había sublimado el Humanismo. Los humanistas, al redescubrir el mundo clásico, fijan en este el ideal de belleza y perfección al que se debía aspirar. Se contempla la Antigüedad como “la medida eterna de una vida elevada y la norma de toda ilustración” (Hans Freyer). Pero no es la Antigüedad la que renace, sino Occidente quien resucita con la fuerza y el carácter extraído del conocimiento de la Antigüedad.

Desde estos planteamientos, el arte y la literatura del Renacimiento imitan formalmente los modelos clásicos y se llenan de referencias culturales al mundo grecolatino, especialmente a su mitología. El estilo artístico y literario del Renacimiento sigue el canon clásico de belleza, basado en la armonía de las formas, la proporción, el equilibrio y la naturalidad. Lo auténtico está en la realidad tal y como esta se ofrece, que es “lo natural”. Hacia la segunda mitad del siglo XVI, el artista derivará en otra estética más artificiosa denominada manierismo.

El individualismo

Miguel Angel (David)El Renacimiento será la época en la que se supera progresivamente el teocentrismo medieval en favor de un antropocentrismo moderno. Gana terreno otra sensibilidad más optimista y vital, en la que predomina un sentimiento de seguridad y autoafirmación. El hombre, consciente de su capacidad inventiva, proclama su superioridad en la naturaleza y sabe que el esfuerzo le puede llevar a perfeccionarse y a lograr “fama y hacienda”. Esto le hace sentirse más orgulloso y sensible a los placeres de la vida terrena, cuya brevedad merece la pena aprovechar. Dios sigue siendo el motor de su existencia, pero el hombre se concibe como el mayor logro de la creación.

La naturaleza

275px-HeliocentricLa mirada que el hombre dirige ahora hacia la naturaleza y sus leyes es crítica y racional. Se pretende “ordenar” el mundo a su alrededor para que pueda ser comprendido por la inteligencia. La razón (y no solo la “autoridad”, como en la Edad Media) empieza a valorarse como instrumento de conocimiento. El Renacimiento es una época muy dinámica, que muestra una gran curiosidad intelectual que dará sus frutos en el siglo XVII, cuando Galileo y Descartes consoliden las bases de la ciencia moderna.

Entre los científicos del XVI podemos recordar a Nicolás Copérnico (1473-1543), quien proclama el heliocentrismo —los planetas giran alrededor del Sol—frente al geocentrismo medieval —la Tierra ocupa el centro del universo—, aceptado y defendido por la tradición cristiana.

El espíritu religioso. Reforma y Contrarreforma

220px-Vulgate_1En el terreno religioso surgen planteamientos nuevos que renuevan el espíritu y los comportamientos religiosos: frente a la prohibición medieval de traducir y comentar libremente las Sagradas Escrituras, cuya versión oficial era la Vulgata de San Jerónimo, el individualismo renacentista alienta, desde dentro de la Iglesia católica, una actitud crítica que defiende la libre interpretación de la Biblia y cuestiona la autoridad del Papa.

Surge así la Reforma protestante, encabezada por el alemán Martín Lutero (1483-1586) y el francés Jean Calvino (1509-1564). La Iglesia responde con el Concilio de Trento (1545-1563) del cual surge la Contrarreforma, que fija la moral y el dogma católicos. En este momento, el cristianismo, la gran fuerza espiritual de Europa en la Edad Media, se escinde en dos concepciones religiosas que dan origen a guerras de religión durante dos siglos y que llegan a tener repercusiones importantísimas.

200px-Holbein-erasmusLa renovación religiosa llega también con el humanista holandés Erasmo de Rotterdam (1469-1536), que, si bien no se sumó a la Reforma, fue un espíritu crítico con la Iglesia, al censurar su relajación de costumbres y su excesivo formalismo y ostentación. Defensor de una religiosidad más auténtica e intimista, fue el autor del Enchiridion y del famoso Elogio de la locura, obras que ejercieron una gran influencia en el mundo renacentista. Sus ideas calaron en muchos autores (Cervantes, entre otros), originando el erasmismo en España.

Este audio del programa  de RTVE, Territorio Erasmus, nos habla de Erasmo de Rotterdam, el humanista que ha dado nombre al programa de movilidad de estudiantes Erasmus. Erasmo de Rotterdam fue considerado uno de los primeros ciudadanos de Europa.

Hans_Holbein,_the_Younger_-_Sir_Thomas_More_-_Google_Art_ProjectAl igual que Erasmo, el humanista inglés Tomás Moro (1478-1535) mantuvo una actitud reticente frente a la Reforma, cuando se inició esta en Inglaterra, y desaprobó el divorcio de rey Enrique VIII. Por ello fue encarcelado y ejecutado como traidor. Su famosa obra Utopía (escrita en latín, como conviene a un intelectual renacentista) es un relato de fantasía política, muy del gusto inglés.

LuisVivesMuy vinculado a Erasmo estuvo el humanista valenciano Luis Vives (1492-1540), hombre de gran talla intelectual y moral, que gozó de gran prestigio en los círculos culturales de su tiempo. Como Erasmo y Tomás moro, a quienes conoció y trató, fue un espíritu universal que intentó conciliar los valores del mundo clásico con la ética cristiana, fórmula que juzgaba perfecta para la tan deseada formación humanista del hombre, que siempre defendió.

El neoplatonismo

concepto-de-neoplatonismo-300x227En la base de la estética renacentista hay una reactualización del pensamiento del filósofo griego Platón, basado en la oposición entre el mundo material y el mundo de las ideas. El alma, la parte espiritual del hombre, procede de ese mundo de las ideas, y allí desea regresar. En ese estado ideal o metafísico, una fuerza cósmica, que es el amor, impulsa la unión de unos seres con otros para que puedan alcanzar la suma perfección y aproximarse a la divinidad. La misión del hombre es descubrir la belleza oculta en la naturaleza, que se materializa en lo que vemos: el paisaje, el cuerpo humano o la obra de arte. La vista es el sentido principal para admirar la belleza. Su contemplación produce un goce estético que eleva el espíritu y lo acerca a Dios. Si Dios crea al hombre, la vivencia plena de esa “humanidad” lleva a Dios. El amor es un sentimiento sublime que surge precisamente de esta inclinación de las almas hacia la belleza, y así lo recogerán las formas artísticas.

Leon_HebreoEl neoplatonismo alcanzó gran difusión a través de los Diálogos de Amor de León Hebreo, escritor judío de origen portugués emigrado a Italia, que influyó poderosamente en los poetas del Renacimiento.

El amor neoplatónico desarrollado por Baltasar de Castiglione en El cortesano se basa en que el hombre puede superar las necesidades eróticas cuando su razón le hace comprender que el amor será tanto más intenso y perfecto cuanto más se espiritualice el erotismo. Así el amante al admirar la belleza de la amada ascenderá a la admiración de la belleza de todo lo creado por Dios. De esta manera el amor humano es un camino de acercamiento a la divinidad.

El “hombre del Renacimiento”

Baldassare_Castiglione,_by_Raffaello_Sanzio,_from_C2RMF_retouchedEl Renacimiento, como todos los movimientos innovadores, fue elitista y afectó principal a una minoría culta. La curiosidad intelectual, el cultivo de la persona y el vitalismo del “hombre del Renacimiento” lo llevan a querer saberlo todo y a vivir intensamente. Encarna esta aspiración la figura del cortesano, cuyo modelo fija el italiano Baltasar de Castiglione (1478- 1529) en su obra El cortesano.

El caballero renacentista debe ser diestro en el manejo de las armas —igual que el medieval— pero, además, debe poseer una dimensión humanística y creativa. Quiere ser a la vez erudito, soldado, artista y científico; refinado y elegante con las damas, seductor y ferviente enamorado. Su conducta se regirá por la ética y por la aspiración a una fraternidad humana ideal, ambas fruto de la filosofía moral humanista. Los poetas Jorge Manrique y Garcilaso de la Vega se aproximan, en muchos aspectos, a este modelo.

Y así nuestro cortesano, además de linaje, debe tener buen ingenio y sea gentil hombre de rostro y buena disposición de cuerpo, y alcance una cierta gracia en su gesto que le haga parecer bien a primera vista y ser de todos bien amado.
Pienso que el principal y más propio oficio del cortesano sea el de las armas, las cuales sobre todo se traten con viveza y gallardía; que sea fiel y esforzad y que lo sea siembre
Puédense también hallar muchos otros ejercicios, los cuales traen siempre consigo una animosa lozanía de hombre. Entre estos son los principales la caza y la montería; no daña saber nadar. Hace asimismo al caso tener la habilidad en saltar y correr.
Nuestro cortesano tendrá gracia, especialmente en el hablar, deberá huir de la afectación, porque la facilidad y la llaneza siempre andan con la elegancia. Todo esto se haga tan sin trabajo que el que escucharre piense que esto no es nada de hacer y que está en la mano hacerlo él también.
Hará el caso que sea músico y ha de ser diestro en tañer diversos instrumentos. Porque ningún descanso ni remedio hay mayor ni más honesto para las fatigas del cuerpo y pasiones del alma que la música.

 Baltasar de Castiglione, El cortesano (adaptación).

CUESTIONES SOBRE EL RENACIMIENTO

¿Te sientes preparado/-a para contestar cualquier cuestión sobre el Renacimiento? Demuéstralo.

[Fuentes: BLECUA, José Manuel [et al.] (2008), Lengua castellana y Literatura 1º, Madrid: Editorial SM; FERNÁNDEZ  SANTOS, Alonso [et al.] (1992), Literatura 2º, Barcelona: Magisterio Casals; ARROYO CANTÓN, Carlos [et al.] (2006), Lengua castellana y Literatura 1º de Bachillerato, Madrid: Oxford; GARCÍA MADRAZO, Pilar [et al.], (2008) Lengua castellana y literatura 1º de Bachillerato, Zaragoza: Edelvives. Proyecto Zoom;  MELÉNDEZ, Isabel [et al.], (1996) Lengua y literatura castellana 4º ESO, Madrid: ESLA; PASCUAL, José A. [et al.](2008) Lengua y literatura 1º Bachillerato, Madrid: Santillana; ESCRIBANO, Elena [et al.](2008), Lengua castellana y Literatura 1º Bachillerato, VALENCIA: ECIR; MARTÍ, S. [et al.] (2002), Lengua castellana y Literatura 1º Bachillerato, Barcelona: Teide.]
Publicado en Curso 2017-2018, Literatura | Etiquetado , | Deja un comentario

La literatura renacentista: apuntes y ppt

God2-Sistine_Chapel

Comenzamos a estudiar la Literatura con ese breve recorrido por la literatura medieval española que realizamos hace unos días. Nuestro temario más desarrollado comienza ahora, con la literatura renacentista.

Empezaremos con una revisión de los contenidos que se van a ver; comprobaremos también los objetivos que nos proponemos lograr y, por último, los materiales con los que contamos para conseguirlo:

CONTENIDOS

HLE9

OBJETIVOS

Cuando terminemos el tema, tendremos que ser capaces de:

  • Comprender y explicar las características culturales y literarias del Renacimiento.
  • Comprender y explicar los rasgos generales temáticos y estilísticos de la poesía renacentista española.
  • Caracterizas las tendencias poéticas más importantes del siglo XVI español.
  • Conocer la obra y el estilo de los poetas más importantes del siglo XVI.
  • Ser capaz de comentar de manera breve, pero argumentada, los aspectos más relevantes del contenido, la estructura y el estilo de un poema del Renacimiento.
  • Explicar los rasgos temáticos y estilísticos de la prosa y el teatro españoles del Renacimiento.
  • Caracterizar las tendencias más importantes de la narrativa española del siglo XVI.
  • Conocer la obra y el estilo de los narradores y dramaturgos más importantes del siglo XVI.
  • Comentar de manera breve, pero argumentada, los aspectos más relevantes del contenido, la estructura y el estilo de un texto en prosa del Renacimiento.
  • Analizar críticamente fragmentos del Lazarillo de Tormes y del Quijote.

MATERIALES

  • APUNTES: este año no trabajamos con el libro de texto, pero sí que contamos con apuntes que podéis tomar en clase o, si lo preferís, descargar aquí:

La literatura del siglo XVI (Curso 2017-2018)

  • PRESENTACIÓN: Trabajamos en clase con una presentación de ppt. que permite “visualizar” con esquemas e imágenes los textos. La presentación corresponde con los apuntes y es especialmente útil para aquellos alumnos cuyas necesidades educativas requieran el uso de imágenes, esquemas y códigos de color. La presentación de toda la  literatura renacentista es muy “pesada”, por ello, la he dividido en dos partes: la poesía y la prosa y el teatro. Aquí tenéis la poesía:

LITERATURA RENACENTISTA- LA POESÍA (Curso 2017-2018)

  • Si no la queréis descargar, podéis verla aquí:

ENRIQUECIMIENTO CURRICULAR… Y RECOMPENSA

Recordad que, además de las entradas donde encontrar los materiales para el estudio de la materia, podéis consultar otras entradas de “enriquecimiento curricular” donde aquellos de vosotros que estéis interesados en otros aspectos del tema pueden consultar información extra.

Si hay algún aspecto relacionado con los temas que tratamos en clase que os gustaría desarrollar o completar, no tenéis más que decírmelo y lo incorporaremos al blog de aula. Seréis convenientemente recompensados por ello. Palabra de profe.

Publicado en Curso 2017-2018, El placer de leer, Enriquecimiento curricular, Literatura | Deja un comentario

“A quien dices tu secreto, das tu libertad”: La Celestina

La Celestina, una de las obras maestras de la literatura castellana, se publicó por vez primera entre 1498 y 1500, con el título de Comedia de Calisto y Melibea, que muy pronto cambiaría por el de Tragicomedia de Calisto y Melibea. Su autor fue Fernando de Rojas, quien afirma haberla escrito a partir de materiales ajenos: según cuenta en uno de los prólogos de la obra, en Salamanca leyó el acto I (compuesto por un autor cuyo nombre no nos revela) y se decidió a continuarlo por su cuenta. Posteriormente a la publicación, y ante el éxito e interés suscitado por la obra, Rojas volvió otra vez sobre su texto y lo alargó cinco actos.

(edu365.cat)

La Tragicomedia de Calisto y Melibea contiene atractivos suficientes para complacer a una gran diversidad de lectores. Hay quienes preferirán la perfecta trabazón de su intriga, que conduce sin vacilaciones y de forma verosímil hacia su triste final. Otros apreciarán la complejidad de los personajes, en especial de caracteres tan sólidos y veraces como los de Celestina, Melibea, Pármeno o Areúsa. Algunos valorarán, por encima de todo, las estampas pintorescas y los cuadros de costumbres contenidos en la obra, tan evidentes, por ejemplo en la comida en casa de la alcahueta o en la descripción de su laboratorio de pócimas y cosmétcos.

Esa variedad de perfiles, que constituye la mayor riqueza de La Celestina, no entra en contradicción con el hecho de que Fernando de Rojas pretende mostrar con su obra que todo se rige por la tensión, el desorden y la violencia, desde los fenómenos atmosféricos hasta el comportamiento de los animales. Y, por supuesto, también de los seres humanos.

Una de las lecturas de este trimestre es La Celestina, en la versión adaptada de la editorial Vicens Vives. Supongo que todos estáis ya en ello, pero si no habéis empezado (y aunque lo hayáis hecho) os puede venir bien este vídeo donde Francisco Rico, uno de los mayores especialistas en literatura clásica española, nos introduce a su lectura, con escenas clave del desarrollo de la acción, en una versión teatral realizada para RTVE.

Estamos leyendo en clase una edición adaptada de La Celestina, pero si os aparece leer la “versión para valientes”, es decir, la original, no tenéis más que pinchar en la imagen para leer la versión que ofrece la Duke University:

La Celestina (Duke University)

El IES Sierra de Almenara ofrece un objeto de aprendizaje en el que se estudia La Celestina mediante una herramienta que se llama EDILIM, es decir, un libro interactivo. En este libro podéis encontrar una introducción, un resumen del argumento, un análisis de los personajes, un mapa conceptual de los temas y de los registros lingüísticos de la obra y una serie de actividades sobre personajes y de completar textos. Echadle un vistazo:

800px-Celestina6

Hemos hablado en clase de que la principal habilidad de Celestina es su capacidad de convencer mediante las palabras.  En este fragmento de la película La Celestina, dirigida por Gerardo Vera y protagonizada por Penélope Cruz y Terele Pávez podemos observar las artes que pone en práctica Celestina para manipular a la joven Melibea.  Hay que tener en cuenta, sin embargo, de que esta adaptación cinematográfica no respeta el texto original, así que vais a encontraros con que las palabras de Celestina y Melibea no son exactamente las que habéis leído en el libro. Por otra parte, y como tendréis ocasión de comprobar, la película no es una adaptación excesivamente buena y la dicción de los actores, especialmente la de Penélope Cruz, deja bastante que desear. Terele Pávez, sin embargo, está genial:

Procedente de la misma película podemos ver esta escena en la que se muestra la muerte de Celestina. Es muy interesante porque se aprecia muy bien el tema de la avaricia y las bajas pasiones de la obra. Los subtítulos en ¿japonés? lo mejor:

Uno de los momentos más memorables de la obra es la muerte de Melibea y el posterior planto (discurso fúnebre) de su padre, Pleberio. En esta escena de la misma película podemos verlo. La escena, ya lo veréis, es excesivamente melodramática y la interpretación de Penélope Cruz es tan exagerada que resulta cómica, pero bueno…

ACTIVIDADES SOBRE LA CELESTINA

Publicado en Curso 2017-2018, Enriquecimiento curricular, Literatura | Deja un comentario

La Cárcel de amor de Diego de San Pedro

unicaen.fr

unicaen.fr

Durante el siglo XV florece la novela sentimental, de influencia italiana, especialmente inspirada en la Fiammetta de Boccaccio, y directamente influida por el amor cortés y los libros de caballerías. Toda la trama de estas novelas se centra en torno al análisis pormenorizado y detenido del sentimiento amoroso, convertido en el auténtico eje del relato al que se subordinan los lances y aventuras.

Impera en estas novelas el concepto neoplatónico del amor cortés, con su búsqueda de un ideal inalcanzable. El amante rinde culto a su amada como si fuera un dios. Es un amor que no busca otra compensación que el goce de la servidumbre.

En estas narraciones no hay episodios fabulosos: en el protagonista lo esencia no es el esfuerzo heroico, sino el convertirse en un perfecto modelo de amadores y afrontar todos los riesgos que se crucen en su camino. Ha de ser a la vez “liberal, cortés, atrevido y sensato”. Su lealtad debe estar por encima de cualquier contingencia. Nada puede romper su esclavitud amorosa.

El tono es siempre quejumbroso con una constante evocación de la muerte, final en que culminan muchas de estas desgraciadas aventuras. La enajenación amorosa conduce a los amantes al suicidio físico o al suicidio social (retiro a un monasterio, por ejemplo).

Es una literatura de evasión y, a la vez, de polémica ya que participa en el debate en torno a la mujer y defiende el amor como una forma de conocimiento.

pablocamus.com

pablocamus.com

Las novelas sentimentales se caracterizan por su tendencia autobiográfica, por la técnica del debate, la alegoría y la forma epistolar como vehículo de expresión de los estados afectivos.

Suelen ser obras breves, de ritmo lento y escasa acción externa. El estilo es muy artificioso y la prosa latinizante. Se prodigan toda clase de recursos retóricos que guardan una evidente semejanza con la lírica cortesana.

Las dos novelas más importantes de este género son Siervo libre de amor (1440), de Juan Rodríguez del Padrón, y Cárcel de amor, de Diego de san Pedro (1492). La Cárcel de amor es la obra maestra del género.

LA CÁRCEL DE AMOR DE DIEGO DE SAN PEDRO

Diego de San Pedro… ese desconocido

Pocos datos tenemos sobre el autor de la novela sentimental más famosa del siglo XV (y aun del XVI). Para complicar más las cosas, se tienen noticias de dos homónimos, un poeta de la corte de Juan II y un bachiller alcaide de Peñafiel, cuyos datos se han mezclado a veces con los del autor.

No sabemos cuándo ni dónde nació. Las noticias que tenemos proceden de sus propias obras y de algunos documentos que descubrió Cotarelo en el Archivo histórico nacional de Madre, no siempre fidedignos. Parece que sirvió al maestre de Calatrava, Pedro Girón y, más tarde, a sus hijos. Siguió el partido de Juana la Beltraneja y finalmente se sometió a los Reyes Católicos en 1476. Probablemente participó en la guerra de Granada. Murió después de 1498, pero no sabemos ni dónde ni cuándo.

Su obra: Cárcel de amor (1492)

reescribiendomimundo.blogspot.com

reescribiendomimundo.blogspot.com

En ella se traza la imagen del amante perfecto, constante hasta la muerte. La técnica epistolar sirve para analizar los sentimientos amorosos. La novela comienza con la alegoría de la “cárcel de amor”. El autor aparece como un personaje de la obra, que, de regreso de la guerra, entra en un paisaje dantesco y se encuentra con un joven encadenado, Leriano, que es llevado a la prisión del Amor por un monstruo llamado Deseo. El autor sigue al Deseo y a su prisionero al castillo, donde Leriano le confiesa que está enamorado de la bella princesa Laureola y le ruega que actúe como intermediario.  El autor se pone en contacto con Laureola y  le habla del amor que Leriano siente por ella. La primera reacción de Laureola es de rechazo, pero gracias a la porfía del autor empiezan a cruzarse cartas que culminan en una entrevista. Con la ayuda de personajes alegóricos( la Esperanza, la Satisfacción, la Tranquilidad, la Alegría…) libera de su cautiverio a Leriano y lo conduce ante Laureola, quien lo recibe con agrado. Los celos de Persio y la oposición del padre de Laureola provocan graves problemas a la pareja. Para salvar su reputación, puesta en entredicho por Persio, Leriano desafía y vence a Persio, demostrando la total inocencia de Laureola, pero ésta, preocupada por defender su honor y no levantar más sosprecha, rechaza definitivamente a Leriano. Leriano, tras defender ante sus amigos y partidarios la actitud de Laureola,  se deja morir de hambre y melancolía y muere tras haberse bebido en una copa las cartas de su dama rotas en pedazos.

PARA LEER LA OBRA

Si os habéis sentido fascinados por esta historia de amores imposibles y os interesa analizar en qué se parecen estos amantes desgraciados a otras parejas de la literatura actual (estoy pensando en Edward y Bella; Nikki y Alessandro; Babi y Step; Laila y Brian; Paula y Ángel… ) no tenéis más que acercaros a la Biblioteca y os prestaré un ejemplar. Si preferís leerla online, sólo hay que hacer clic sobre la imagen de la portada del libro que aparece en primer lugar. Disfrutad.

[Información procedente de PEDRAZA, F. y RODRÍGUEZ, M. (1981): Manual de literatura española. I. Edad Media. Pamplona: Cenlit Ediciones; GARCÍA MADRAZO, [et al.], (2008): Lengua castellana y literatura. 1º Bachillerato, Zaragoza: Edelvives.]
Publicado en Curso 2017-2018, El placer de leer, Enriquecimiento curricular, Literatura | Deja un comentario

La prosa del siglo XV: los libros de caballerías

De_hertogen_van_Bourbon_en_Bretagne_in_tweegevecht_tijdens_een_toernooi

Después de cerrarse el ciclo de la épica juglaresca y ser cantados los héroes del mester de clerecía, desde finales del siglo XIV al siglo XV y XVI, la narrativa de ficción vuelve su mirada hacia los grandes temas europeos:

  • Los héroes de la materia de Bretaña —el rey Arturo y los caballeros de la Tabla Redonda—, que se había cultivado en Francia desde el siglo XII en el roman courtois (Chrétien de Troyes) en el norte de Francia. Estos relatos  habían dado a la imaginación europea personajes tan famosos como Lanzarote del Lago y la reina Ginebra, Tristán e Iseo (Isolda), Perceval, Galaaz, el sabio Merlín y el hada Morgana.  Por otra parte, también influyeron en los libros de caballerías los lais de María de Francia, breves relatos en verso que narraban episodios de carácter maravillosos.
  • A finales del siglo XIII se escribió La gran conquista de ultramar, una extensa narración sobre las cruzadas y las conquistas de Antioquía y Jerusalén, que incluía prosificaciones de cantares de gesta y relatos caballerescos.
  • De principios del siglo XIV es el Libro de caballero Zifar, que contiene asuntos artúricos y de las gestas francesas, además de las leyendas cristianas y orientales y digresiones moralizantes de intención didáctica.
Amadís de Gaula. Litografía de una página de la edición de Madrid, 1838

Amadís de Gaula. Litografía de una página de la edición de Madrid, 1838

A la narrativa se incorporan también otros personajes y motivos de origen folclórico o pertenecientes a otras literaturas, como Carlomagno y los Doce Pares de Francia, el rey Apolonio, Alejandro Magno o los héroes de la guerra de Troya. Oriana y Amadís (los protagonistas de Amadís de Gaula, el libro de caballerías más difundido en España en esta época) son héroes que pertenecen a esta gran familia europea que había enriquecido la imaginación de Occidente en la Baja Edad Media.

Principales rasgos de los libros de caballerías

  • Personajes planos: los hechos tienen más relevancia que los personajes, quienes suelen ser arquetípicos y planos. Los personajes son “arrastrados” por la acción vertiginosa y las constantes aventuras sin que estas los cambie o los transforme y sin que importe demasiado su psicología.
  • Estructura abierta: normalmente, los libros de caballerías rompen continuamente la estructura cronológica lineal tradicional con numerosos saltos en el tiempo (prolepsis y analepsis). Los libros están continuamente amplificándose con nuevos personajes y nuevas aventuras. Emplean además la técnica del entrelazamiento, típica del ciclo artúrico: las aventuras se interrumpen y se reanudan más tarde.
  • Búsqueda de honra, valor, aventura a través de diferentes pruebas: es una estructura episódica donde el héroe pasa por distintas pruebas (como, por ejemplo, el paso del “Arco de los fieles amadores” en el Amadís) para merecer a su dama. Casi siempre la motivación principal del caballero es la fama y el amor.
  • Idealización del amor del caballero por su dama: los caballeros de los libros de caballerías son magníficos ejemplos de enamorados del “amor cortés”. Tratan a su dama como un señor a quien deben fidelidad, amor y vasallaje. Suelen abundar además, los matrimonios “en secreto”, realizados basados en la simple palabra de los contrayentes y los hijos nacidos fuera del matrimonio cristiano. Normalmente, los protagonistas suelen acabar casándose.
  • Violencia glorificada: como caballeros que son, su  valor personal depende de los  hechos de armas que acometan, tanto si se trata de un combate singular (uno contra uno), como torneos, ordalías, duelos, batallas, etc. Los caballeros deben demostrar siempre su valor.
  • Nacimiento extraordinario del héroe: en la mayoría de los libros de caballerías, el protagonista es el hijo ilegítimo de padres nobles desconocidos, muchas veces reyes; tiene que hacerse héroe, ganar fama y merecer su nombre; muchas veces tiene espada mágica u otros poderes sobrehumanos, y goza de la ayuda de algún mago o hechicero amigo.
  • Geografía totalmente fantástica: aunque en los libros de caballerías españoles suelen alternar lugares reales con otros exóticos y maravillosos, lo normal en los libros de caballería son las ubicaciones fantásticas en lugares imaginarios poblados de elementos  fantásticos (hadas, magos, palacios encantados, endriagos, gigantes…)
  • Tiempos históricos remotos, míticos, sin referencias a circunstancias históricas sociales contemporáneas.
  • Tópico de la falsa traducción: los libros se presentan como traducidos de originales escritos en griego, alemán, inglés, toscano, árabe u otras lenguas, o como “manuscritos encontrados” después de largo tiempo ocultos o enterrados.

Los libros de caballerías españoles tuvieron una enorme difusión por Europa. Tanto el Amadís como sus continuadores (Sergas de Esplandián, Palmerín de Oliva, Amadís de Gaula...) fueron traducidas al francés, italiano, inglés, alemán, holandés y hebreo. El Amadís fue leído en toda Europa.

Sergas de Esplandián. Grabado de la versión francesa de París, 1550

Sergas de Esplandián. Grabado de la versión francesa de París, 1550

Además de lectura popular, fue lectura predilecta de intelectuales y reyes, como Carlos V y Francisco I de Francia, así como de las damas y los caballeros de las cortes europeas. Los lectores vivían las aventuras de estos héroes como si fueran de carne y hueso y, en el ambiente heroico y exaltado del reinado del emperador, sin duda empujarían a los aventureros a América y a los santos a la santidad. Esta novela influyó en el romancero, en la lírica, en la narrativa, en el teatro y en la historia de Indias, pero también, en las costumbres de la época.

Su éxito, como hemos dicho, llegó a América, en cuya toponimia quedaron vestigios: California y Patagonia son nombres que tienen su origen en los libros de caballerías.  

AMADÍS DE GAULA DE GARCI RODRÍGUEZ DE MONTALVO

Amadís de Gaula (Libro I). Portada de la edición de Roma (1519)

Amadís de Gaula (Libro I). Portada de la edición de Roma (1519)

La historia de Amadís ya se conocía en Europa en los siglo XIV y XV, pero es Garci Rodríguez de Montalvo quien acierta a darle su forma definitiva. La edición del Amadís de Gaula (Zaragoza, 1508) revitalizó los libros de caballerías y alcanzó un éxito y una popularidad sin precedentes. Garci Rodríguez de Montalvo adaptó la materia artúrica al gusto cortesano de su época que acogió Amadís como símbolo de caballeros y espejo de leales amadores. La nostalgia del ideal caballeresco y el deseo de entretenimiento son razones que explican la popularidad de este género en el XVI.

Estructura y argumento del Amadís de Gaula

Amadís de Gaula narra la historia de Amadís, quien fue arrojado a un río al nacer y recogido por el caballero Gaudales de Escocia, quien lo educa. Siendo un joven caballero, determina ir en busca de sus orígenes, lo que le llevará a vivir numerosas aventuras. Enamorado de Oriana, a la que siempre será fiel, tiene un hijo con ella, Esplandián.

Posiblemente , el primitivo Amadís estuvo constituido por los libros I y II, al que se le añadiría un III. Es probable que el libro III terminara con un combate en el que Esplandián, su hijo, no reconociendo a su padre, le diera muerte, lo que provoca el suicidio de Oriana. El libro se continuó con la historia del hijo de Amadís, Las sergas de Esplandián, los nietos y los biznietos de Amadís: Florisando, Lisuarte de Grecia, Amadís de Grecia, Florisel de Niquea… Con la estructura de familia, Montalvo hacía renacer un mundo caballeresco que compartían la corte, la burguesía y los estamentos más bajos de la sociedad.

El protagonista: Amadís

carpaccio-joven-caballero-en-un-paisaje-obras-maestras-de-la-pintura-juan-carlos-boveri-1En Amadís convergen el mundo heroico y el lírico puesto que el lenguaje principal es el prototipo del héroe invencible, caballeresco y noble. Sus aventuras bajo diversos nombres (Doncel del Mar, Beltenebros, Caballero de la Verde Espada…) se desarrollan en un ambiente de idealismo sentimental que hacen más sugestivas las fantásticas hazañas, aunque el realismo español modera el exceso de sentimentalismo de sus modelos franceses y hace más próximos y humanos sus arrebatos amorosos.

El triunfo de Amadís está unido a su perfección: el caballero era el defensor de un ideal de justicia y de un orden moral. La obra ofrece al lector  un espacio para soñar y un modelo para actuar, de modo que se convirtió en el código caballeresco de la vida española durante gran parte del siglo XVI, cuando, en la realidad, el modelo medieval caballeresco estaba tocando a su fin.

Estilo

Juan de Valdés, en el Diálogo de la lengua, afirmó que el Amadís es el mejor de los libros de caballerías. Está escrito en una prosa cortesana  y elegante, sin los excesos en los que caerán posteriores obras del género. A pesar de ello, Valdés le reprocha cierta afectación, si bien no deja de reconocer muchos valores en su prosa. Le disgusta bastante más la escasa verosimilitud del libro.

El autor posee una gran capacidad para la descripción de elementos fantásticos. Se recrea en dibujar ante el lector un sinfín de prodigios y maravillas, con los que se mezclan sucesos más próximos a la realidad. El tempo se hace lento o rápido según se busque la delectación en una determinada escena o la sucesión ininterrumpida de episodios. A lo largo de toda la obra se intercalan discursos y digresiones retórica en los que se ha querido ver la mano de Montalvo.
Se ha destacado la gran abundancia de recursos rítmicos que presenta su prosa, muchos de los cuales han sido adoptados por el propio Cervantes en su parodia caballeresca. Se alternan las construcciones sintácticas de ritmo reposado, con los diálogos clásicos, de estilo cortado.

En el Amadís abundan las elipsis, analepsis y prolepsis, y son frecuentes las apelaciones a los lectores y oyentes: bien remitiendo a hechos pasados (ya oísteis…); bien adelantado algún acontecimiento que se desarrollará luego (…que la historia contará adelante), o bien con referencias al pasado o al futuro (ocurrirá en el cuarto libro).

PARA SABER MÁS…

Si os ha interesado este tema y queréis saber más, podéis consultar la página web que el Centro Virtual Cervantes ha dedicado a los libros de caballerías. Allí podréis encontrar numerosa y fiable información sobre los libros de caballerías: su cronología, sus corpus, una bibliografía selecta, un catálogo, estudios de distintas obras, imágenes y enlaces. Ya sabéis, pinchad en la imagen:

libros de caballerías cvc

Podéis ver también un vídeo sobre la exposición “Amadís de Gaula, 1508: quinientos años de libros de caballería” que se pudo ver  en la Biblioteca Nacional de España en 2008.

Los libros de caballerías fueron la inspiración de numerosas obras que hicieron versiones paródicas de estos textos tan leídos y famosos. La obra más conocida inspirada en los libros de caballerías fue, como sabes, Don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes. Puedes ver ahora el “donoso escrutinio”, es decir, el momento en el que el cura y el barbero se dedican a juzgar en la biblioteca de Alonso Quijano, don Quijote, qué libros de caballerías deben quemarse por perjudiciales y cuáles deben salvarse:

En el programa SER Historia nos habla de los libros de caballerías con la colaboración de Rocío Vilches, doctora por la Universidad de Alcalá de Henares y colaboradora del Centro de Estudios Cervantinos de Alcalá. Pincha en la imagen:

web ser historia

El programa de RTVE La mandrágora dedicó uno de sus capítulos al Libro de caballero Zifar, una de los primeros libros de caballerías. Echadle un vistazo:

Una curiosa versión modernizada del Amadís de Gaula, representada por Intemerata teatro, a partir de una versión de Carmen Heymann.

[Fuentes: Arroyo, Carlos (et al.) Lengua castellana y literatura 1º Bachillerato, Madrid: 2002, Oxford; García Madrazo, Pilar (et al.), Lengua castellana y literatura 1º Bachillerato, Zaragoza: 2008, Edelvives; Blecua, José Manuel (et al.) Lengua castellana y literatura 1º Bachillerato, Madrid; 2008, SM; Pedraza, Felipe B. (et al.): Manual de literatura españoal. II. Renacimiento, Pamplona: 1981, Cenlit. Imágenes: Centro Virtual Cervantes, wikipedia. Vídeos: youtube.]
Publicado en Curso 2017-2018, El placer de leer, Enriquecimiento curricular, Literatura | Deja un comentario

“Ni miento ni me arrepiento”: Jorge Manrique

Monumento a Jorge Manrique en Segura de la Sierra (favataragora.com)


“Ni miento ni me arrepiento” fue la divisa que llevó Jorge Manrique

 

GLOSA A SU MOTE QUE DICE: “NI MIENTO NI ME ARREPIENTO” 

Ni miento ni me arrepiento,
ni digo ni me desdigo,
ni estoy triste ni contento,
ni reclamo ni consiento,
ni fío ni desconfío;
ni bien vivo ni bien muero,
ni soy ajeno ni mío,
ni me venzo ni porfío,
ni espero ni desespero.
Jorge Manrique
 

Jorge Manrique, sobrino del escritor Gómez Manrique y miembro de una familia fuertemente involucrada en la política y en la milicia, es el máximo representante de la lírica castellana del siglo XV. Para aquellos que siente un inusitado interés por las vidas ajenas, les propongo que abandonen por un momento los programas de cotilleos y se adentren en la vida de este soldado valeroso, amante desgraciado y gran poeta:

Jorge Manrique pertenecía a una de las familias más antiguas e ilustres de Castilla, que desempeñó una función fundamental en la vida política y militar del reino. El poeta, sin embargo, se mantuvo en segundo plano, a la sombra de su padre, don Rodrigo Manrique, un hombre de personalidad arrolladora a quien Jorge Manrique dedicó sus mejores versos. Al igual que sus antepasados (especialmente su tío Gómez Manrique), conjugó con gran eficacia la profesión de militar, casi obligada para un noble en esa época, con la afición a las letras, cada vez mejor vista entre los poderosos por influencia del humanismo.
Pocas cosas sabemos de la vida de nuestro poeta, y eso resulta revelador, porque nos da a entender que no fue un personaje demasiado conocido. Jorge Manrique fue el tercer o cuarto hijo de don Rodrigo Manrique y doña Mencía de Figueroa, y en su calidad de segundón debía elegir entre la iglesia o un papel discreto como capitán de las huestes de sus padre. Al cerrársele la puerta eclesiástica, parece que se decantó por la carrera militar, en la que tuvo una actuación bastante mediocre, al menos en comparación con sus antecesores. Para empezar, ignoramos la fecha y el lugar de su nacimiento. Por diversas conjeturas, se ha especulado que nuestro poeta podría haber venido a este mundo alrededor de 1440 en Paredes de Nava (Palencia) o en Segura de la Sierra (Jaén). Aún niño quedó huérfano de madre, y al cabo de dos años, hacia 1446, su padre contrajo matrimonio con doña Beatriz de Guzmán.
De su padre es posible que el poeta recibiera no solo la formación militar, sino también la intelectual (de don Rodrigo se conservan varios poemas), aunque, en esta última faceta, quien debió influirle de modo decisivo fue su tío Gómez Manrique, poeta ya muy famoso en la década de los cincuenta.
Don Jorge se casó hacia 1750 en Toledo con la hermana pequeña de su segunda madrastra, doña Guiomar de Meneses, con quien el poeta tuvo un hijo y una hija. Da la impresión de que don Rodrigo debió de organizar su propia boda y la de su hijo para paliar la precaria economía de la familia. Las novias aportaron como dote una considerable suma de dinero: doña Elvira, dos millones de maravedíes, y doña Guiomar, un millón.  Don Jorge empleó casi todo el dinero de su esposa en atender los compromisos de su padre. Fuera por este motivo o por otros, el caso es que nuestro poeta no fue feliz en su matrimonio, y doña Guiomar, en su testamento, acusó a Jorge Manrique de malos tratos y de una conducta demasiado irascible.
Por lo que respecta a las acciones bélicas, que sepamos, don Jorge siempre intervino en campañas dirigidas contra sus adversarios políticos en Castilla, defendiendo los intereses de la familia. Como caballero de una orden militar, lo normal habría sido que hubiese contribuido a la reconquista de la península, pero en realidad no fue así debido a las continuas guerras internas que asolaron el reino en la época de Enrique IV.  De 1465 a 1467 don Jorge intervino, junto a su padre y hermano mayor, en el cerco y conquista de la fortaleza de Montizón, de la que acabó siendo comendador por la orden de Santiago. A finales de 1470 dirigió las tropas que lucharon contra las de don Juan de Valenzuela, a quien el rey había nombrado Prior de la Orden de San Juan, en detrimento de un primo del poeta, don Álvaro de Estúñiga. La batalla tuvo lugar en Ajofrín, y en ella los cronistas atribuyen a don Jorge una actuación muy meritoria como estratega.
A partir de 1474 encontramos numerosas referencias a nuestro poeta en actividades de diverso signo, la mayoría de carácter militar. En este años Manrique asiste al capítulo general de caballeros de Santiago, celebrado en Uclés o en Ocaña, que escoge a su padre como Maestre de la Orden. Ya en 1445 don Rodrigo se había arrogado el maestrazgo de Santiago, por considerar inválido el nombramiento en el cargo de don Álvaro de Luna, el ministro más influyente del reinado de Juan II, pero que no era caballero de la Orden. Desde ese momento, el padre de nuestro poeta mantuvo una lucha desigual contra el rey y su ministro, a consecuencia de la cual perdió gran parte de sus bienes y posesiones.  En 1446, Juan II le ofreció paz, exigiéndole a cambio el acatamiento a don Álvaro, pero don Rodrigo  no la aceptó hasta 1452, fecha en que obtuvo la devolución del patrimonio que le había sido confiscado. Sin embargo, pronto él y toda su familia volvieron a perder sus bienes al rebelarse de nuevo contra Juan II, posesiones que sólo les fueron restituidas en 1454 gracias a la amnistía del nuevo rey, Enrique IV, a quien don Rodrigo no tardó en negarle su apoyo debido a un problema familiar en que el monarca no favoreció sus interesas.
Por esta razón, desde 1460 el padre del poeta encabezó todos los movimientos de oposición al gobierno establecido. Llegó incluso a preparar un golpe de estado contra el rey, que fue abortado. En 1465, don Rodrigo participó en Ávila en una ceremonia en que unos nobles disidentes destituyeron simbólicamente a Enrique IV para coronar a su hermanastro el infante don Alonso, que a  la sazón sólo tenía once años.  Por el apoyo prestado al nuevo monarca, el padre del poeta recibió el título de Condestable de Castilla, cargo que ejerció de manera clandestina. Sin embargo, en 1468 murió el joven infante, tal vez envenenado, y el grupo de nobles que se oponía a Enrique IV, se decantó por la hermanastra del rey, la futura Isabel la Católica, quien en 1460 contrajo matrimonio, a espaldas del monarca, con su primo el infante don Fernando de Aragón. Entonces Enrique IV proclamó como heredera al trono a su hija, doña Juana, apodada La Beltraneja por sus adversarios, dado que en verdad creían que no era hija del monarca, sino de su privado don Beltrán de la Cueva. A la muerte del rey, en 1474, en Castilla estalló una guerra civil por la sucesión al trono entre el bando de los jóvenes príncipes y el de Juana y Alfonso V de Portugal, con quien la Beltraneja contrajo matrimonio. Don Rodrigo Manrique y su familia, desde entonces, mantuvieron una leal adhesión a los futuros Reyes Católicos, a pesar de que no siempre fueron debidamente recompensados.
Ignoramos qué papel desempeñó don Jorge en todas estas intrigas y sediciones de su padre, pero cabe creer que se mantuvo siempre a su lado, desde el momento  en que contara con la edad suficiente para intervenir en conflictos bélicos. Desde 1475 participó junto a su padre en una serie de campañas militares por las tierras del Tajo y del Guadiana en la reconquista para Isabel y Fernando de una serie de ciudades (Alcaraz, Ciudad Real, Uclés) que el segundo marqués de Villena y el Maestre de Calatrava habían tomado para Juana la Beltraneja. Pero el 11 de noviembre de 1476 don Rodrigo murió en  su villa de Ocaña a causa de una úlcera cancerosa en el rostro.
Al año siguiente, Jorge Manrique protagoniza un episodio cuyas graves consecuencias no acertó a prever. El caso fue el siguiente: tras arrebatar la ciudad de Baeza al Maestre de Calatrava, los Reyes Católicos se la habían encomendado en 1476 al  conde de Cabra, quien, al ausentarse de la ciudad, la dejaban en manos de su hijo don Diego. En una de esas ausencias, don Diego ordenó que se desterrara de Baeza a los Benavides, parientes y amigos de los Manrique. Para prestar ayuda a sus familiares, en abril de 1477 Jorge Manrique intervino en el intento de derrocamiento del hijo del conde de Cabra; sin embargo, las tropas asaltantes fueron derrotadas, y don Jorge cayó preso y fue acusado de desacato a los Reyes Católicos. Una vez liberado, fijó en el lugar más público de la ciudad un cartel en que desafiaba a quienes se empeñaran en acusarlo de desobediencia o deslealtad. Transcurrido el plazo de treinta días que marcaba el cartel sin que nadie respondiera al desafío, Isabel y Fernando lo dieron por exculpado.
El 30 de septiembre de 1478 los Reyes Católicos confiaron a Jorge Manrique una importante misión como capitán de la Hermandad del reino de Toledo, cuerpo armado cuyo cometido era mantener el orden público y controlar los abusos de la nobleza. Don Jorge debía recuperar para los Reyes Católicos una serie de fortalezas que el segundo marqués de Villena tenía ocupadas, pero en el asalto de una de ellas cayó gravemente herido. Murió a los pocos días, el 24 de abril de 1479, en Santa María del Campo (Cuenca), y fue enterrado en Uclés, junto a su padre.
 
 [Extraído de la magnífica edición de la Poesía de Jorge Manrique realizada por Bienvenido Morros en la editorial Vicens Vives.]

Su obra es bastante reducida. La constituyen unas cincuenta composiciones en arte real octosílabo, la mayoría de los cuales son poemas amorosos de circunstancias. Pero su notoria fama se debe, quizá, a una sola obra, muy alejada de la temática amorosa: las Coplas a la muerte de su padre.

Las Coplas, compuestas por cuarenta estrofas de pie quebrado, son una de las elegías más emotivas de nuestra literatura. En ellas están presentes algunas de las ideas que avanzan la visión del mundo propia del humanismo, base del Renacimiento del siglo XVI. Manrique reflexiona sobre lo inexorable de la muerte, que es algo consustancial a la vida, sobre la fugacidad de las glorias terrenales y sobre la perdurabilidad del individuo en la memoria de los demás, como consuelo ante la idea de la muerte absoluta.

OYE LAS COPLAS…

musicoterapiagermansabogal

¿Te da pereza leer las Coplas? ¿Prefieres que un actor las recite para ti? No te las pierdas por vago/a. Escucha las Coplas a la muerte de su padre de Jorge Manrique relajadamente. Simplemente, haz clic en el bebé.

LEE COMENTARIOS DE LAS COPLAS

Hemos estado comentando las Coplas en clase (a la velocidad de vértigo que nos impone este loco temario), pero quizás os venga bien este comentario de las Coplas, elaborado por las profesoras Lourdes Domenech y Ana Romeo. Si queréis, podéis consultar  el comentario literario de la Copla III de las mismas autoras.

ACTIVIDADES SOBRE LAS COPLAS

Podéis recordar la teoría y practicar alguna actividad aquí. Estas actividades del Proyecto Ciceros también os pueden venir bien. Puedes repasar todo lo demás, pero las actividades sobre Jorge Manrique aparecen en el número 11. Estas otras también están muy bien.

Un libro interactivo elaborado por Manuel Guerrero os puede ayudar a repasar. Ya sabéis, haced clic en la imagen:

LAS COPLAS DE JORGE MANRIQUE CANTADAS POR PACO IBÁÑEZ

Para los que les gusten las versiones cantadas, pueden escuchar la de Paco Ibáñez:

UNA VERSIÓN DE LAS COPLAS DE LUIS GARCÍA MONTERO CANTADAS POR UN GRUPO PUNK

Si os han gustado las Coplas (y aunque no), quizás os guste también esta “versión actualizada” del poeta Luis García Montero titulada Coplas a la muerte de un colega. Hay también  una versión de este poema cantado por el grupo punky granadino TNT.


 
Publicado en Curso 2017-2018, Enriquecimiento curricular, Literatura | Deja un comentario

La rueda de la Fortuna

Imagen de la diosa Fortuna (es.m.wikipedia.org)


Uno de los temas que más va a interesar a los escritores del siglo XV es la Fortuna, prueba de ellos son los numerosos libros que abordan el tema: Diálogo de Bías contra Fortuna del Marqués de Santillana, Laberinto de Fortuna de Juan de Mena, Compendio de la Fortuna de Fray Martín Alonso de Córdoba, además de las numerosas alusiones que aparecen en La Celestina o en las Coplas a la muerte de su padre de Jorge Manrique.  Es lógico que les preocupe este tema a en una época de intensos vaivenes políticos, sociales y económicos, donde parece que nada es estable.

Diosa de la Fortuna y su rueda (universityofglasgowlibrary.wordpress.com

Los escritores del XV son humanistas y conocen bien la tradición latina de la diosa Fortuna, versión romana de la diosa griega Tyche. Retomarán su imagen y sus símbolos para hablar de los cambios incesantes de su época o, en el caso de Jorge Manrique, para hablar de la inestabilidad de los bienes terrenos.

La diosa Fortuna era la diosa romana de la suerte, buena o mala. Se la representaba como una mujer con pies alados,  con una rueda a sus pies que simbolizaba el azar o lo aleatorio de la mala o buena suerte; suele aplastar un hombre a sus pies, indicando que su posición depende de la diosa y no se debe vanagloriar cuando todo le va bien porque la diosa puede cambiar de opinión; en otras ocasiones, aparece jugando con una pelota, a veces arriba, a veces abajo, como símbolo de la inseguridad de sus decisiones; suele también aparecer coronada con unos muros o una torre porque muchas ciudades griegas buscaban su protección. En la Edad Media aparecía como una ciega que portaba la cornucopia (cuerno de la abundancia) o un timón simbólico; también aparecía encima de la rueda presidiendo el ciclo del destino.


[Créditos de las imágenes: izda. Rueda de la Fortuna con Jesucristo entronizado en el día del Juicio (fotolog. miarroba.es; centro. Diosa Fortuna (convistasalmundotic.com); dcha. Diosa Fortuna (perso.wanadoo.es)

La ocasión la pintan calva…

Seguro que has oído alguna vez esta expresión. Si es así, a lo mejor te has preguntado qué significa.

Diosa Ocasión (cuartoparalastres.blogspot.com)

Ocasión era una diosa romana, que frecuentemente acompañaba a la diosa Fortuna. Era representada como una mujer muy bella, puesta de puntillas sobre una rueda, con alas en los pies o en la espalda y un cuchillo en la mano derecha. La diosa Ocasión llevaba un curioso peinado:  en la parte delantera de su cabeza tenía un largo mechón de pelo, mientras que la parte trasera de su cabeza estaba completamente calva. Con ello se pretendía dar a entender que la Ocasión se debe aprovechar cuando se presenta, agarrando el mechón de pelo de su parte delantera. Si no se hace así, se pierde sin remedio la oportunidad, ya que una vez pasa, no hay por donde agarrarla. De ahí viene la expresión “coger la ocasión por los pelos” o “la ocasión la pintan calva”.

Publicado en Curso 2017-2018, Enriquecimiento curricular, Literatura | Deja un comentario