La dama boba de Lope de Vega

 La lectura de este primer trimestre es, como ya advertimos, La dama boba de Lope de Vega. Para ayudaros a realizar la lectura y a sacar el mayor provecho de ella os he preparado una pequeña guía que, espero, os sea útil a la hora de acercaros a esta obra maestra:

Imagen procedente de la Guía didáctica de La dama boba elaborada por Marta Cobos para la representación realizada en 2010 por la compañía Réplika Teatro.
La dama boba es considerada una de las obras maestras de Lope en el género de comedia de capa y espada. En ella se combinan elementos típicos de las comedias costumbristas, como son la intriga de amores y celos, la rivalidad de damas y galanes, el paralelo paródico de los criados, la canción popular, junto con motivos propios de un teatro académico, como la exposición de la doctrina neoplatónica del amor, los comentarios sobre técnica literaria y los ejemplos de la poesía cultista. El acierto de la comedia está en el hábil equilibrio con que se integran elementos tan dispares.
Se conserva el Manuscrito de la dama boba, fechado en Madrid el 28 de abril de 1613. El texto se publicó a través de una copia defectuosa en la Parte IV (Madrid, 1617) dedicada al duque de Sessa. Se escribió para el lucimiento de la actriz Jerónima de Burgos, amiga íntima de Lope por aquellas fechas. Curiosamente, el papel encomendado a la actriz no fue el de Finea, la dama boba, sino el de su hermana Nise.

 PARA EMPEZAR… HABLEMOS DE LA “COMEDIA NUEVA”

Para entender bien una comedia del  Siglo de Oro, como La dama boba, es indispensable tener cierto conocimiento previo de las características de su género, la llamada “comedia nueva”.
En España la renovación  y consolidación de la fórmula teatral, que adoptó el nombre de “comedia nueva” para distinguirse de la obra teatral clásica, fue realizada por Lope de Vega (1562-1635). Aprovechó para ello los elementos medievales, renacentistas e italianos presentes en Juan del Encina, Torres Naharro, Gil Vicente, Juan de la Cueva y Lope de Rueda. Al igual que en sus poemas líricos, funde en la comedia los aspectos populares  tradicionales con la tradición culta. No obstante, las modificaciones y variaciones introducidas superan a lo heredado de la tradición teatral. En su Arte Nuevo de hacer comedias en este tiempo defendió, en discurso arrogante, sus principios estéticos y sus ideas dramáticas.
La grandeza de Lope de Vega está en haber sabido dotar a la escena de un nuevo modo de expresión, uniendo la tradición literaria culta con el lenguaje coloquial. Su acierto, desligar la comedia de las ataduras de las normas clásicas para adaptarla a su época y contactar con el público.
Creó el nuevo teatro con su práctica cotidiana. Cumpliendo encargos para los “corrales de comedias”, se afirma que escribió unas 1.800 comedias y 400 autos sacramentales, de las que se conservan cerca de  500 obras. Esta ingente labor explica el título de “monstruo de la naturaleza” con que le designa Cervantes. El mismo Lope asegura de algunas que “… en horas veinticuatro / pasaron de las musas al teatro”, lo que justifica que Calderón le supere en organización de la trama y perfección formal.
Globalmente, su revolución teatral marca las líneas del teatro barroco español y se manifiesta en estos caracteres:
  1. Ruptura de la regla clásica de las tres  unidades (lugar, tiempo y acción):  los clasicistas exigían que la obra no sucediese en espacios diversos ni alejados (unidad de lugar), que se desarrollase la acción en un solo día (unidad de tiempo) y que su tratamiento tuviese un solo asunto (acción). El teatro barroco, que quiere imitar la vida y dar a la obra la movilidad, el dinamismo y la complejidad que el público pide, acepta el tratamiento de dos asuntos complementarios (acción), un tiempo dilatado que permita narrar los hechos como verosímiles (tiempo) y espacios cambiantes y distanciados (lugar).
  2. Reducción a tres actos de los cinco de la comedia clásica, acomodándolos a la estructura dramática: presentación, nudo y desenlace. 
  3. Polimetría, variando los metros de acuerdo con el pasaje, situación y personaje. Para asuntos de mayor trascendencia: endecasílabos y heptasílabos; para temas ligeros, versos castellanos de arte menor).
  4. Variedad de estrofas, según el desarrollo de la acción. El romance para una historia o narración; el soneto para el que espera; la redondilla y la quintilla son frecuentes en los diálogos; las estrofas de versos de arte mayor para asuntos serios. 
  5. Decoro expresivo, adecuando el habla al carácter del personaje. Los villanos recurren a palabras rústicas o ejemplos del mundo rural; el habla del viejo será sentenciosa y grave; el galán y la dama usan un estilo culto, y los criados, más coloquial.
  6. Mezcla de lo trágico con lo cómico, que permite el nombre de “tragicomedia” para designar los textos teatrales barrocos. Es esencial la introducción de la figura del gracioso.
  7. El sentimiento amoroso y la honra son los dos temas esenciales. En el amor predomina el enfoque platónico, que aporta armonía y es el móvil de las acciones del personaje; la honra se equipara a la vida, y su pérdida es casi como la muerte social.
  8. Personajes habituales son el galán, la dama, el criado (gracioso), la criada, el padre o viejo, el rey o un poderoso. Desempeñan funciones fijas y se caracterizan por rasgos permanentes (idealización de galán y dama, lealtad en los criados, respeto y honor en padre, justicia en el monarca).
  9. El gracioso (o “figura del donaire”) es esencial en este teatro. Tiene un fino sentido del humor y rasgos que contrastan con los del galán, su amo. Destaca por su carácter práctico, la sensatez, una bien disimulada cobardía y pícara astucia para rehuir los peligros.

 EL AMOR NOS VUELVE LISTOS… TEORÍA NEOPLATÓNICA DEL AMOR

La idea central que la comedia desarrolla es el poder del amor para despertar la inteligencia y refinar el espíritu, en este caso transformando a la boba Finea en una mujer de corazón ardiente, fino ingenio y voluntad firme.
Esta idea, de inspiración neoplatónica, fue retomada en el Renacimiento, entre otros autores, por Baltasar de Castiglione en 1528, con su obra El cortesano. Se basa en las ideas de Platón (427-347 a.C.) quien considera el amor como la aspiración a lo bello, y explica que para poder alcanzarlo es necesario elevarse en sucesivas etapas: desde lo material (belleza de las cosas y de los cuerpos humanos) pasando por la belleza de las ideas para alcanzar, al fin, el divino Amor de lo Bello en sí.
Lope defiende estas ideas neoplatónicas sobre el poder del amor para despertar la inteligencia más cerrada, pero no se adhiere completamente a ellas, sino que las corrige aplicando las ideas que Aristóteles (383-322 a.C.) expuso en la Ética a Nicómaco. En esta obra Aristóteles defiende que en el punto medio se encuentra la virtud (perfección, ética) pues todos los extremos conducen al vicio (imperfección, degeneración).
En La dama boba, Lope critica los excesos del neoplatonismo que consideran exclusivamente un tipo de amor, el Amor-contemplativo, que renuncia a las pasiones y llega al extremo de no necesitar a la persona amada. Por el contrario, Lope defiende el deseo, el erotismo y la sexualidad que es capaz de generar una nueva vida a través de los hijos.

LAS MUJERES DE LOPE

Lope ve a las mujeres como parte indispensable de la vida, pero él valora en ellas no sólo la belleza, sino la inteligencia, como elementos complementarios para hacerla sujeto digno de  amar. Un ejemplo extraordinario de esta forma de pensar es La dama boba, concebida sobre la base de una joven que no logra su plenitud hasta que su intelecto no ha sido cultivado por el amor y ella aspira tanto a cultivar su espíritu como a gozar del amado.
Incluso la hermana lista, Nise, que pudo haber sido una caricatura fácil de la pedantería femenina, se nos presenta en realidad como una mujer simpática, aficionada a la literatura, pero sin caer en la afectación ridícula y perfectamente consciente de las limitaciones de su entendimiento.
Si algunos personajes expresan el criterio sexista convencional, censurando a la mujer que cultiva su intelecto y se aficiona a las letras en lugar de contentarse con ser una buena ama de casa, la imagen de la mujer que Lope presenta en esta comedia es favorable, superior al hombre en la estrategia del amor, capaz de elegir marido a su gusto y sin previa autorización paterna. Lope comparte, en este sentido, las ideas de humanistas como Erasmo de Rotterdam o Juan Luis Vives, que defienden el derecho de las mujeres a la instrucción y equiparan su inteligencia y sus cualidades a las de los hombres, pero consideran que su sabiduría debe estar al servicio de los intereses familiares que, a gran escala, son los intereses nacionales.
Por otra parte, este feminismo de Lope tiene una perspectiva limitada por el matrimonio como objetivo final de la mujer “emancipada”, según queda bien ilustrado en esta comedia donde Nise, prototipo de mujer intelectual, deja de interesarse por cuestiones poéticas en cuanto su pasión amorosa la inquieta, y aunque su mayor preocupación es casarse con el hombre que ama, acepta al fin sin dificultad como marido a un sustituto cuando se le escapa aquel. No hay que olvidar que Lope de Vega es un hombre del siglo XVII y, por tanto, sus ideas están de acuerdo con las convenciones, las costumbres y la religión propias de su época. Así, el matrimonio en el ideal de Barroco es el medio para alcanzar el equilibrio y el verdadero amor y, por tanto, es un valor fundamental tanto para los hombres como para las mujeres.
Lope quiere simbolizar, ante todo, a través de todos los personajes, no sólo de las dos hermanas, la lucha entre polos opuestos como arte y naturaleza, corte y aldea, razón y pasión, libertad y normas sociales, femenino y masculino… que son valores opuestos y conflictivos y que estaban presentes en los debates y en el pensamiento del Barroco. La solución adecuada sería encontrar el equilibrio entre dos polos, como señalaba Aristóteles.
Aunque los momentos cómicos se producen especialmente con las confusiones de Finea, todos los personajes utilizan un lenguaje que refuerza mediante el humor la lucha de los polos opuestos a través de determinados conceptos y sus contrarios: discreta-boba, riqueza-pobreza, abrazar-desabrazas, enamorarse-desenamorarse, arroparse-desarroparse, quitarse-desquitarse, dividir-unir, enojarse-desenojarse, honra-deshonra, saber-no saber, buenas lecciones-malas lecciones…
Todos los personajes caen en algún tipo de exceso (intelectualismo, bobería, arrogancia, avaricia, etc.) y dado que los extremos son negativos. Lope hará que todos los personajes reciban una lección. Tendrán que “moverse” intelectualmente para encontrar el punto intermedio, de lo contrario, no podrán conseguir sus deseos.

BOBOS, BOBAS, DISCRETOS Y DISCRETAS: LOS PERSONAJES DE LA DAMA BOBA.

 Finea

 La “dama boba” es el personaje que ilustra la tesis del poder regenerador del amor, al transformarse en un ser inteligente que sabe ingeniárselas para sortear los obstáculos que se oponen a sus deseos amorosos. No se trata de un personaje trazado sobre un modelo real, ni de una criatura demasiado compleja. Las reacciones que nos pinta Lope son, en buena medida, fruto de una convención cómica aceptada previamente por el espectador. Así la protagonista de la obra no sabe distinguir el lenguaje habitual del metalenguaje (cuando la lengua se utiliza para hablar de la propia lengua), por ejemplo, cuando el maestro le está enseñando a leer. Finea es incapaz de reconocer las conveniencias y convenciones sociales. Lope  no duda en caracteriza con algunos detalles abultadamente cómicos a su criatura. Sin embargo, en su misma simpleza, Finea es un personaje encantador que despierta al entendimiento cuando el amor toca una fibra hasta entonces ignorada de su ser.
La transformación de la boba en lista no es súbita ni inverosímil, Finea va cambiando gradualmente a medida que adquiere consciencia de su enamoramiento, iluminándosele la mente a la vez que se le enciende el corazón. En este proceso cobran gran importancia los celos, que son para Lope la sombra inseparable del amor, y para ella significan el primer sufrimiento de su vida. Lope da verosimilitud al cambio sugiriendo que las facultades mentales de Finea estaban ya en su interior, pero no se habían manifestado. De esta forma, se aclara que el suyo no ha sido un cambio milagroso provocado por la varita mágica del amor, sino algo más  natural, el despertar de su deseo de saber provocado por el estímulo amoroso.
Al final queda convertida en la típica heroína de Lope: apasionada, audaz y con el ingenio necesario para lograr la conquista del hombre deseado.
Destacamos algunos aspectos del personaje de Finea sobre los que convendría prestar atención:
  • Pese a que al comienzo de la obra es analfabeta, Finea es capaz de cuestionar los métodos de enseñanza y se burla de los malos maestros y sus técnicas poco eficaces.
  • Sabe dar y recibir afecto: frente a las palabras bellas, pero abstractas que utilizan los demás personajes para hablar de amor, Finea utiliza palabras concretas que expresan afectos reales.
  • Es capaz de cuestionar la autoridad de su padre cuando considera que es injusto.
  • Es hábil para librarse del novio que no le gusta.
  • Defiende su libertad y su autonomía.
  • Es fuerte y sabe defenderse en un mundo hostil: a lo largo de la comedia Finea va mostrando que es una persona en la que predomina el gozo de vivir. Es capaz de sentirse segura, a pesar de los intentos de “animalización ” y “cosificación” con que los demás se dirigen a ella.
  • Se conoce a sí misma: Finea da muestras de conocerse mucho mejor de lo que la conocen los demás, por lo que podríamos considerar que la mayor paradoja de la obra es que la dama boba es una dama sabia. Su inteligencia es limitada para hacer cosas “fáciles” (leer, bailar…), pero, sin embargo, se desenvuelve perfectamente para hacer cosas “difíciles” (subvertir la autoridad del maestro, conocer los límites de su propio intelecto, fingirse boba para esquivar a Liseo, engañar a su padre para casarse con quien desea…)
  • Percibe las limitaciones de los demás: Finea va mostrando a lo largo de la obra que es consciente de la necesidad de dinero de Laurencio, de la pedantería de Liseo, de la bondad de su padre, de la inteligencia de su hermana, de la fidelidad de Clara, pero también de sus propias limitaciones.
  • Enseña a Nise qué es el amor: Nise conoce el amor literario, pero no saber actuar ante el amor de carne y hueso. 
  • Conoce la cortesía y las mentiras sociales. 

Nise

La función de Nise en la obra es esencialmente hacer de contrapunto de su hermana Finea. Su cultura e inteligencia hacen destacar la bobería y la ignorancia de su hermana. Lope podría haberse limitado a hacer una caricatura de la “mujer culta”, pero va más allá y nos presenta una personalidad más humana y más verdadera psicológicamente, que refleja su idea de la mujer como un ser dotado de capacidad amorosa y también de aptitud cultural. No obstante, como hemos señalado antes, el fin de toda mujer, según Lope, es el matrimonio, así que la culta Nise no duda en abandonar el aspecto intelectual de su personalidad en cuanto aparece en ella la pasión amorosa.
Es avanzada, en el contexto del siglo XVII, la excelente cultura de Nise que comparte el gusto literario del propio Lope. Así,  a través de sus diálogos y de la ignorancia de su padre, que desea expurgar su biblioteca, conoceremos que lee a los clásicos griegos, a Petrarca, a Garcilaso, a Virgilio, las Rimas de Lope de Vega (literatura dentro de la literatura) y que está leyendo a sus contemporáneos como La Galatea de Cervantes y el Guzmán de Alfarache de Mateo Alemán. [Fotografía: Macarena Gómez como Nise en La dama boba (Manuel Iborra, 2006)]

Los galanes: Laurencio y Liseo

El papel de los galanes es secundario en relación al de las damas, de cuya iniciativa depende el desarrollo de la acción al querer o rechazar a un determinado pretendiente, se da también una acusado contraste en la personalidad de ambos protagonistas masculinos en su actitud ante el amor. Por debajo de sus modales cortesanos y de su retórica amorosa, propios de su papel convencional como galanes de comedia, cada uno exhibe rasgos individuales muy distintivos.

Laurencio

El galán protagonista es una excepción enriquecedora dentro del panorama de la comedia. Algunos críticos lo ven como un cínico materialista para quien una buena dote es la prenda mejor que una mujer puede llevar al matrimonio, por lo que decide abandonar a la hermana lista y conquistar a la tonta, aprovechándose de su debilidad mental para conseguirlo. Otros, sin embargo, consideran que el materialismo del personaje no es, en modo alguno, el de un desconsiderado cínico que burle o atropella a la infeliz Finea. Su afectividad, según estos autores, se vuelca en la nueva experiencia erótica. El autor lo premia casándolo a la postre con la dama que eligió.
 [José Coronado como Laurencio en La dama boba (Manuel Iborra, 2006)

Liseo

Es todo lo contrario a Laurencio: un caballero sensato que da más valor a la inteligencia y carácter de la esposa que a su fortuna, y que por ello también deja a su prometida oficial, que resulta ser boba, para cortejar a la hermana discreta. Tiene un papel bastante desairado en la obra. Se mueve entre el horror a la tontuna de Finea y el desdén de Nise y no llega a centrarse hasta el desenlace final de la comedia.
[Roberto Sanmartín como Liseo en La dama boba (Manuel Iborra, 2006)

Los criados: reflejo de sus amos

Como es habitual en la comedia de Lope, los criados y criadas forman un complemento paralelístico de los señores, como confidentes y fieles auxiliares en sus tejemanejes amatorios, plenamente identificados con ellos hasta el punto de reflejar algo de su idiosincrasia y de compartir su suerte en los emparejamientos amorosos que culminan en la boda final.
Esta construcción paralelística determina que, así como las dos damas son el eje central en torno al que giran los demás personajes, también las dos criadas tengan una personalidad algo más diferenciada y desempeñen un papel más activo que los dos lacayos, lo cual explica que ninguno de ellos llegue a adquirir plena categoría de gracioso.
Debido al espíritu cómico que anima toda la obra, el papel del gracioso queda muy atenuado y sólo se manifiesta marginalmente, como en las breves alusiones burlescas del criado Turín y en ciertos aspectos costumbristas. Igualmente, la parodia amorosa de los criados se realiza de forma automática, sin añadir una nueva dimensión cómica al desarrollo de la idea central, que ya de por sí es humorística.

  Otavio, el padre

Otavio es una buena ilustración de cómo Lope  sabe dar un sentido humano e individualidad propia a los tipos más convencionales de la comedia. En vez de representar la severa autoridad paterna que suele decidir el matrimonio de sus hijas y por ello se convierte en el obstáculo que ellas encuentran para casarse con el hombre de su elección, Otavio es un padre bueno, razonable y práctico, que quiere a sus hijas y cuya única preocupación es resolver el arduo problema de casarlas a pesar de sus defectos.
Octavio representa el concepto tradicional que ve a la mujer como una figura doméstica y subordinada, aunque es tolerante con lo que él ve como defecto en su hija Nise (el interés por la cultura). Finalmente, acepta las elecciones matrimoniales de sus hijas y, aunque eso le resta relieve dramático, no le hace figura superflua,  pues sirve, por un lado, para mostrar que el verdadero obstáculo a la felicidad matrimonial de sus hijas estaba en ellas mismas y, por otro lado, para ilustrar desde un plano secundario la idea del amor todopoderoso que sirve de tema a la obra.

EL ESTILO DE LOPE

Marcado por la polimetría, la variedad de estrofas y el decoro expresivo, su teatro es un perfecto equilibrio entre el lenguaje culto de la tradición literaria y el lenguaje coloquial. La incorporación a sus obras de elementos líricos (letrillas, canciones de boda y siega, romances…) crea además un fresco lirismo y una sutil agilidad.
Si su vida es típicamente barroca, marcada por los contrastes, su lenguaje teatral sólo se acerca débilmente a las tendencias conceptistas y culteranas. Más bien, con Cervantes, representa el puente de unión entre Renacimiento y Barroco, y se mantiene en un estilo natural y claro. Su teatro conecta con el espectador por su naturalidad, sencillez expresiva y la gracia de sus diálogos.
No obstante, en una obra claramente marcada por los contrastes y donde se desarrollan ideas tan cultas y elegantes, no van a faltar las  figuras literarias del mejor Barroco: aliteración, calambur, onomatopeya, anáfora, anadiplosis, equívoco, epanadiplosis, gradación, geminación, paralelismo, asíndeton, perífrasis, eufemismo, apóstrofe, interrogación retórica, alegoría, metáfora, sinestesia, comparación, símbolo, antítesis, hipérbole, juegos de palabras, ironía, sarcasmo, lítote, oxímoron, personificación, etc. Un momento excelente para desempolvar el tema de figuras literarias: os espera un festín.
[Fuentes: Introducción de Diego Martín a la edición de La dama boba de la editorial Cátedra; Manual de literatura española, tomo IV. Barroco. Teatro de Felipe B. Pedraza y Milagros Rodríguez, en la editorial Cenlit, Guía Didáctica de La dama boba elaborada por Marta Cobos para la representación realizada en 2010 por la compañía Réplika Teatro.
Imágenes procedentes de la película titulada La dama boba, basada en la obra de Lope de Vega, dirigida en 2006 por Manuel Iborra y protagonizada por Silvia Abascal en el papel de Finea, Macarena Gómez, en el papel de Nise, José Coronado, en el papel de Laurencio, y Roberto Sanmartín, en el papel de Liseo.]

Si aún no has empezado a leer la obra puede serte útil este Esquema de personajes de La dama boba, por si te haces un lío al principio.

About these ads
Esta entrada fue publicada en G - EL PLACER DE LEER y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s